WEB HEMISFERIO NORTE.

ESPAÑA.

Película Gravity 6 euros

Efemérides astronómicas del mes

Disfruta en esta columna de las últimas noticias

Esta página web fue creada en octubre del año 2010.

El moderador de la misma no se responsabiliza ni comparte necesariamente los contenidos y opiniones vertidas en los artículos publicados.

Los artículos, fotografias y trabajos nombraran siempre al creador, la fuente o el enlace original, respetando así los derechos de autor.

 

El número de visitas refleja cuantos usuarios han accedido a nuestro portal. Está basado en la dirección IP por lo que usuarios que compartan IP serán considerados como uno. Al menos ha de pasar una hora entre peticiones de un mismo usuario para que se considere una visita nueva.

ULTIMAS NOTICIAS

 LAISLADELAASTRONOMIA. ULTIMAS NOTICIAS.

PINCHA EN LA NOTICIA Y PODRAS LEERLA EN EL CENTRO

DE LA PANTALLA.

Nostálgicos

Luis Alonso.

 

El año 2012 ha comenzado con la no edición de una revista de astronomía que recibía trimestralmente en mi domicilio. Aunque la medida es momentánea, supongo que será definitiva. A partir de ahora se editará en formato PDF. Motivos económicos. Y sinceramente, lo entiendo. Para una asociación rodeada de un mundo en crisis, el ahorro de la edición y distribución de la misma, es importante. Muy a mi pesar, yo habría hecho lo mismo.

Rápidamente, muchas voces a favor de esta medida, se han escuchado en la web. Mayor solidaridad con el medio ambiente, mejor almacenaje, olvidarnos del formato “árboles muertos” y que a los nostálgicos siempre nos quedará la posibilidad de imprimirlo en papel. Todo esto es cierto. Pero no seamos cínicos. Si hubiesen primado estos motivos tan loables, hace años que la revista (esta y cualquiera) se hubiese ya editado en formato digital. Se toma la decisión por motivos económicos.

Una buena apuesta por el papel reciclado que consume un 44% menos de energía y produce un 38% menos en cuanto a gases invernadero, 41% menos de emisión de partículas, 50% menos de aguas residuales, 49% menos de basura sólida y, lo mejor de todo, deja intacto el bosque, podría ser una buena opción para seguir editando en papel, papel que va a seguir utilizándose para multitud de productos que usamos a diario. Aunque es una realidad que las revistas y ciertos libros no usan este tipo de papel. Pero esa es otra historia.

Es el progreso, dicen. La inevitable sustitución del libro en papel por el libro electrónico. Y es cierto.

Según un reciente informe de la Agencia del ISBN que no voy a reproducir íntegramente ahora, las editoriales españolas publicaron más de 103.000 títulos durante el año 2011 también contando el formato digital. Por otra parte, en España, la industria editorial mueve cada año cerca de 3.000 millones de euros, un 0,7% del PIB y da empleo, directo e indirecto, a más de 30.000 personas.

No voy a hablar aquí de los miles de puestos de trabajo que se van a perder, ni de las imprentas que cerraran, ni de las librerías y editoriales que desaparecerán, ni de los comerciales y vendedores vinculados al mundo editorial que tendrán, si lo encuentran, que buscarse acomodo en otro trabajo. No. Acaso, ¿es eso importante?

En el nombre de este progreso, los astrónomos aficionados, sufrimos cada vez más de un mal al que hemos denominado, contaminación lumínica. Cada vez vemos menos estrellas a simple vista. Las poblaciones se vuelven cada vez más grandes y luminosas, expandiendo su devastador hongo destructor, más lejos.

Es el progreso, dicen. Y para ellos, para la gran mayoría, tan solo somos unos nostálgicos. No se puede sacrificar el progreso iluminado, porque a unos cuantos románticos nos gusta observar el firmamento. Para eso ya están los observatorios profesionales o el telescopio espacial Hubble. Pero este alegato progresista ya no nos gusta tanto. No nos engañemos. Si esa inmensa mayoría cambia alguna vez este rumbo, será por el mismo motivo que dejamos de editar en papel, meramente económico, no ecológico. Menos luz, menos gasto. A ellos, a la mayoria, no les importa si en el cielo se ven más o menos estrellas.

Reconozcámoslo, somos una minoría. ¿Pero no tenemos esa minoría derecho a un cielo estrellado?

Seamos realistas, el libro de papel desaparecerá igual que la contaminación lumínica ocultará progresivamente las estrellas. Es solo cuestión de tiempo. Atrás ya quedaron aquellos cielos tan estrellados donde costaba diferenciar las constelaciones y atrás quedaran aquellas imágenes en donde el autor, se fotografiaba con su biblioteca a su espalda. Supongo que en futuro el escritor saldrá, tal vez, con un eBook o un pendrive en la mano. Es el progreso, dicen.

Pero realmente no escribo este artículo por todo esto. No. Lo escribo porque he descubierto algo de mí que desconocía. Soy un nostálgico. Doblemente nostálgico. Me gusta leer en papel, sentir la obra entre mis manos y observar con mi telescopio bajo un manto estrellado. Y yo, sin saberlo.

Pero no se asusten. Yo ya aposté por el formato digital. Es el progreso. Al menos, eso dicen.    

Escribir comentario

Comentarios: 1
  • #1

    César (jueves, 09 febrero 2012 09:23)

    ¡Viva la nostalgia!!