WEB HEMISFERIO NORTE.

ESPAÑA.

Película Gravity 6 euros

Efemérides astronómicas del mes

Disfruta en esta columna de las últimas noticias

Esta página web fue creada en octubre del año 2010.

El moderador de la misma no se responsabiliza ni comparte necesariamente los contenidos y opiniones vertidas en los artículos publicados.

Los artículos, fotografias y trabajos nombraran siempre al creador, la fuente o el enlace original, respetando así los derechos de autor.

 

El número de visitas refleja cuantos usuarios han accedido a nuestro portal. Está basado en la dirección IP por lo que usuarios que compartan IP serán considerados como uno. Al menos ha de pasar una hora entre peticiones de un mismo usuario para que se considere una visita nueva.

ULTIMAS NOTICIAS

 LAISLADELAASTRONOMIA. ULTIMAS NOTICIAS.

PINCHA EN LA NOTICIA Y PODRAS LEERLA EN EL CENTRO

DE LA PANTALLA.

Entrevista al Doctor John Grotzinger, científico principal de la Misión Mars Science Lander

 Fuente: Mariano Ribas. Página/12. Futuro.

 

Ya está en camino y llegará a destino en agosto del año próximo. Es el más extraordinario de todos los ingenios científico-tecnológicos jamás enviados al planeta hermano de la Tierra. Aquel mundo cercano y entrañable, de interminables llanuras anaranjadas, polvorientas, rocosas y oxidadas a rabiar. Crudamente frío. Envuelto por una atmósfera tan raquítica que da pena, incapaz de frenar la letal radiación ultravioleta del Sol. Y sin una gota de agua líquida. A todas luces, Marte no parece dejarnos esperanzas para la vida. ¿Final del juego? No tan rápido.

El planeta rojo es mucho más sutil que otros. Mucho más intrigante y seductor: durante las últimas décadas, toda una seguidilla de sondas espaciales no tripuladas (incluyendo varias que se posaron en su superficie) ha cosechado sobradas pruebas que demuestran que Marte fue completamente distinto hace miles de millones de años. Templado, envuelto por una gruesa atmósfera, y húmedo. Muy húmedo. Un mundo acogedor. Y quizás, hasta habitable. Un mundo que tiene toda una historia por contarnos. Y que aún hoy podría esconder fascinantes sorpresas.

Hacia allí va, entonces, el Mars Science Lander de la NASA, que partió de la Tierra el pasado 26 de noviembre, y que tiene por delante ocho meses de viaje interplanetario. Es una máquina prodigiosa que lleva el mejor nombre que podía llevar: Curiosidad (ver nota aparte, en contratapa). Y que una vez allí, dentro de un súper cráter, buscará contarnos mejor la gran historia marciana.  Conversamos con el doctor John Grotzinger, principal científico de la misión (alguien que, y esto hay que contarlo, nos dijo estar “feliz en colaborar”, y nos agradeció mucho la divulgación del tema). A continuación, detalles, curiosidades y objetivos de esta nueva aventura marciana. Y hacia el final, una mirada a lo que vendrá.

 

–Para empezar, cuéntenos algo de usted, y cómo llegó a involucrarse en esta misión.

–Soy geólogo, y durante 18 años fui profesor en el Instituto de Tecnología de Massachusets. Pero la verdad es que yo quería trabajar en una misión a Marte. Y por eso, hace 6 años me trasladé al Instituto de Tecnología de California, el Caltech. Y tuve la suficiente suerte como para que la NASA me convocara para ser el “Científico del Proyecto” para la misión Mars Science Lander, es decir, del rover que bautizamos Curiosity. Y a eso me he dedicado todos estos últimos años.

–Vamos a eso: más allá de una obvia cuestión de tamaño y peso, ¿cuáles son las principales mejoras científicas de este rover con respecto a sus exitosos antecesores, Spirit y Opportunity?

–Hay muchas diferencias. Sólo por nombrar algunas, le cuento que Curiosity lleva cámaras mucho mejores. Una es la MastCam, que tomará fotos de altísima resolución del paisaje y de puntos de especial interés científico. La otra es la ChemCam, que lleva incorporado un potente láser infrarrojo que podrá vaporizar la superficie de rocas a varios metros de distancia. Y ese vapor será inmediatamente analizado para determinar composiciones químicas.

–Eso suena muy interesante. Spirit y Opportunity no podían vaporizar rocas con un rayo láser. Eso es casi Star Wars, pero en Marte... ¿Qué más?

–Curiosity lleva instrumentos muy específicos que podrían detectar agua en el subsuelo marciano. Y también, materia orgánica. Los espectrómetros analizarán también la composición del suelo, los minerales y hasta del aire. Y una estación meteorológica hará un monitoreo del medio ambiente marciano, todos los días...

–Días marcianos de 24 horas y media, que, dicho sea de paso, ustedes llaman “soles”. ¿Cuánto durará la misión?

–La misión primaria del MSL durará todo un año marciano o sea, unos 23 meses terrestres.

–¿Y tiene alguna estimación sobre cuánta distancia podría recorrer el rover Curiosity en un día marciano y en toda su misión?

–Curiosity podría recorrer, como máximo, unos 200 metros en un solo día marciano. Pero eso va a depender de muchos factores, como la inclinación del terreno, los obstáculos y la visibilidad. Si todo marcha bien, durante su misión primaria, el rover podría recorrer unos 20 kilómetros. O quizás más.

–¿Por qué eligieron el cráter Gale, cercano al ecuador de Marte, como sitio de amartizaje?

–El cráter Gale es un objetivo ideal. Mide unos 160 kilómetros de diámetro y tiene una enorme montaña central, de unos 5 mil metros de altura. En conjunto, se trata de una estructura que nos ofrece la mayor cantidad y variedad de formaciones geológicas directamente relacionadas con los objetivos de la misión.

–¿Por ejemplo?

–Por empezar, esa montaña está formada por una serie de sucesivas capas sedimentarias que nos pueden revelar buena parte de la historia de Marte. Además, en los flancos de este monte central hay depósitos de sedimentos probablemente arrastrados por antiguos cursos fluviales. Y también depósitos de arcillas, depósitos de sulfatos. No sólo tenemos imágenes de alta resolución que muestran que esa montaña tiene capas, sino que, además, los espectrómetros de naves actualmente en órbita nos indican que allí hay minerales que obviamente interactuaron con agua líquida en algún momento del pasado remoto de Marte.

–A propósito de las naves actualmente en órbita marciana que usted menciona ¿Curiosity trabajará solo o en equipo con esos aparatos?

–El rover trabajará en forma absolutamente coordinada con esas naves. Estamos hablando del Mars Reconnaissaince Orbiter y el Mars Oddyssey, de la NASA, e incluso del Mars Express, de la ESA, la Agencia Espacial Europea. Por un lado, estas sondas harán de enlace de comunicaciones entre el rover y la Tierra. Y por el otro, los datos y observaciones aportados por esas naves nos ayudarán a poner en un contexto más amplio las propias observaciones de Curiosity.

–Vamos a lo central, ¿cuáles son los principales objetivos científicos de la misión?

–Son varios. Por un lado, queremos estudiar el clima día a día, medir la radiación solar, e incluso las radiaciones cósmicas que llegan a la superficie. También queremos caracterizar la geología marciana en todas las escalas. Pero el objetivo primario es la búsqueda de ambientes habitables. Pasados o presentes.

–¿Buscar “ambientes habitables” incluso hoy?

–Sí, aún hoy.

–Suena raro, porque hoy en día Marte es seco a rabiar, su atmósfera es escuálida, hace mucho frío y la letal radiación ultravioleta del Sol pega de lleno en la superficie...

–Así es. A escala global, Marte es así. Y resulta demasiado desafiante como ambiente habitable. La verdad es que nadie espera encontrar grandes comunidades microbianas en la superficie marciana. Sin embargo, no podemos descartar que a pequeña escala existan condiciones locales especiales que permitan la presencia de vida.

–A propósito, entonces: ¿Curiosity está preparado para encontrar vida en Marte?

–No. Esta misión no está destinada a la detección de vida. Ni presente ni pasada. Curiosity no cuenta con los instrumentos para hacer eso.

–Es bueno que lo aclare, porque cada vez que una nave parte con rumbo a Marte, lo único que se suele decir es que “va a buscar vida”.

–Pero no es así.

–Aunque, seamos justos, alguna vez lo fue: en los ’70, las Viking I y II realmente buscaron vida en Marte. Tenían instrumentos para eso. ¿Por qué desde entonces ninguna otra nave, de las varias que amartizaron, llevó instrumental biológico?

–La misión Viking nos mostró que la detección de vida no es algo sencillo. Todo lo contrario. Aún hoy, ese tipo de estudios resulta muy complicado. Y sin una fase de profundo reconocimiento previo de la zona, resulta una tarea muy riesgosa.

–De hecho, alguno de los experimentos de las Viking dio resultados bastante confusos, que aún hoy se discuten...

–Justamente. Antes de intentar buscar vida en Marte, tenemos que tratar de entender al planeta. Dónde estuvo, o dónde está, el agua. O dónde pudieron, o pueden, estar los ambientes habitables. Recién entonces podremos estar más cerca de la cuestión puntual de dónde buscar indicios de vida. Pero hay algo más...

–Adelante...

–No hay que olvidarse de que aun en la Tierra, un planeta rebosante de vida microbiana, la preservación de la evidencia biológica es muy difícil. De hecho, los descubrimientos de trazas de vida en antiguas rocas terrestres, de miles de millones de años, son realmente muy escasos. Y a menudo requieren instrumentos tan grandes que llenarían una habitación. Ni siquiera una máquina de la escala de Curiosity podría llevar esos aparatos a Marte.

–Siguiendo en esta línea, no podemos dejar de preguntarle por los recientes hallazgos de metano en la atmósfera marciana. Un gas que, aclaremos, podría ser “biomarcador” de bacterias metanógenas, viviendo en el subsuelo marciano. ¿Curiosity podrá detectar metano de Marte?

–Sí, la presencia de metano puede delatar procesos biogénicos en la subsuperficie del planeta. Aunque también puede ser la señal de procesos inorgánicos. Y Curiosity lleva instrumentos capaces de detectar y medir la cantidad de metano en la atmósfera marciana.

–Este suplemento científico se llama Futuro, así que hablemos justamente de lo que vendrá. ¿Cuáles serán los próximos pasos de la NASA para la exploración de Marte?

–El Programa de Exploración de Marte de la NASA tiene prevista una nueva misión de descenso en el planeta. Y esta vez será en colaboración directa con la Agencia Espacial Europea, la ESA. La misión tiene como objetivo traer muestras del suelo marciano a la Tierra. Y si los fondos lo permiten, ocurrirá en tres etapas, abarcando, quizás, más de veinte años.

–Cuéntenos más en detalle, por favor. ¿Cómo serán esas tres etapas y cuándo sería la primera?

–La primera etapa está prevista para 2018. Será un rover que recorrerá la superficie de Marte, recogerá unas cuantas muestras de suelo y rocas, y las guardará. Unos años más tarde, haremos descender otro rover en ese mismo lugar del planeta, se encontrará con el primero, se llevará las muestras recogidas, y las colocará a bordo de un aparato llamado Vehículo de Ascenso de Marte (MAV), que despegará, y quedará en órbita del planeta. Finalmente, una tercera nave viajará hasta allí, tomará la carga y la traerá de vuelta hasta la Tierra.

–Suena tan interesante como difícil. Nada puede fallar en esa larga cadena...

–Así es, pero traer muestras de Marte es el siguiente paso lógico a dar.

–¿Por qué?

–Por el estudio de las muestras en sí, pero también por todo lo necesario para lograrlo. No sólo hará falta llegar hasta allí, sino también traer algo de regreso a la Tierra. Y todo esto requerirá de mucho desarrollo tecnológico que, además, será muy útil para las futuras misiones humanas.

–Justamente, a eso quería llegar. Durante los últimos años se mencionaron distintas fechas para la primera misión tripulada. En su opinión, ¿cuándo llegará el hombre a Marte?

–Enviar humanos a Marte es algo que todavía está muy lejos. Es algo que podría tomar 50 años. O quizás más.

 

 

Escribir comentario

Comentarios: 1
  • #1

    Gabriel Waid (miércoles, 01 febrero 2017 00:34)


    I'm more than happy to find this page. I want to to thank you for ones time just for this wonderful read!! I definitely savored every little bit of it and I have you bookmarked to check out new things on your website.