WEB HEMISFERIO NORTE.

ESPAÑA.

Película Gravity 6 euros

Efemérides astronómicas del mes

Disfruta en esta columna de las últimas noticias

Esta página web fue creada en octubre del año 2010.

El moderador de la misma no se responsabiliza ni comparte necesariamente los contenidos y opiniones vertidas en los artículos publicados.

Los artículos, fotografias y trabajos nombraran siempre al creador, la fuente o el enlace original, respetando así los derechos de autor.

 

El número de visitas refleja cuantos usuarios han accedido a nuestro portal. Está basado en la dirección IP por lo que usuarios que compartan IP serán considerados como uno. Al menos ha de pasar una hora entre peticiones de un mismo usuario para que se considere una visita nueva.

ULTIMAS NOTICIAS

 LAISLADELAASTRONOMIA. ULTIMAS NOTICIAS.

PINCHA EN LA NOTICIA Y PODRAS LEERLA EN EL CENTRO

DE LA PANTALLA.

lun

20

ago

2018

Intentando escuchar nuevamente a Opportunity

Fuente: NASA

 

El rover Opportunity de la NASA ha estado en silencio desde el 10 de Junio, cuando una tormenta de polvo rodeando el planeta cortó la energía solar para el rover de casi 15 años. Ahora los científicos piensan que la tormenta de polvo global está "decayendo", lo que significa que está saliendo más polvo de la atmósfera del que se está volviendo a elevar, los cielos pronto podrían despejarse lo suficiente para que el rover alimentado por energía solar se recargue e intente llamar a casa.

Nadie sabrá cómo va el rover hasta que hable. Pero el equipo señala que hay razones para ser optimista: han realizado varios estudios sobre el estado de sus baterías antes de la tormenta y las temperaturas en su ubicación. Debido a que las baterías tenían una salud relativamente buena antes de la tormenta, no es probable que haya demasiada degradación. Y debido a que las tormentas de polvo tienden a calentar el ambiente, y la tormenta 2018 sucedió cuando la ubicación de Opportunity en Marte entró al verano, el rover debería haber permanecido lo suficientemente caliente como para sobrevivir.

¿Qué buscarán los ingenieros del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA en Pasadena, California, y qué significan esas señales para los esfuerzos de recuperación?

Las tormentas de polvo en Marte impiden que la luz del sol llegue a la superficie, elevando el nivel de una medición llamada "tau". Cuanto más alto es el tau, menos luz solar está disponible; la última medida tau de Opportunity fue 10.8 el 10 de Junio. Para comparar, una tau promedio para su ubicación en Marte suele ser 0.5.

Los ingenieros de JPL predicen que Opportunity necesitará una tau de menos de 2.0 antes de que el rover solar pueda recargar sus baterías. Una cámara de gran angular en la sonda espacial MRO de la NASA en Marte observará cómo las características de la superficie se vuelven visibles a medida que los cielos se despejan. Eso ayudará a los científicos a estimar el tau.

Varias veces a la semana, los ingenieros utilizan la Red de Espacio Profundo de la NASA, que se comunica entre las sondas planetarias y la Tierra, para intentar hablar con Opportunity. Las enormes antenas DSN hacen ping al rover durante los horarios programados de "activación" y luego buscan las señales enviadas por Opportunity en respuesta.

Además, el grupo de radiociencia del JPL usa equipos especiales en antenas DSN que pueden detectar un rango más amplio de frecuencias. Cada día, graban cualquier señal de radio de Marte durante la mayoría de las horas del día del rover, luego buscan en las grabaciones la "voz" de Opportunity.

Cuando Opportunity experimenta un problema, puede entrar en los llamados "modos de fallo", donde automáticamente toma medidas para mantener su salud. Los ingenieros se están preparando para tres modos de fallo clave si reciben respuesta de Opportunity.

• Fallo de baja potencia: los ingenieros suponen que el rover entró en fallo de baja energía poco después de que dejó de comunicarse el 10 de Junio. Este modo hace que el receptor hiberne, suponiendo que se activará en el momento en que haya más luz solar para permitir que se recargue .
• Error del reloj: crítico para el funcionamiento en hibernación es el reloj incorporado del rover. Si el rover no sabe qué hora es, no sabe cuándo debería intentar comunicarse. El rover puede usar pistas medioambientales, como un aumento de la luz solar, para hacer suposiciones sobre el tiempo.
• Fallo de actualización: cuando el rover no ha tenido noticias de la Tierra en un tiempo prolongado, puede pasar al fallo de "pérdida de carga", una advertencia de que su equipo de comunicación puede no estar funcionando. Cuando experimenta esto, comienza a revisar el equipo y prueba diferentes formas de comunicarse con la Tierra.

Después de la primera vez que los ingenieros escuchen a Opportunity, podría haber un retraso de varias semanas antes de una segunda vez. Es como un paciente que sale de un coma: lleva tiempo recuperarse por completo. Puede tomar varias sesiones de comunicación antes de que los ingenieros tengan suficiente información para tomar medidas.

Lo primero que se debe hacer es aprender más sobre el estado del rover. El equipo de Opportunity le pedirá un historial de la batería y las células solares del rover y tomará su temperatura. Si el reloj pierde la noción del tiempo, se reiniciará. El rover se tomaría fotos para ver si el polvo podría apelmazarse en partes sensibles, y probará los propulsores para ver si el polvo se deslizó adentro, afectando a sus articulaciones.

Una vez que hayan reunido toda esta información, el equipo realizará un sondeo sobre si están listos para intentar una recuperación completa.

Incluso si los ingenieros obtienen una respuesta de Opportunity, existe una posibilidad real de que el rover no sea el mismo.

Las baterías del rover podrían haber descargado tanta potencia, y permanecieron inactivas durante tanto tiempo, que su capacidad se ha reducido. Si esas baterías no pueden contener tanta carga, podría afectar a las operaciones continuas del rover. También podría significar que el comportamiento de drenaje de energía, como el funcionamiento de sus calentadores durante el invierno, podría causar que las baterías tengan poca potencia.

El polvo no suele ser un gran problema. Las tormentas previas arrojaron polvo sobre las lentes de la cámara, pero la mayor parte se derramó con el tiempo. Cualquier polvo restante puede calibrarse.

 

 

Estas dos imágenes captadas por la sonda espacial MRO de la NASA muestran como ls tormenta ha cubierto por completo en Planeta Rojo. Image Credit: NASA/JPL-Caltech/MSSS

mar

14

ago

2018

Lanzada con éxito la sonda Parker con rumbo al Sol

Fuente: NASA

 

 

La madrugada del domingo 12 de Agosto a las 3:31 hora local de Florida, 7:31 GMT, despegaba la sonda espacial de la misión Parker Solar, desde la Estación de la Fuerza Aérea de Cabo Cañaveral, en Florida a bordo de un cohete Delta IV Heavy. Todo se llevó a cabo según lo previsto, y unas dos horas después del lanzamiento, los directivos de la misión informaban de que la nave espacial se encontraba en perfectas condiciones y operando con normalidad.

La misión viajará a través de la atmósfera del Sol, enfrentando condiciones de calor y radiación brutales. "Esta sonda viajará a una región que la humanidad nunca ha explorado antes", dijo Thomas Zurbuchen, el administrador asociado de la Dirección de Misiones Científicas en la sede de la NASA en Washington. "Esta misión responderá a preguntas que los científicos han tratado de descubrir durante más de seis décadas".

Comprender el Sol siempre ha sido una prioridad para los científicos espaciales. Estudiar cómo el Sol afecta al espacio y al ambiente espacial de los planetas es el campo conocido como heliofísica. El campo no solo es vital para comprender la estrella más importante y la que sostiene la vida de la Tierra, sino que también es compatible con la exploración en el sistema solar y más allá.

La nave espacial, del tamaño de un automóvil pequeño, viajará directamente a la atmósfera del Sol a unos 4 millones de millas de la superficie de la estrella. Los principales objetivos de la ciencia para la misión son rastrear cómo la energía y el calor se mueven a través de la corona solar y explorar qué es lo que acelera el viento solar y las partículas energéticas solares. La misión revolucionará nuestra comprensión del Sol, donde las condiciones cambiantes pueden extenderse al sistema solar, afectando a la Tierra y otros mundos.

Para llevar a cabo estas investigaciones sin precedentes, la nave espacial y los instrumentos estarán protegidos del calor del Sol por un escudo compuesto de carbono de 11,43 centímetros de espesor, que tendrá que soportar temperaturas fuera de la nave espacial que alcanzan casi 1.371 ºC. El escudo protector mantendrá las cuatro secciones de instrumentos diseñados para estudiar los campos magnéticos, plasma y partículas energéticas, e imágenes del viento solar a temperatura ambiente.

La velocidad de la nave espacial es tan rápida que en su punto más cercano, irá a aproximadamente 692.000 kilómetros por hora. Eso es lo suficientemente rápido como para llegar desde Washington DC a Tokio en menos de un minuto.

En mayo de 2017, la NASA cambió el nombre de la nave espacial de Solar Probe Plus a Parker Solar Probe en honor al astrofísico Eugene Parker. El anuncio se hizo en una ceremonia en la Universidad de Chicago, donde Parker es el Profesor Emérito del Servicio Distinguido de S. Chandrasekhar, Departamento de Astronomía y Astrofísica.

Esta fue la primera vez que la NASA nombró una nave espacial en honor de una persona viva.

Las misiones de la NASA suelen ser renombradas después del lanzamiento y la certificación. En este caso, dados los logros de Parker dentro del campo, y cuán estrechamente alineada es esta misión con su investigación, se tomó la decisión de honrarlo antes del lanzamiento, con el fin de llamar la atención sobre sus importantes contribuciones a la heliofísica y la ciencia espacial.

En la década de 1950, Parker propuso una serie de conceptos sobre cómo las estrellas, incluido nuestro Sol, emiten energía. Llamó a esta cascada de energía viento solar y describió todo un complejo sistema de plasmas, campos magnéticos y partículas energéticas que conforman este fenómeno. Parker también teorizó una explicación para la atmósfera solar supercalentada, la corona, que es, al contrario de lo que esperaban las leyes físicas, más caliente que la superficie del Sol. Muchas misiones de la NASA han seguido centrándose en este complejo entorno espacial definido por nuestra estrella.

 

 

Image Credit: NASA/Bill Ingalls

jue

09

ago

2018

Fotografiando la galaxia NGC 5018 y sus alrededores

Fuente: NASA

 

Un brillante conjunto de galaxias puebla esta imagen, obtenida con el Telescopio de Rastreo del VLT de ESO, un telescopio de vanguardia de 2,6 metros diseñado para rastrear el cielo en luz visible. Las características de la multitud de galaxias esparcidas por la imagen permiten a los astrónomos revelar los detalles más delicados de la estructura galáctica.

Aunque el VLT (Very Large Telescope) de ESO puede observar objetos astronómicos muy débiles con gran detalle, cuando los astrónomos quieren comprender el proceso de formación de la gran variedad de galaxias que existen, deben recurrir a un tipo diferente de telescopio con un campo de visión mucho más grande. El VST (Telescopio de Rastreo del VLT) es ese tipo de telescopio. Fue diseñado para explorar grandes extensiones de los prístinos cielos chilenos, ofreciendo a los astrónomos detallados sondeos astronómicos del hemisferio sur.

Gracias a la gran capacidad del VST para hacer sondeos, un equipo internacional de astrónomos llevó a cabo el rastreo VEGAS (VST Early-type GAlaxy Survey, sondeo de galaxias tempranas con el VST) cuyo objetivo era examinar una colección de galaxias elípticas en el hemisferio sur. Usando el sensible detector de OmegaCAM, en el corazón del VST, un equipo dirigido por Marilena Spavone, del INAF-Observatorio Astronómico de Capodimonte, en Nápoles (Italia), captó imágenes de una gran variedad de estas galaxias en diferentes entornos.

Una de estas galaxias es NGC 5018, la galaxia de un blanco lechoso que se encuentra cerca del centro de esta imagen. Se encuentra en la constelación de Virgo y, a primera vista, puede no parecer más que una mancha difusa. Pero, observada más de cerca, podemos ver cómo se extiende hacia el exterior de esta galaxia elíptica un tenue flujo de gas y estrellas —una cola de marea—. Estas delicadas características galácticas, como las colas de marea y las corrientes estelares, son características que nos hablan de interacciones galácticas y proporcionan pistas vitales sobre la estructura y la dinámica de las galaxias.

Además de la gran cantidad de galaxias elípticas (y algunas espirales) que pueblan esta destacada imagen de 400 megapíxeles, el primer plano también está salpicado por una colorida variedad de estrellas brillantes de nuestra propia galaxia Vía Láctea. Estos intrusos estelares, como la intensamente azulada HD 114746, cerca del centro de la imagen, no son el objeto de estudio de este retrato astronómico, pero se encuentran entre la Tierra y las galaxias distantes que nos interesan. Menos prominentes, pero no menos fascinantes, son los rastros débiles dejados por asteroide en nuestro propio Sistema Solar. Justo debajo de NGC 5018, se puede ver cómo se extiende a lo largo de la imagen el débil rastro dejado por el asteroide 2001 TJ21 (110423) —captado a lo largo de varias observaciones sucesivas—. Más a la derecha, otro asteroide —2000 WU69 (98603)— dejó su rastro en esta espectacular imagen.

Mientras los astrónomos se disponían a estudiar los delicados rasgos de galaxias distantes, situadas a millones de años luz de la Tierra, en el proceso también captaron imágenes de estrellas cercanas que se encuentran a cientos de años luz de distancia, e incluso los débiles rastros de asteroides que están tan solo a unos minutos luz, en nuestro propio Sistema Solar. Incluso cuando se están estudiando los objetos más alejados del cosmos, la sensibilidad de los telescopios de ESO y los oscuros cielos chilenos puede ofrecer observaciones fascinantes de objetos de nuestro vecindario más cercano.

 

Esta imagen profunda del área del cielo que rodea a la galaxia elíptica NGC 5018 ofrece una vista espectacular de sus tenues corrientes de estrellas y gas. Image Credit: ESO/Spavone et al.

mié

08

ago

2018

Todo listo para el lanzamiento de la misión Parker Solar Probe rumbo al Sol

Fuente: NASA

 

La NASA está ultimando los detalles para el lanzamiento de la misión Parker Solar Probe el sábado 11 de Agosto a las 7:48 GMT desde la Estación de la Fuerza Aérea de Cabo Cañaveral, en Florida. La misión viajará a través de la atmósfera del Sol, enfrentando condiciones de calor y radiación brutales.

"Esta sonda viajará a una región que la humanidad nunca ha explorado antes", dijo Thomas Zurbuchen, el administrador asociado de la Dirección de Misiones Científicas en la sede de la NASA en Washington. "Esta misión responderá a preguntas que los científicos han tratado de descubrir durante más de seis décadas".

Comprender el Sol siempre ha sido una prioridad para los científicos espaciales. Estudiar cómo el Sol afecta al espacio y al ambiente espacial de los planetas es el campo conocido como heliofísica. El campo no solo es vital para comprender la estrella más importante y la que sostiene la vida de la Tierra, sino que también es compatible con la exploración en el sistema solar y más allá.

La nave espacial, del tamaño de un automóvil pequeño, viajará directamente a la atmósfera del Sol a unos 4 millones de millas de la superficie de la estrella. Los principales objetivos de la ciencia para la misión son rastrear cómo la energía y el calor se mueven a través de la corona solar y explorar qué es lo que acelera el viento solar y las partículas energéticas solares. La misión revolucionará nuestra comprensión del Sol, donde las condiciones cambiantes pueden extenderse al sistema solar, afectando a la Tierra y otros mundos.

Para llevar a cabo estas investigaciones sin precedentes, la nave espacial y los instrumentos estarán protegidos del calor del Sol por un escudo compuesto de carbono de 11,43 centímetros de espesor, que tendrá que soportar temperaturas fuera de la nave espacial que alcanzan casi 1.371 ºC. El escudo protector mantendrá las cuatro secciones de instrumentos diseñados para estudiar los campos magnéticos, plasma y partículas energéticas, e imágenes del viento solar a temperatura ambiente.

La velocidad de la nave espacial es tan rápida que en su punto más cercano, irá a aproximadamente 692.000 kilómetros por hora. Eso es lo suficientemente rápido como para llegar desde Washington DC a Tokio en menos de un minuto.

En mayo de 2017, la NASA cambió el nombre de la nave espacial de Solar Probe Plus a Parker Solar Probe en honor al astrofísico Eugene Parker. El anuncio se hizo en una ceremonia en la Universidad de Chicago, donde Parker es el Profesor Emérito del Servicio Distinguido de S. Chandrasekhar, Departamento de Astronomía y Astrofísica.

Esta fue la primera vez que la NASA nombró una nave espacial en honor de una persona viva.

Las misiones de la NASA suelen ser renombradas después del lanzamiento y la certificación. En este caso, dados los logros de Parker dentro del campo, y cuán estrechamente alineada es esta misión con su investigación, se tomó la decisión de honrarlo antes del lanzamiento, con el fin de llamar la atención sobre sus importantes contribuciones a la heliofísica y la ciencia espacial.

En la década de 1950, Parker propuso una serie de conceptos sobre cómo las estrellas, incluido nuestro Sol, emiten energía. Llamó a esta cascada de energía viento solar y describió todo un complejo sistema de plasmas, campos magnéticos y partículas energéticas que conforman este fenómeno. Parker también teorizó una explicación para la atmósfera solar supercalentada, la corona, que es, al contrario de lo que esperaban las leyes físicas, más caliente que la superficie del Sol. Muchas misiones de la NASA han seguido centrándose en este complejo entorno espacial definido por nuestra estrella.

 

 

Image Credit: NASA

lun

06

ago

2018

Un cadáver estelar revela el origen de moléculas radioactivas

Fuente: NASA

 

Utilizando ALMA y NOEMA, un equipo de astrónomos ha hecho la primera detección definitiva de una molécula radioactiva en el espacio interestelar. La parte radioactiva de la molécula es un isótopo de aluminio. Las observaciones revelan que el isótopo se dispersó en el espacio después de la colisión de dos estrellas, que dejó un remanente conocido como CK Vulpeculae. Es la primera vez que se hace una observación directa de este elemento en una fuente conocida. Anteriormente ya se había identificado este isótopo, pero procedía de la detección de rayos gamma y su origen exacto era desconocido.

El equipo, liderado por Tomasz Kamiński (Centro de Astrofísica Harvard-Smithsonian, Cambridge, Estados Unidos), utilizó ALMA (Atacama Large Millimeter/submillimeter Array) y el conjunto NOEMA (NOrthern Extended Millimeter Array) para detectar una fuente del isótopo radioactivo aluminio-26. La fuente, conocida como CK Vulpeculae, fue vista por primera vez en 1670 y en aquel momento lo que vieron los observadores parecía una “nueva estrella”, brillante y roja. Aunque inicialmente era visible a simple vista, se desvaneció rápidamente y ahora son necesarios potentes telescopios para ver los restos de esta fusión, una tenue estrella central rodeada por un halo de materia incandescente que fluye de ella.

348 años después de que el evento inicial se observara, los restos de esta explosiva fusión estelar han llevado a la firma clara y convincente de una versión radioactiva del aluminio, conocido como aluminio-26. Se trata de la primera molécula radioactiva inestable detectada definitivamente fuera del Sistema Solar. Los isótopos inestables tienen un exceso de energía nuclear y, finalmente, decaen en una forma estable.

“La primera observación de este isótopo en un objeto de tipo estelar también es importante en un contexto más amplio: el de la evolución química de la galaxia”, señala Kamiński. “Es la primera vez que se identifica de forma directa el origen en el que se produce el núclido radioactivo aluminio-26”.

Kamiński y su equipo detectaron la única firma espectral de moléculas compuestas por aluminio-26 y flúor (26AlF) en los restos que rodean a CK Vulpeculae, que se encuentra a unos 2000 años luz de la Tierra. A medida que estas moléculas giran y caen a través del espacio, emiten una distintiva huella de luz en longitudes de onda milimétricas, un proceso conocido como transición rotacional. Los astrónomos consideran que es la mejor forma de detectar moléculas.

La observación de este particular isótopo proporciona nuevas información sobre el proceso de fusión que creó a CK Vulpeculae. También demuestra que las capas profundas, densas, e interiores de una estrella, donde se forjan los elementos pesados y los isótopos radioactivos, pueden ser agitadas y lanzadas al espacio por colisiones estelares.

“Estamos observando las entrañas de una estrella destrozada hace tres siglos por una colisión”, subrayó Kamiński.

Los astrónomos también han determinado que las dos estrellas que se fusionaron tenían masas relativamente bajas, siendo una de ellas una estrella gigante roja con una masa de entre 0,8 y 2,5 veces la de nuestro Sol.

Al ser radioactivo, el aluminio-26 decaerá hasta ser más estable y, en este proceso, uno de los protones del núcleo decaerá en neutrón. Durante este proceso, el núcleo excitado emite un fotón de muy alta energía, que se observa como un rayo gamma.

Anteriormente, las detecciones de emisión de rayos gamma han demostrado que en la Vía Láctea hay alrededor de dos masas solares de aluminio-26, pero se desconocía el proceso que creó los átomos radioactivos. Además, debido a la manera en que se detectan los rayos gamma, su origen preciso era también, en gran parte, desconocido. Con estas nuevas medidas, los astrónomos han detectado por primera vez, de forma confirmada, un radioisótopo inestable en una molécula fuera de nuestro Sistema Solar.

Al mismo tiempo, sin embargo, el equipo ha concluido es poco probable que la producción de aluminio-26 por objetos similares a CK Vulpeculae sea la principal fuente de aluminio-26 en la Vía Láctea. La masa de aluminio-26 en CK Vulpeculae es aproximadamente una cuarta parte de la masa de Plutón y dado que estos eventos son tan poco comunes, es muy poco probable que sean los únicos productores del isótopo en la galaxia Vía Láctea. Esto deja la puerta abierta para continuar estudiando estas moléculas radioactivas.

 

 

Observaciones llevadas a cabo con ALMA detectan el isótopo radioactivo aluminio-26 de la remanente CK Vulpeculae. Image Credit: ESO/L. Calçada

vie

03

ago

2018

El Hubble fotografia a la galaxia NGC 6744

Fuente: NASA

 

Esta imagen tomada por la Cámara de Campo Ancho 3 (WFC3) del Telescopio Espacial Hubble de la NASA/ESA muestra una hermosa galaxia espiral llamada NGC 6744. A primera vista, se asemeja a nuestra Vía Láctea aunque es más grande, ya que mide más de 200.000 años luz en comparación con los 100.000 años luz de diámetro de nuestra galaxia hogar.

NGC 6744 es similar a nuestra galaxia en más de un sentido. Al igual que la Vía Láctea, NGC 6744 tiene una región central prominente llena de viejas estrellas amarillas. Alejándose del núcleo galáctico, uno puede ver partes de los polvorientos brazos espirales pintados en tonos de rosa y azul; mientras que los sitios azules están llenos de cúmulos estelares jóvenes, los rosados son regiones de formación estelar activa, lo que indica que la galaxia todavía está muy animada.

En 2005, se descubrió una supernova llamada 2005at (no visible en esta imagen) dentro de NGC 6744, que se sumó al argumento de la vivacidad de esta galaxia. SN 2005at es una supernova de Tipo Ic, formada cuando una estrella masiva colapsa sobre sí misma y pierde su envoltura de hidrógeno.

 

 

Image Credit: NASA/ESA/Hubble

jue

02

ago

2018

Saturno y Marte vistos por el Hubble

Fuente: NASA

 

El Telescopio Espacial Hubble de la NASA ha fotografiado a Saturno y Marte cerca de sus mayor aproximación a la Tierra en Junio y Julio de 2018. Ahora es verano en el hemisferio norte de Saturno y la primavera en el hemisferio sur de Marte. Las imágenes del Hubble muestran que la Tierra no es el único planeta donde las intensas tormentas de primavera y verano causan estragos.

El aumento de la luz solar en el hemisferio norte de Saturno ha calentado la atmósfera para desencadenar una gran tormenta que ahora se está desintegrando en la región polar de Saturno.

En Marte, una tormenta de polvo estalló en el hemisferio sur y se convirtió en una tormenta de polvo global que envuelve todo el planeta.

Los planetas fueron fotografiados cerca de la oposición, cuando el Sol, la Tierra y un planeta exterior están alineados, con la Tierra entre el Sol y el planeta exterior. En el momento de la oposición, un planeta se encuentra en su distancia más cercana a la Tierra durante un año determinado. Debido a la proximidad, el planeta también aparece más brillante en el cielo.

El Hubble observó a Saturno el 6 de Junio, cuando el mundo anillado se encontraba aproximadamente a 2.188 millones de kilómetros de la Tierra, cuando se aproximaba a la oposición del 27 de Junio. Marte fue capturado el 18 de Julio, a solo 59,3 millones de kilómetros de la Tierra, cerca de su oposición del 27 de Julio. Esta distancia cercana hace que Marte parezca más brillante en el cielo nocturno desde la oposición de 2003.

 

 

Image Credit: NASA/ESA/Hubble

vie

27

jul

2018

Mars Express detecta agua en Marte

Fuente: NASA

 

Los datos del radar recopilados por la sonda espacial Mars Express de la ESA apuntan a un lago de agua líquida enterrado bajo capas de hielo y polvo en la región polar sur de Marte.

La evidencia del pasado acuoso del Planeta Rojo prevalece en toda su superficie en la forma de vastas redes de ríos y canales secos de salida gigantescos claramente representados desde órbita por naves espaciales. Los orbitadores, junto con los módulos de aterrizaje y los exploradores que exploran la superficie marciana, también descubrieron minerales que solo pueden formarse en presencia de agua líquida.

Pero el clima ha cambiado significativamente a lo largo de los 4.6 billones de años de historia del planeta y el agua líquida no puede existir en la superficie hoy en día, por lo que los científicos están mirando bajo tierra. Los primeros resultados de la nave espacial Mars Express de 15 años de antigüedad ya descubrieron que existe hielo de agua en los polos del planeta y que también está enterrado en capas intercaladas con polvo.

La presencia de agua líquida en la base de los casquetes polares se sospecha desde hace tiempo; después de todo, de estudios en la Tierra, es bien sabido que el punto de fusión del agua disminuye bajo la presión de un glaciar que lo cubre. Además, la presencia de sales en Marte podría reducir aún más el punto de fusión del agua y mantener el agua líquida incluso a temperaturas bajo cero.

Pero hasta ahora, las pruebas del radar avanzado de Marte para el subsuelo y el instrumento de sondeo de ionosfera, MARSIS, el primer radar que alguna vez orbitó en otro planeta, no fue concluyente.

Se ha necesitado la persistencia de los científicos que trabajan con este instrumento de exploración subsuperficial para desarrollar nuevas técnicas con el fin de recopilar la mayor cantidad posible de datos de alta resolución para confirmar su excitante conclusión.

El radar de penetración en el suelo usa el método de enviar pulsos de radar hacia la superficie y medir el tiempo que tardan en reflejarse en la nave espacial y con qué fuerza.  Los ecos reflejados proporcionan información sobre el material que se encuentra bajo la superficie.

La investigación de radar muestra que la región del polo sur de Marte está compuesta de muchas capas de hielo y polvo a una profundidad de aproximadamente 1,5 km en un área de 200 km de ancho analizada en este estudio. Se ha identificado una reflexión de radar particularmente brillante debajo de los depósitos estratificados dentro de una zona de 20 km de ancho.

Analizando las propiedades de las señales de radar reflejadas y considerando la composición de los depósitos estratificados y el perfil de temperatura esperado debajo de la superficie, los científicos interpretan la característica brillante como una interfaz entre el hielo y un cuerpo estable de agua líquida, que puede cargarse con sal y sedimentos saturados. Para que MARSIS pueda detectar dicho parche de agua, necesitaría tener por lo menos varias decenas de centímetros de grosor.

 "Esta anomalía subsuperficial en Marte tiene propiedades de radar que coinciden con el agua o los sedimentos ricos en agua", dice Roberto Orosei, investigador principal del experimento MARSIS y autor principal del artículo publicado hoy en la revista Science.

"Esta es solo una pequeña área de estudio; es una perspectiva emocionante pensar que podría haber más de estas bolsas subterráneas de agua en otros lugares, aún por descubrir ".

"Hemos visto indicios de características subsuperficiales interesantes durante años, pero no pudimos reproducir el resultado de órbita a órbita, porque las tasas de muestreo y la resolución de nuestros datos anteriores eran demasiado bajao", agrega Andrea Cicchetti, gerente de operaciones de MARSIS y coautor en el nuevo documento.

"Tuvimos que idear un nuevo modo de operación para eludir el procesamiento a bordo y activar una mayor tasa de muestreo y así mejorar la resolución de la huella de nuestro conjunto de datos: ahora vemos cosas que simplemente no eran posibles antes".

El hallazgo recuerda algo al lago Vostok, descubierto a unos 4 km por debajo del hielo en la Antártida en la Tierra. Se sabe que algunas formas de vida microbiana prosperan en los ambientes subglaciales de la Tierra, pero ¿podrían los pozos subterráneos de agua líquida salada y rica en sedimentos en Marte también proporcionar un hábitat adecuado, ya sea ahora o en el pasado? Si la vida alguna vez existió en Marte sigue siendo una pregunta abierta.

"La larga duración de Mars Express, y el agotador esfuerzo realizado por el equipo de radar para superar muchos desafíos analíticos, permitió este resultado tan esperado, demostrando que la misión y su carga útil aún tienen un gran potencial científico", dijo Dmitri Titov, de la ESA y científico del proyecto Mars Express.

"Este descubrimiento emocionante es un punto culminante para la ciencia planetaria y contribuirá a nuestra comprensión de la evolución de Marte, la historia del agua en nuestro planeta vecino y su habitabilidad".

Mars Express se lanzó el 2 de junio de 2003 y celebrará 15 años en órbita el 25 de diciembre de este año.

 

 

Mars Express ha usado señales de radar rebotadas a través de capas de hielo subterráneas para encontrar evidencias de un lago de agua enterrado debajo del casquete polar sur. Image Credit: ESA

jue

26

jul

2018

Observación pública del eclipse de Luna desde el Planetario de Madrid

El próximo viernes 27 de julio a partir de las 22:00 horas -hora oficial peninsular- y si las condiciones meteorológicas lo permiten, el Planetario de Madrid y la Obra Social ‘La Caixa’ ofrecerán, en colaboración con la Agrupación Astronómica de Madrid AAM, una jornada de observación pública con telescopios en la explanada del Planetario, de acceso totalmente gratuito.

Para ello se instalará una batería de telescopios en la explanada. Estos serán atendidos por personal especializado de la AAM. Mientras, en la fachada principal del edificio del Planetario habrá una gran pantalla sobre la que se proyectará la imagen de la luna llena captada por el telescopio instalado en la torre de observación del centro. Desde dicha torre, un experto mostrará su superficie, mientras describe su orografía y narra curiosidades relacionadas con su observación.

mar

17

jul

2018

Fermi rastrea el origen de un neutrino cósmico fuera de nuestra galaxia

Fuente: NASA

 

Por primera vez, los científicos que utilizan el Telescopio Espacial de Rayos Gamma Fermi de la NASA han encontrado la fuente de un neutrino de alta energía desde fuera de nuestra galaxia. Este neutrino viajó 3.700 millones de años casi a la velocidad de la luz antes de ser detectado en la Tierra. Esto está más lejos que cualquier otro neutrino cuyo origen puedan identificar los científicos.

Los neutrinos de alta energía son partículas difíciles de atrapar que los científicos creen que son creadas por los eventos más poderosos del cosmos, como las fusiones de galaxias y el material que cae sobre los agujeros negros supermasivos. Viajan a velocidades apenas inferiores a la velocidad de la luz y rara vez interactúan con otras materias, lo que les permite viajar sin obstáculos a distancias de miles de millones de años luz.

El neutrino fue descubierto por un equipo internacional de científicos utilizando el IceCube, el observatorio de neutrinos en el Polo Sur de la Fundación Nacional de Ciencia en la estación Amundsen-Scott en el Polo Sur. Fermi encontró la fuente del neutrino trazando su camino de regreso a una ráfaga de luz de rayos gamma desde un agujero negro supermasivo distante en la constelación de Orión.

"De nuevo, Fermi ha ayudado a dar otro salto gigante en un campo en crecimiento que llamamos astronomía multi mensajera", dijo Paul Hertz, director de la División de Astrofísica en la sede de la NASA en Washington. "Los neutrinos y las ondas gravitatorias brindan nuevos tipos de información sobre los entornos más extremos del universo. Pero para comprender mejor lo que nos dicen, tenemos que conectarlos con el 'mensajero' que los astrónomos conocen mejor que la luz".

Los científicos estudian los neutrinos, así como los rayos cósmicos y los rayos gamma, para comprender qué está sucediendo en entornos cósmicos turbulentos, como las supernovas, los agujeros negros y las estrellas. Los neutrinos muestran los complejos procesos que ocurren dentro del entorno, y los rayos cósmicos muestran la fuerza y la velocidad de la actividad violenta. Pero los científicos confían en los rayos gamma, la forma de luz más energética, para marcar brillantemente qué fuente cósmica produce estos neutrinos y rayos cósmicos.

"Las explosiones cósmicas más extremas producen ondas gravitacionales, y los aceleradores cósmicos más extremos producen neutrinos de alta energía y rayos cósmicos", dice Regina Caputo del Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA en Greenbelt, Maryland, coordinador de análisis de la Colaboración del Telescopio de Área Grande de Fermi. "A través de Fermi, los rayos gamma proporcionan un puente a cada una de estas nuevas señales cósmicas".

El descubrimiento es el tema de dos artículos publicados el jueves en la revista Science. El documento de identificación de la fuente también incluye importantes observaciones de seguimiento realizadas por los Telescopios Cherenkov de imágenes gigantescas atmosféricas con Gamma y datos adicionales del Observatorio Swift Neil Gehrels de la NASA y de muchas otras instalaciones

El 22 de septiembre de 2017, los científicos que utilizaron IceCube detectaron signos de un neutrino que golpeaba el hielo antártico con una energía de aproximadamente 300 billones de electrones, más de 45 veces la energía alcanzable en el acelerador de partículas más poderoso de la Tierra. Esta alta energía sugiere fuertemente que el neutrino tenía que ser de más allá de nuestro sistema solar. Retroceder en el camino a través de IceCube indicó de dónde provenía el neutrino en el cielo, y las alertas automáticas notificaron a los astrónomos de todo el mundo para buscar estallidos o erupciones que pudieran estar asociados con el evento.

Los datos del Telescopio de área grande Fermi revelaron una emisión mejorada de rayos gamma de una galaxia activa bien conocida en el momento en que llegó el neutrino. Este es un tipo de galaxia activa llamada blazar, con un agujero negro supermasivo con millones a miles de millones de veces la masa del Sol que lanza chorros de partículas hacia afuera en direcciones opuestas casi a la velocidad de la luz. Los blazars son especialmente brillantes y activos porque uno de estos chorros apunta casi directamente hacia la Tierra.

El científico de Fermi Yasuyuki Tanaka en la Universidad de Hiroshima en Japón fue el primero en asociar el evento de neutrinos con el blazar designado TXS 0506 + 056 (TXS 0506 para abreviar).

"LAT de Fermi monitorea todo el cielo en rayos gamma y vigila la actividad de unos 2.000 blazares, aunque TXS 0506 realmente se destacó", dijo Sara Buson, becaria postdoctoral de la NASA en Goddard que realizó el análisis de datos con Anna Franckowiak, científica en el centro de investigación Deutsches Elektronen-Synchrotron en Zeuthen, Alemania. "Este blazar está ubicado cerca del centro de la posición del cielo determinado por IceCube y, en el momento de la detección de neutrinos, era el más activo que Fermi había visto en una década".

 

 

Fermi (arriba a la izquierda), ha logrado identificar un enorme agujero negro en una galaxia lejana como la fuente de un neutrino de alta energía detectado por el Observatorio de Neutrinos IceCube (sensores de detección, parte inferior de la imagen). Image Credit: NASA/Fermi y Aurore Simonnet, Universidad Estatal de Sonoma

lun

02

jul

2018

Oumuamua es un cometa

Fuente: NASA

 

 

Oumuamua, el primer objeto interestelar descubierto en el Sistema Solar, se está alejando del Sol más rápido de lo esperado. Este comportamiento anómalo fue detectado por una colaboración astronómica mundial que incluye al Very Large Telescope de ESO, en Chile. Los nuevos resultados sugieren que, probablemente, 'Oumuamua es un cometa interestelar y no un asteroide.

Oumuamua —el primer objeto interestelar descubierto dentro de nuestro Sistema Solar—, ha sido objeto de intenso escrutinio desde su descubrimiento en octubre de 2017. Ahora, combinando datos del Very Large Telescope de ESO y de otros observatorios, un equipo internacional de astrónomos ha descubierto que el objeto se mueve más rápido de lo esperado. La ganancia medida en velocidad es pequeña y Oumuamua todavía está desacelerando debido a la atracción del Sol, pero no tan rápido como predice la mecánica celeste.

El equipo, dirigido por Marco Micheli (Agencia Espacial Europea) exploró varios escenarios para explicar por qué la velocidad de este peculiar visitante interestelar es más rápida de lo predicho. La explicación más probable es que 'Oumuamua esté liberando material de su superficie debido al calentamiento provocado por el Sol, un fenómeno conocido como desgasificación. Se cree que el impulso que genera este material expulsado proporciona el pequeño, pero constante empuje que está haciendo que Oumuamua salga del Sistema Solar más rápido de lo esperado, desde el 01 de junio de 2018 está viajando, aproximadamente, a 114.000 kilómetros por hora.

Tal emisión de gases es un comportamiento típico de cometas y contradice la anterior clasificación de Oumuamua como asteroide interestelar. “Creemos que es un cometa pequeño, raro”, comenta Marco Micheli. “Podemos ver en los datos que su impulso es cada vez más pequeño a medida que se aleja del Sol, lo cual es típico de los cometas”.

Generalmente, cuando los cometas se calientan por el Sol, eyectan polvo y gas que forman una nube de material a su alrededor llamado coma, así como la característica cola. Sin embargo, el equipo de investigación no ha detectado ninguna evidencia visual de la emisión de gases.

“No hemos visto polvo, coma o cola, lo cual resulta inusual”, explica una de las coautoras, Karen Meech, de la Universidad de Hawai (EE.UU.). Meech dirigió el equipo que descubrió y caracterizó a Oumuamua en el año 2017. “Creemos que Oumuamua puede soltar granos de polvo inusualmente grandes y gruesos”.

La mayor parte de los cometas tienen granos de polvo pequeños en sus superficies, pero el equipo especula que tal vez los de Oumuamua se hayan erosionado durante el viaje a través del espacio interestelar, dejando sólo grandes granos de polvo. Aunque una nube de estas partículas más grandes no sería lo suficientemente brillante como para ser detectada, explicaría el cambio inesperado de velocidad de Oumuamua.

La hipótesis de la desgasificación de Oumuamua no es su único misterio sin resolver, también lo es su origen interestelar. En un principio, el equipo realizó nuevas observaciones de Oumuamua para determinar exactamente su trayectoria, lo cual podría haber permitido trazar el camino del objeto hasta su sistema estelar de origen. Los nuevos resultados muestran que obtener esta información será más difícil de lo que se pensaba.

“La verdadera naturaleza de este enigmático nómada interestelar puede siguen siendo un misterio”, concluyó el miembro del equipo Olivier Hainaut, astrónomo en ESO. “El aumento de velocidad detectado recientemente en Oumuamua hace más difícil poder trazar la ruta que tomó desde su hogar, su sistema estelar extrasolar”.

 

Ilustración del asteroide interestelar 'Oumuamua. Image Credit: ESA/Hubble, NASA, ESO, M. Kornmesser

jue

28

jun

2018

Detectan moléculas orgánicas complejas en Encelado

Fuente: NASA

 

Datos de la nave espacial Cassini de la NASA revelan moléculas orgánicas complejas que se originan en la luna helada de Saturno, Encélado, reforzando la idea de que este mundo oceánico alberga condiciones adecuadas para la vida. Los resultados de la investigación muestran moléculas mucho más grandes y pesadas que nunca antes.

Potentes fuentes hidrotermales mezclan material del núcleo poroso lleno de agua de la luna con agua de la subsuperficie masiva de la luna, y se libera en el espacio, en forma de vapor de agua y granos de hielo. Un equipo dirigido por Frank Postberg y Nozair Khawaja de la Universidad de Heidelberg, Alemania, continúa examinando la composición del hielo expulsado y recientemente ha identificado fragmentos de moléculas orgánicas grandes y complejas.

Previamente, Cassini había detectado pequeñas moléculas orgánicas relativamente comunes en Encélado que eran mucho más pequeñas. Las moléculas complejas que comprenden cientos de átomos son raras más allá de la Tierra. La presencia de grandes moléculas complejas, junto con agua líquida y actividad hidrotermal, refuerza la hipótesis de que el océano de Encélado puede ser un ambiente habitable para la vida.

Tales moléculas grandes pueden ser creadas por procesos químicos complejos, incluidos los relacionados con la vida, o pueden provenir de material primordial en algunos meteoritos.

En Encélado, lo más probable es que provengan de la actividad hidrotermal que impulsa la química compleja en el centro de la luna, dijo Postberg.

"En mi opinión, los fragmentos que encontramos son de origen hidrotermal; en las altas presiones y temperaturas cálidas que esperamos allí, es posible que surjan moléculas orgánicas complejas ", dijo Postberg.

El material orgánico se inyecta en el océano mediante respiraderos hidrotermales en el suelo del océano de Encelado, algo parecido a los sitios hidrotermales que se encuentran en el fondo de los océanos en la Tierra, que son uno de los entornos posibles que los científicos investigan para la emergencia de la vida en nuestro propio planeta.

En Encélado, burbujas de gas que se alzan a través de kilómetros en el océano podrían sacar materia orgánica de las profundidades, donde podrían formar una delgada película flotando en la superficie del océano y en grietas de ventilación, en el interior de la luna, debajo de su caparazón helado.

Después de elevarse cerca de la parte superior del océano, las burbujas pueden reventar o dispersar los compuestos orgánicos, donde fueron detectados por Cassini.

 

 

Imagen del polo sur de Encélado, en la que se aprecian los chorros de material que están siendo expulsados desde el interior de esta luna de Saturno. Image Crédit: NASA/JPL-Caltech/Space Science Institute

jue

21

jun

2018

Un extraño agujero negro devora una estrella

Fuente: NASA

 

El observatorio XMM-Newton de la ESA ha descubierto el candidato más prometedor a un tipo de fenómeno cósmico muy poco común y esquivo: un agujero negro de masa intermedia en trance de desgarrar y devorar una estrella cercana.

El Universo alberga distintos tipos de agujeros negros: las estrellas masivas generan agujeros negros de masa estelar cuando mueren, mientras que las galaxias tienen en su centro agujeros negros supermasivos, con masas equivalentes a millones e incluso miles de millones de soles.

Entre ambos extremos encontramos un miembro discreto de la familia de los agujeros negros: los agujeros negros de masa intermedia, considerados el germen de futuros agujeros negros supermasivos. Resultan especialmente esquivos, por lo que solo se han llegado a detectar muy pocos candidatos firmes.

Ahora, un equipo de investigadores ha encontrado un signo de actividad claro gracias a datos del observatorio espacial de rayos X XMM-Newton de la ESA, así como del observatorio de rayos X Chandra y el telescopio de rayos X Swift de la NASA. Estos detectaron una enorme emisión de radiación en los márgenes de una galaxia distante, generada cuando una estrella pasó demasiado cerca de un agujero negro y este la devoró.

“Es realmente emocionante: hasta ahora no se había visto un agujero negro de este tipo”, afirma el investigador principal, Dacheng Lin, de la Universidad de New Hampshire (Estados Unidos).

“Aunque se han llegado a descubrir algunos, en general se trata de un fenómeno muy poco común y muy buscado. Este es el mejor candidato a agujero negro de masa intermedia observado hasta la fecha”.

Se cree que este tipo de agujero se puede formar por varias vías. Un escenario de formación sería la rápida fusión de estrellas masivas situadas en cúmulos estelares densos, por lo que los centros de dichos cúmulos serían los lugares más adecuados para buscarlas. No obstante, para cuando estos agujeros negros se han formado, apenas queda gas, por lo que los agujeros negros no tienen materia que consumir y, por lo tanto, la radiación que emiten es muy tenue, lo que a su vez hace que sean muy difíciles de detectar.

“Uno de los pocos métodos que podemos utilizar para localizar un agujero negro de masa intermedia es esperar a que una estrella pase cerca y sufra una perturbación; de esta forma, se vuelve a ‘despertar el apetito’ del agujero negro y emite una fulguración como la que hemos observado”, añade Lin.

“Hasta ahora, este tipo de evento solo se ha visto claramente en el centro de una galaxia, no en sus márgenes”.

Lin y sus colegas cribaron datos de XMM-Newton para encontrar el candidato. Lo identificaron en observaciones de una gran galaxia a unos 740 millones de años luz, realizadas entre 2006 y 2009 como parte de un estudio de galaxias, y en datos adicionales de Chandra (2006 y 2016) y Swift (2014).

“También miramos imágenes de la galaxia tomadas por otros telescopios para ver cuál era el aspecto óptico de la emisión”, explica Jay Strader, de la Universidad Estatal de Michigan (Estados Unidos) y coautor del estudio.

“Detectamos el brillo provocado por el destello de la fuente en dos imágenes de 2005: era mucho más azul y brillante de lo que se veía tan solo unos años antes. Al comparar todos los datos, determinamos que la pobre estrella debió de sufrir una perturbación en octubre de 2003 en nuestro tiempo, y emitió una explosión de energía que fue decayendo a lo largo de la siguiente década”.

Los científicos creen que la estrella fue desgarrada por un agujero negro con una masa cincuenta mil veces mayor que la de nuestro Sol.

Estas emisiones procedentes de estrellas no suelen provenir de este tipo de agujeros negros, por lo que este descubrimiento sugiere que podría haber más en estado inactivo, escondidas en la periferia de las galaxias por todo el Universo local.

“Este candidato se descubrió gracias a un estudio exhaustivo del catálogo de fuentes de rayos X de XMM-Newton que, repleto de datos de alta calidad que abarcan grandes áreas del firmamento, resultó esencial para determinar el tamaño del agujero negro e identificar qué provocó la emisión de radiación”, apunta Norbert Schartel, científico de la ESA para el proyecto XMM-Newton.

“El catálogo de fuentes de rayos X de XMM-Newton, con más de medio millón de fuentes, es hoy en día el mayor de su clase: objetos exóticos como el identificado en nuestro estudio permanecen ocultos y a la espera de su descubrimiento mediante una exhaustiva minería de datos”, añade la coautora Natalie Webb, directora del Centro Científico para el Estudio de XMM-Newton en el Instituto de Investigación de Astrofísica y Planetología (IRAP) de Toulouse (Francia).

“Saber más sobre estos objetos y sus fenómenos asociados es clave para que entendamos los agujeros negros. En la actualidad, nuestros modelos podrían parecerse a un escenario en el que una civilización alienígena observa la Tierra y ve a los abuelos que llevan a sus nietos a la guardería: asumirían que falta algo en su modelo de la vida humana, pero sin observar ese eslabón intermedio no podrían estar seguros de ello. Este hallazgo es sumamente importante y muestra que el método utilizado para el descubrimiento es correcto”, concluye Norbert.

 

Image Credit: NASA/ESA

mar

19

jun

2018

Cometas y asteroides

¿Sientes curiosidad por los cometas y asteroides? ¿Te gustaría observarlos y no sabes como? ¿No sabes que equipo utilizar para estudiarlos o crees que tu equipo astronómico es insuficiente? ¿Te gustaría colaborar con astrónomos profesionales con tu telescopio de aficionado? ¿Que software deberías utilizar? Si te haces estas preguntas y todavía no has encontrado respuestas, este es tu libro.

 

En Cometas y asteroides veréis que todo es mas fácil y simple de lo que parece. Los autores te irán guiando, paso a paso, de menos a mas, por las paginas de este magni­fico manual de observación practica donde, además de enseñarte a sacar preciosas imágenes de cometas, veréis que también se puede hacer ciencia. Este libro explica las técnicas y métodos de trabajo que pueden usarse. Se dan pautas para conseguir fácilmente, y con cualquier tipo de telescopio y cámara, buenos resultados astronómicos para tener controladas las orbitas de estos cuerpos; metodología para descubrir nuevos asteroides; o como, con los datos fotométricos, hacer un seguimiento del brillo de los cometas, sus posibles estallidos, desconexiones en sus colas. Tanto si eres observador novel como experimentado, este libro te ayudara a hacer ciencia e investigación, y puede que hasta descubras un asteroide o un cometa nuevo.

 

El matrimonio Ramón Naves y Montse Campas gestionan el observatorio astronómico Montcabrer-MPC 213, situado en Cabrils, Barcelona. El Observatorio Montcabrer es uno de los observatorios astronómicos mas singulares del mundo. Esta pareja de astrónomos amateur ha agujereado el techo de su casa y por las noches, con la ayuda de un pistón hidráulico, saca el telescopio por el tejado como si fuese el periscopio de un submarino. Es uno de los observatorios amateur mas prolíficos de nuestro país y se dedica mayoritariamente a la astrometri­a y la fotometría de cometas y asteroides, colaborando con astrónomos profesionales especialistas en el tema. En 2005, colaboraron con la Nasa en la misión Deep Impact. En 2009, descubrieron 2 asteroides (2009 XX y 281829-Monnaves), también han descubierto mas de 50 estrellas variables.

 

Ramon fue pionero en nuestro país en la observación de exoplanetas por amateurs. Es codescubridor de las interacciones del exoplaneta Wasp-33 con su estrella, y coautor de diferentes artículos publicados sobre el tema en revistas científicas como Astronomy&Astrophysics (A&A). También fue pionero en la utilización del método Driftscan para la observación CCD de ocultación de estrellas por asteroides.

 

Montse colabora activamente con el Dr. Mark Kidger (ESA) y el grupo Observadores-cometas, siendo webmaster de la web del grupo. Colabora con el grupo The Astronomer, del que en 2012 recibió el George Alcock Awards por sus contribuciones.

 

Cometas y asteroides

Ramón Naves y Montse Campas

Editorial Marcombo

Ibn- 9788426725745

Pvp- 13,20 euros

Mayo 2018

 

 

 

mar

19

jun

2018

A ras de cielo

El embrión del que nació este libro lo constituyó una serie de artículos publicados en la revista Tribuna de Astronomía en los años noventa. Ese material, reestructurado y enriquecido, condujo a una primera edición de la obra en 1998 y a una segunda, revisada y ampliada, en 2008. El paso del tiempo y los comentarios del público lector permiten que aparezca hoy esta nueva edición muy mejorada con la que el autor cumple una aspiración desde que la concibió por primera vez: su carácter ilustrado, a todo color, con fotografías de la máxima calidad, proporcionadas por uno de los mejores astrofotógrafos del mundo, Juan Carlos Casado. El tratamiento de asuntos científicos tan visuales como los incluidos en esta obra mejora muchísimo al presentar, junto a las explicaciones, algunas de las mejores plasmaciones fotográficas disponibles de estos fenómenos, muchas de las cuales recibieron el reconocimiento de la NASA como Astronomy Picture of the Day (APOD). Ojalá estas páginas sirvan para mover a quien las lea a levantarse del asiento y salir al aire libre para mirar el cielo.

 

A ras de cielo

David Galadí-Enriquez

Fotografias de Juan Carlos Casado

Editorial Akal

Isbn- 9788446045953

Pvp-25 euros

Mayo 2018

mar

19

jun

2018

Los enigmas del Cosmos

Los enigmas del Cosmos es un viaje de exploración a través de los grandes misterios astronómicos para los que la ciencia aún no ha obtenido una explicación, aportando al lector la clave de los grandes secretos que se guardan entre las estrellas. Aceptada la teoría del Big Bang para explicar nuestro origen, podría parecer que sabemos lo fundamental de nuestra realidad cósmica, pero lejos de ello astrónomos y cosmólogos trabajan en pleno siglo xxi ante el increíble reto de averiguar por qué más de un 80 por ciento del universo permanece perdido en forma de materia oscura que no podemos observar. La astronomía, la ciencia más antigua, continúa sin resolver sus grandes enigmas, como el de las extinciones masivas por grandes impactos cósmicos que sacuden periódicamente la Tierra. El suceso de Tunguska, un remoto lugar de Siberia donde, en 1908, cayó un gigantesco cuerpo celeste, mantiene intacto su misterio. Mientras, algunos científicos se preguntan si el Sol podría tener una estrella oscura como compañera (Némesis), con alteraciones que podrían favorecer episodios de extinción a intervalos de millones de años. El planeta X, otro enigma que dura más de un siglo, ha recobrado la atención de la ciencia en los últimos años en busca de un mundo de gran tamaño en los confines del Sistema Solar. Y sigue en el aire la cuestión fundamental, la que nos mueve a preguntarnos si estamos solos en el Universo. Las últimas misiones espaciales han aportado nuevos y prometedores escenarios en la búsqueda de vida merced al inesperado hallazgo de presumibles océanos bajo la helada superficie de lugares tan aparentemente hostiles como Plutón y las lunas Europa y Encélado. En los últimos años, además, se han descubierto miles de exoplanetas que orbitan alrededor de estrellas diferentes al Sol, por lo que las expectativas se multiplican. Paralelamente, el conocimiento de organismos extremófilos y conceptos como la panspermia parecen abocarnos a una nueva perspectiva en la que la vida, en sus formas más elementales, podría estar mucho más extendida en el Universo de lo que se pensaba hace tan sólo medio siglo.

En este viaje el lector también encontrará una selección de más de sesenta interesantes imágenes, incluidas las de las últimas misiones espaciales enviadas a Marte, Júpiter, Saturno y Plutón, como las de las sondas Juno, Cassini/Huygens y New Horizons. El autor nos guía en un viaje que va del corazón del Sistema Solar al espacio más allá de sus límites. Que estos secretos cósmicos lleguen a desvelarse algún día sigue siendo, naturalmente, un enigma.

 

Los enigmas del Cosmos

Vicente Aupí

Editorial Ariel

Isbn- 9788434427341

Pvp- 18,90 euros

Marzo 2018

vie

15

jun

2018

Opportunity sufre una gran tormenta en Marte

Fuente: NASA

 

El rover Opportunity de la NASA en Marte, está sufriendo graves problemas debido a una gran tormenta de polvo que se comenzó hace unos días en el Planeta Rojo. Durante los últimos días, los ingenieros de la NASA han tratado de establecer comunicaciones con el rover, pero la gran cantidad de polvo que están acumulando sus paneles solares le impiden cargar adecuadamente las baterías del rover, y como consecuencia poder comunicarse con los controladores de tierra en el JPL de la NASA. Las operaciones científicas han sido suspendidas.

Los ingenieros de la NASA intentaron contactar con el rover Opportunity la madrugada del martes, pero no recibieron respuesta del longevo rover de casi 15 años. El equipo ahora está operando bajo la suposición de que la carga en las baterías de Opportunity ha bajado a menos de 24 voltios y el rover ha ingresado al modo de fallo de baja potencia, una condición donde todos los subsistemas, excepto un reloj de la misión, están apagados. El reloj de la misión del rover está programado para activar la computadora para que pueda verificar los niveles de potencia.

Si la computadora del rover determina que sus baterías no tienen carga suficiente, se volverá a poner a modo hibernación. Debido a la cantidad extrema de polvo sobre el Valle Perseverance, los ingenieros de la misión creen que es poco probable que el rover tenga suficiente luz solar para cargar nuevamente durante al menos los próximos días.

La tormenta de polvo marciana que ha borrado el sol sobre Opportunity ha seguido intensificándose. La tormenta, que se detectó por primera vez el 30 de mayo, ahora cubre una superficie marciana de 35 millones de kilómetros cuadrados, una cuarta parte del planeta.

 

Image Credit: NASA/JPL-Caltech

mar

12

jun

2018

¿Relámpagos en Júpiter?

Fuente: NASA

 

Desde que la nave espacial Voyager 1 de la NASA sobrevoló Júpiter en marzo de 1979, los científicos se han preguntado sobre el origen de los relámpagos de Júpiter. Ese encuentro confirmó la existencia del rayo joviano, que había sido teorizado durante siglos. Pero cuando el venerable explorador pasó volando, los datos mostraron que las señales de radio asociadas a los rayos no coincidían con los detalles de las señales de radio producidas por los rayos en la Tierra.

En un nuevo artículo publicado en Nature, los científicos de la misión Juno describen las formas en la que los relámpagos en Júpiter son en realidad análogos a los rayos de la Tierra, aunque, de alguna manera, son polos opuestos.

"No importa en qué planeta estés, los rayos actúan como transmisores de radio: envían ondas de radio cuando cruzan el cielo", dijo Shannon Brown del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA en Pasadena, California, científico de Juno y autor principal del nuevo estudio. "Pero hasta Juno, todas las señales de rayos registradas por naves espaciales (Voyagers 1 y 2, Galileo, Cassini) se limitaron a detecciones visuales o del rango de kilohercios del espectro de radio, a pesar de la búsqueda de señales en el rango de megahercios. Muchas teorías se ofrecieron para explicarlo, pero ninguna teoría podría tener tracción como respuesta".

Hasta Juno, que ha estado en órbita alrededor de Júpiter desde el 4 de julio de 2016. Entre su conjunto de instrumentos altamente sensibles se encuentra el Instrumento de Radiómetro de Microondas (MWR), que registra las emisiones del gigante de gas en un amplio espectro de frecuencias.

"En los datos de nuestros primeros ocho sobrevuelos, el MWR de Juno detectó 377 descargas de rayos", dijo Brown. "Se registraron tanto en megahercios como en rango de gigahercios, que es lo que puedes encontrar con las emisiones de rayos terrestres. Creemos que la razón por la que somos los únicos que podemos ver es porque Juno vuela más cerca de los relámpagos que nunca, y estamos buscando una frecuencia de radio que pasa fácilmente a través de la ionosfera de Júpiter".

Si bien la revelación mostró cómo los relámpagos de Júpiter son similares a los de la Tierra, el nuevo documento también señala que donde estos relámpagos destellan en cada planeta es bastante diferente.

"La distribución de los rayos de Júpiter es al revés de la de la Tierra", dijo Brown. "Hay mucha actividad cerca de los polos de Júpiter, pero ninguna cerca del ecuador. Puedes preguntarle a cualquiera que viva en los trópicos; esto no se aplica a nuestro planeta".

¿Por qué los rayos se congregan cerca del ecuador en la Tierra y cerca de los polos en Júpiter?

La Tierra deriva la gran mayoría de su calor externamente de la radiación solar, cortesía de nuestro Sol. Debido a que nuestro ecuador es el más afectado por este rayo de sol, el aire cálido y húmedo se eleva (a través de la convección) más libremente allí, lo que alimenta las imponentes tormentas eléctricas que producen rayos.
 
La órbita de Júpiter está cinco veces más lejos del Sol que la órbita de la Tierra, lo que significa que el planeta gigante recibe 25 veces menos luz solar que la Tierra. Pero a pesar de que la atmósfera de Júpiter obtiene la mayor parte de su calor del propio planeta, esto no vuelve irrelevantes los rayos del Sol. Proporcionan algo de calor, calentando el ecuador de Júpiter más que los polos, del mismo modo que calientan la Tierra. Los científicos creen que este calentamiento en el ecuador de Júpiter es suficiente para crear estabilidad en la atmósfera superior, inhibiendo el aumento del aire caliente desde adentro. Los polos, que no tienen este calor de nivel superior y, por lo tanto, no tienen estabilidad atmosférica, permiten que los gases cálidos del interior de Júpiter se eleven, impulsando la convección y, por lo tanto, creando los ingredientes para el rayo.

"Estos hallazgos podrían ayudar a mejorar nuestra comprensión de la composición, la circulación y los flujos de energía en Júpiter", dijo Brown. Pero surge otra pregunta: "Aunque vemos rayos cerca de ambos polos, ¿por qué se registran principalmente en el polo norte de Júpiter?"

En un segundo artículo sobre rayos de Juno publicado en Nature Astronomy, Ivana Kolmašová de la Academia Checa de Ciencias, Praga, y sus colegas, presentan la base de datos más grande de emisiones de radio de baja frecuencia generadas por rayos alrededor de Júpiter (whistlers) hasta la fecha. El conjunto de datos de más de 1.600 señales, recopiladas por el instrumento de ondas de Juno, es casi 10 veces mayor al registrado por la Voyager 1. Juno detectó tasas pico de cuatro rayos por segundo (similar a las observadas en tormentas eléctricas en la Tierra) que son seis veces más altos que los valores máximos detectados por Voyager 1.

"Estos descubrimientos solo podrían suceder con Juno", dijo Scott Bolton, investigador principal de Juno del Instituto de Investigación del Suroeste en San Antonio. "Nuestra órbita única permite a nuestra nave espacial volar más cerca de Júpiter que cualquier otra nave espacial en la historia, por lo que la potencia de la señal de lo que el planeta está irradiando es mil veces más fuerte. Además, nuestros instrumentos de microondas y de onda de plasma son de última generación, lo que nos permite detectar señales de rayos incluso débiles de la cacofonía de las emisiones de radio de Júpiter".

La nave espacial Juno de la NASA hará su 13° sobrevuelo científico sobre las misteriosas cimas de las nubes de Júpiter el próximo 16 de Julio.

 

Image Credit: NASA/JPL-Caltech

vie

08

jun

2018

La Nave Soyuz se acopla a la ISS con tres nuevos tripulantes

Fuente: NASA

 

La nave espacial Soyuz MS-09 se acopló al módulo Rassvet de la Estación Espacial Internacional el viernes 8 de Junio a las 13:01 GMT, momento en el que ambas naves espaciales sobrevolaban el este de China.

Después de un viaje de dos días, la astronauta Serena Auñón-Chancellor de la NASA, el astronauta Alexander Gerst de la ESA (Agencia Espacial Europea) y el cosmonauta Sergey Prokopyev de Roscosmos ya han llegado a la Estación Espacial Internacional. Su llegada restablece el número de tripulación de la Estación en seis personas. Ahora los tres nuevos inquilinos se unirán a los actuales tripulantes de la ISS, el Comandante Drew Feustel de la Expedición 56 y los Ingenieros de Vuelo Ricky Arnold de la NASA y Oleg Artemyev de Roscosmos.

Las escotillas entre las dos naves espaciales se abrieron a las 15:17 GMT, después de la presurización estándar y las comprobaciones de fugas. Ahora les esperan por delante varios meses conviviendo y trabajando juntos a bordo del complejo orbital.

 

La imagen corresponde a la nave espacial Soyuz MS-09 momentos después de acoplarse al módulo Rassvet de la Estación Espacial. Image Credit: NASA

lun

04

jun

2018

La Nebulosa de la Tarántula y los alrededores en un vistazo

Fuente: NASA

 

Con su intenso brillo, situada a unos 160.000 años luz de distancia, la nebulosa de la Tarántula es el objeto más destacado de la Gran Nube de Magallanes, una galaxia satélite de nuestra Vía Láctea. El telescopio de rastreo del VLT, en el Observatorio Paranal de ESO, en Chile, ha obtenido imágenes muy detalladas de esta región y sus ricos alrededores. Revelan un paisaje cósmico de cúmulos de estrellas, nubes de gas que brillan intensamente y los dispersos restos de explosiones de supernova. Esta es la imagen más nítida obtenida jamás de todo este campo.

Aprovechando las capacidades del VST (Telescopio de rastreo del VLT), instalado en el Observatorio Paranal de ESO (Chile), los astrónomos han captado esta nueva imagen, muy detallada, de la nebulosa de la Tarántula junto con numerosas nebulosas y cúmulos de estrellas vecinos. La Tarántula, también conocida como 30 Doradus, es la región de formación estelar más brillante y más energética del Grupo Local de galaxias.

La nebulosa de la Tarántula, en la parte superior de esta imagen, se extiende a lo largo de más de 1000 años luz y se encuentra en la constelación de Dorado (el delfín) en el extremo sur cielo. Esta impresionante nebulosa es parte de la Gran Nube de Magallanes, una galaxia enana con un tamaño de cerca de 14 000 años luz. La Gran Nube de Magallanes es una de las galaxias más cercanas a la Vía Láctea.

En el centro de la nebulosa de la Tarántula se encuentra un gigantesco y joven cúmulo estelar llamado NGC 2070, una región de estallidos de formación estelar cuyo denso núcleo, R136, contiene algunas de las estrellas más masivas y luminosas conocidas. El primero en registrar el brillante resplandor de la nebulosa de la Tarántula fue el astrónomo francés Nicolas Louis de Lacaille, en 1751.

Otro cúmulo estelar en la nebulosa de la Tarántula, mucho más antiguo, es Hodge 301, en el que se estima que, al menos 40 estrellas, han estallado como supernovas, expandiendo gas en toda la región. Un ejemplo de remanente de supernova es la superburbuja SNR N157B, que incluye el cúmulo estelar abierto NGC 2060. El primero en observar este cúmulo fue el astrónomo británico John Herschel, en 1836, quien utilizó un telescopio reflector de 18,6 pulgadas en el cabo de Buena Esperanza, en Sudáfrica. En las afueras de la nebulosa de la Tarántula, en la parte inferior derecha, es posible identificar la ubicación de la famosa supernova SN 1987A.

A la izquierda de la nebulosa de la Tarántula se puede ver un brillante cúmulo estelar abierto, llamado NGC 2100, que muestra una brillante concentración de estrellas azules rodeadas de estrellas rojas. Este cúmulo fue descubierto en 1826 por el astrónomo escocés James Dunlop mientras trabajaba en Australia y utilizó un telescopio reflector de 9 pulgadas (23 centímetros) que él mismo había construido.

En el centro de la imagen se encuentra el cúmulo estelar y nebulosa de emisión NGC 2074, otra región de formación de estrellas masivas descubierta por John Herschel. Echando un vistazo más de cerca podemos distinguir una estructura de polvo oscuro en forma de caballito de mar, el "Caballito de mar de la Gran Nube de Magallanes". Se trata de una gigantesca estructura en forma de pilar con una longitud de aproximadamente 20 años luz —casi cuatro veces la distancia entre el Sol y la estrella más cercana, Alfa Centauri—. La estructura está condenada a desaparecer en el próximo millón de años: a medida que siguen formándose estrellas en el cúmulo, la luz y los vientos que estas emiten eliminarán lentamente los pilares de polvo.

Esta imagen ha sido obtenida gracias a la cámara de 256 megapíxeles OmegaCAM, especialmente diseñada para el VST. La imagen se ha creado a partir de imágenes de OmegaCAM obtenidas con cuatro filtros coloreadas diferentes, incluyendo uno diseñado para aislar el brillo rojo del hidrógeno ionizado.

 

 

 

La rica región alrededor de la nebulosa de la Tarántula en la Gran Nube de Magallanes. Image Credit: ESO

sáb

02

jun

2018

Juno observa un chorro joviano

Fuente: NASA

 

Una nueva imagen captada por la sonda espacial Juno de la NASA nos muestra una corriente en chorro atravesando la atmósfera de Júpiter. La corriente en chorro, llamada Jet N2, fue capturada a lo largo de los dinámicos cinturones templados del norte del planeta gigante gaseoso. Es la secuencia blanca visible desde la parte superior izquierda a la parte inferior derecha de la imagen.

La imagen a color mejorado se tomó el pasado 23 de Mayo a las 22:34 PST (madrugada del 24 de Mayo a las 6:34 GMT), cuando Juno realizaba su 13º acercamiento a Júpiter. En el momento en que se tomó la imagen, la nave espacial se encontraba a tan solo 5.659 kilómetros de la parte superior de las nubes del planeta, a una latitud septentrional de 32.9 grados.

Los científicos ciudadanos Gerald Eichstädt y Seán Doran crearon esta imagen usando datos de la cámara JunoCam de la nave espacial.

 

Image Credit: NASA/JPL-Caltech

mié

30

may

2018

InSight corrige su trayectoria

Fuente: NASA

 

El módulo de aterrizaje InSight de la NASA realizó su primera maniobra para corregir la trayectoria en su viaje rumbo a Marte. InSight, siglas de Exploración Interior que utiliza Investigaciones Sísmicas, Geodesia y Transporte de Calor, es la primera misión dedicada a explorar el interior profundo de Marte.

El módulo de aterrizaje está actualmente encapsulado en un escudo protector, que se lanzó sobre un cohete Atlas V 401 el 5 de Mayo desde la Base Aérea de Vandenberg en el centro de California. El pasado martes 22 de Mayo, la nave espacial encendió sus propulsores por primera vez para cambiar su trayectoria de vuelo. Esta actividad, llamada maniobra de corrección de trayectoria, ocurrirá un máximo de seis veces para guiar el módulo de aterrizaje a Marte.

Cada lanzamiento comienza con un cohete. Eso es necesario para que una nave espacial salga de la gravedad de la Tierra, pero los cohetes no completan el viaje a otros planetas. Antes del lanzamiento, cada pieza de hardware que se dirige a Marte se limpia, lo que limita el número de microbios de la Tierra que podrían viajar en la nave espacial. Sin embargo, el cohete y su etapa superior, llamado Centauro, no reciben el mismo tratamiento especial.

Como resultado, los lanzamientos de Marte implican apuntar el cohete justo fuera del objetivo para que salga volando hacia el espacio. Por separado, la nave realiza una serie de maniobras de corrección de trayectoria guiándolo al Planeta Rojo. Esto asegura que solo la nave espacial limpia aterrice en el planeta, mientras que la etapa superior no se acerca.

Se requieren cálculos precisos para que InSight llegue exactamente al lugar correcto en la atmósfera de Marte en el momento preciso, lo que dará como resultado un aterrizaje el 26 de Noviembre. A cada paso del camino, un equipo de navegantes calcula la posición y la velocidad de la nave espacial. Luego diseñan maniobras para entregarlo a un punto de entrada en Marte. Ese equipo de navegación está basado en el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA en Pasadena, California, que lidera la misión InSight.

"Esta primera maniobra es la más grande que llevaremos a cabo", dijo Fernando Abilleira de JPL, Gerente Adjunto de Diseño y Navegación de la Misión de InSight. "Los propulsores se encenderán durante aproximadamente 40 segundos para impartir un cambio de velocidad de 3,8 metros por segundo a la nave espacial.

Especialmente al comienzo de ese viaje, los navegantes confían en la Red del Espacio Profundo (DSN) de la NASA para rastrear la nave espacial. El DSN es un sistema de antenas ubicado en tres sitios alrededor de la Tierra. A medida que el planeta gira, cada uno de estos sitios entra en el alcance de la nave espacial de la NASA, haciendo ping con señales de radio para rastrear sus posiciones. Las antenas también envían y reciben datos de esta manera.

El DSN puede proporcionar mediciones muy precisas sobre la posición y la velocidad de la nave espacial. Pero predecir dónde estará InSight después de encender sus propulsores requiere muchos modelos, dijo Abilleira. A medida que el viaje a Marte avanza, los navegantes tienen más información sobre las fuerzas que actúan en una nave espacial. Eso les permite perfeccionar aún más sus modelos. En combinación con las mediciones de seguimiento DSN, estos modelos les permiten conducir con precisión la nave espacial hasta el punto de entrada deseado.

"La navegación se trata de estadísticas, probabilidad e incertidumbre", dijo Abilleira. "A medida que recolectamos más información sobre las fuerzas que actúan sobre la nave espacial, podemos predecir mejor cómo se está moviendo y cómo las maniobras futuras afectarán su camino".

EL encendido de 40 segundos de ayer depende de cuatro de los ocho propulsores de la nave espacial. Un grupo separado de cuatro se enciende de forma autónoma todos los días para mantener los paneles solares de la nave apuntando hacia el Sol y sus antenas apuntando a la Tierra. Si bien es necesario para mantener la orientación, estos pequeños encendidos diarios también introducen errores que los navegadores deben tener en cuenta y contrarrestar.

"Todo el mundo ha estado trabajando duro desde el lanzamiento para evaluar lo que estas pequeñas fuerzas han hecho en la trayectoria", dijo Allen Halsell de JPL, jefe del equipo de navegación de InSight. "La gente ha trabajado muchas horas para analizar eso. Para los ingenieros, es un problema muy interesante y divertido de tratar de resolver".

Cuando la nave espacial esté a solo unas horas de Marte, la atracción gravitacional del planeta, o gravedad, comenzará a impulsar la nave espacial. En ese punto, el equipo de InSight se preparará para el próximo hito después del viaje: hacer la reentrada en la atmósfera de Marte, descender a la superficie y aterrizar InSight.

 

El módulo de aterrizaje InSight de la NASA realizó su primera maniobra para corregir la trayectoria en su viaje rumbo a Marte. Image Credit: NASA/JPL-Caltech

lun

28

may

2018

Fallece Alan Bean, el cuarto hombre en pisar la Luna

Fuente: NASA

 

El astronauta Alan Bean, piloto del módulo lunar en el Apollo XII y cuarto hombre en caminar sobre la Luna  ha fallecido este sábado 26 de Mayo a los 86 años en un hospital de Houston, Texas, después de sufrir una repentina enfermedad mientras viajaba en Fort Wayne, Indiana, dos semanas antes.

"Alan era el hombre más fuerte y amable que jamás haya conocido. Él era el amor de mi vida y lo extraño mucho. Un nativo de Texas, Alan murió pacíficamente en Houston rodeado de aquellos que lo amaban", dijo en un comunicado Leslie Bean, esposa de Alan Bean durante 40 años.

Bean, piloto de pruebas de la Marina de los EE. UU., fue uno de los 14 aprendices seleccionados por la NASA para su tercer grupo de astronautas en Octubre de 1963. Voló dos veces al espacio, primero como piloto del módulo lunar en el Apollo XII, la segunda misión de aterrizaje lunar, en Noviembre de 1969, y luego como comandante del segundo vuelo con tripulación a la primera estación espacial de los Estados Unidos, Skylab, en julio de 1973.

En total, Bean pasó 69 días, 15 horas y 45 minutos en el espacio, incluyendo 31 horas y 31 minutos en la superficie de la Luna.

Bean se retiró de la Marina en 1975 y de la NASA en 1981. En las cuatro décadas transcurridas desde entonces, dedicó su tiempo a otra de sus grandes pasiones: la pintura. Sus pinturas con el tema del Apolo presentaban lienzos con textura con impresiones de botas lunares y fueron hechas usando acrílicos incrustados con pequeños trozos de sus parches de misión manchados de polvo lunar.

Como homenaje, queremos destacar la entrevista que en 2014 Alan Bean le concedió al ingeniero de JSC Eduardo García Llama para ser publicada en nuestra web.

Descansa en Paz, querido Bean, junto a las estrellas.

jue

24

may

2018

TESS, envia su primera imagen

Fuente: NASA

 

El nuevo cazador de planetas de la NASA, Transiting Exoplanet Survey Satellite (TESS), está un paso más cerca de la búsqueda de nuevos mundos después de completar con éxito un sobrevuelo lunar el 17 de Mayo. La nave espacial pasó a aproximadamente 8.000 kilómetros de la Luna, lo que proporcionó impulso a TESS para navegar hacia su órbita final de trabajo.

Como parte de la puesta en marcha de la cámara, el equipo de ciencia realizó una exposición de prueba de dos segundos utilizando una de las cuatro cámaras de TESS. La imagen, centrada en la constelación del sur Centaurus, revela más de 200.000 estrellas. El borde de la Nebulosa Saco de Carbón está en la esquina superior derecha y la estrella brillante Beta Centauri es visible en el borde inferior izquierdo. Se espera que TESS cubra más de 400 veces más cielo del que se muestra en esta imagen con sus cuatro cámaras durante su búsqueda inicial de dos años de exoplanetas. Se espera que en Junio se publique una imagen de calidad científica, también conocida como imagen de "primera luz".

TESS se someterá a un encendido final del propulsor el 30 de Mayo para ingresar a su órbita científica alrededor de la Tierra. Esta órbita altamente elíptica maximizará la cantidad de cielo que la nave espacial puede generar, lo que le permite monitorear continuamente grandes franjas del cielo. Se espera que TESS comience las operaciones científicas a mediados de Junio después de alcanzar esta órbita y completar las calibraciones de la cámara.

Lanzado desde la Estación de la Fuerza Aérea de Cabo Cañaveral en Florida el 18 de Abril, TESS es el siguiente paso en la búsqueda de la NASA de planetas fuera de nuestro Sistema Solar, conocidos como exoplanetas. La misión observará casi todo el cielo para monitorear estrellas cercanas y brillantes en busca de tránsitos, caídas periódicas en el brillo de una estrella causadas por un planeta que pasa frente a la estrella. Se espera que TESS encuentre miles de exoplanetas. El próximo Telescopio Espacial James Webb de la NASA, programado para su lanzamiento en 2020, proporcionará importantes observaciones de seguimiento de algunos de los exoplanetas más prometedores descubiertos por TESS, permitiendo a los científicos estudiar sus atmósferas.

 

Esta imagen de prueba de una de las cuatro cámaras a bordo de TESS captura una franja del cielo del sur a lo largo del plano de nuestra galaxia. Se espera que TESS cubra más de 400 veces la cantidad de cielo que se muestra en esta imagen cuando se usen las cuatro cámaras durante las operaciones científicas. Image Credit: NASA/MIT/TESS

jue

10

may

2018

Se estudia como traer suelo marciano a la Tierra

Fuente: NASA

 

La ESA y la NASA firmaron ayer una declaración conjunta para explorar conceptos de cara a misiones para traer muestras de suelo marciano a la Tierra. 

Los grandes descubrimientos de las misiones en órbita y sobre el suelo de Marte han transformado nuestra comprensión del Planeta Rojo, han arrojado luz sobre la formación de nuestro Sistema Solar y nos han ayudado a entender nuestro propio planeta. El siguiente paso es traer muestras a la Tierra para su análisis exhaustivo en los más modernos laboratorios, donde los resultados podrán verificarse de forma independiente y las muestras volverán a ser analizadas a medida que continúen evolucionando las técnicas de laboratorio. 

Traer muestras marcianas a la Tierra no es tarea fácil: serán necesarias al menos tres misiones desde la Tierra y el lanzamiento de un cohete desde Marte, algo nunca visto.

Una primera misión de la NASA, Mars Rover 2020, recogerá muestras superficiales en recipientes del tamaño de un bolígrafo mientras explora el Planeta Rojo. Hasta 31 recipientes se llenarán y quedarán listos para su retirada: geocaché a nivel interplanetario. 

Al mismo tiempo, el robot ExoMars de la ESA, que llegará a Marte en 2021, perforará hasta dos metros por debajo de la superficie en busca de rastros de vida.

Una segunda misión con un pequeño robot de recogida aterrizaría cerca y retiraría las muestras en una operación de búsqueda y captura marciana. Este rover traería las muestras de vuelta a su módulo de aterrizaje y las colocaría en un Vehículo de Ascenso a Marte, un pequeño cohete que lanzaría el contenedor, del tamaño de un balón de fútbol, a la órbita marciana.

Un tercer lanzador desde la Tierra enviaría una nave a la órbita marciana, donde capturaría los recipientes con las muestras. Una vez recuperadas las muestras y cargadas en un vehículo de entrada a la Tierra, la nave regresaría y soltaría el vehículo, que aterrizaría en Estados Unidos. Allí se recuperarían las muestras y se pondrían en cuarentena para su análisis detallado por parte de un equipo de científicos internacionales. 

La declaración firmada ayer durante la feria aeroespacial ILA Berlin por el director de Exploración Humana y Robótica de la ESA, David Parker, y el administrador asociado de la Dirección de Misiones Científicas de la NASA, Thomas Zurbuchen, subraya los papeles que podría desempeñar cada agencia y cómo podrían ofrecerse apoyo mutuo.

Como destaca David: “Una misión de recuperación de muestras marcianas es una visión tentadora, pero viable, que abarca muchos de los motivos de explorar el espacio”. 

“Sin duda, la oportunidad de traer a la Tierra muestras puras y cuidadosamente escogidas del Planeta Rojo para su análisis en las instalaciones más avanzadas resulta muy atractiva para cualquier científico planetario. Reconstruir la historia de Marte y responder a cuestiones sobre su pasado son solo dos áreas de descubrimiento en las que se avanzará espectacularmente con una misión así”.

“Los retos de ir a Marte y volver hacen necesario desarrollar una colaboración internacional y comercial, que reúna a los mejores de cada campo. En la ESA, con nuestros 22 Estados miembros y nuestros socios, la cooperación internacional es parte de nuestro ADN”.

“Anteriores misiones a Marte revelaron antiguos cauces y la química perfecta que podría haber dado lugar a vida microbiana en el Planeta Rojo —recuerda Thomas—. Con una muestra podríamos dar un gran paso adelante en nuestra comprensión del potencial de Marte de albergar vida”.

“Estoy deseando entrar en contacto y colaborar con los socios internacionales y comerciales para abordar los asombrosos retos tecnológicos que se nos presentan y que nos permitirán traer de vuelta muestras de tierra marciana”.

Los resultados de los estudios se presentarán en el próximo consejo de la ESA a nivel ministerial, que tendrá lugar en 2019, y en el que se decidirá la continuación de estas misiones. 

El orbitador de ExoMars de la ESA ya está circunvalando el Planeta Rojo para investigar su atmósfera. Esta semana, transmitirá datos del rover Curiosity de la NASA a la Tierra, demostrando también su valía como satélite relé. Se trata de un ejemplo de buena colaboración con la NASA y ofrece una infraestructura de comunicaciones esencial alrededor de Marte.

Los hallazgos de la misión ExoMars podrían ayudar a decidir qué muestras guardar y traer a la Tierra durante la misión de recuperación de muestras de Marte.

 

Image Credit: NASA/ESA/Hubble

lun

07

may

2018

InSight despega con exito rumbo a Marte

Fuente: NASA

 

La misión InSight de la NASA ya ha comenzado su viaje rumbo a Marte. La madrugada del sábado 5 de Mayo a las 4:05 hora local de California (11:05 GMT), despegaba InSight a bordo de un cohete Atlas V de United Launch Alliance desde el Complejo-3 de Lanzamiento Espacial en la Base Aérea Vandenberg en California. Por delante le quedan seis meses de viaje hasta su llegada al Planeta Rojo.

A bordo del mismo cohete viaja un experimento de tecnología de la NASA separado conocido como Mars Cube One (MarCO). MarCO consiste en dos mini naves espaciales y será la primera prueba de la tecnología CubeSat en el espacio profundo. Están diseñados para probar nuevas capacidades de comunicación y navegación para futuras misiones y pueden ayudar a las comunicaciones de InSight.

La misión InSight, un módulo de aterrizaje estacionario, será la primera misión dedicada a explorar el profundo interior de Marte. También será la primera misión de la NASA desde los aterrizajes lunares del Apolo en colocar un sismómetro, un dispositivo que mide los terremotos, en el suelo de otro planeta.

"De alguna manera, InSight es como una máquina del tiempo científica que traerá información sobre las primeras etapas de la formación de Marte hace 4.500 millones de años", dijo Bruce Banerdt del JPL, investigador principal de InSight. "Nos ayudará a comprender cómo se forman los cuerpos rocosos, incluida la Tierra, su luna e incluso planetas en otros sistemas solares".

InSight lleva consigo un conjunto de instrumentos sensibles para recopilar datos y, a diferencia de una misión móvil, estos instrumentos requieren un módulo de aterrizaje fijo desde el que puedan colocarse con cuidado sobre y debajo de la superficie marciana.

En cierto sentido, Marte es el exoplaneta de al lado, un ejemplo cercano de cómo el gas, el polvo y el calor se combinan y se organizan en un planeta. Mirar hacia el interior de Marte permitirá que los científicos comprendan cuán diferentes son la corteza, el manto y el núcleo de la Tierra.

La NASA no es la única agencia entusiasmada con la misión. Varios socios europeos aportaron instrumentos o componentes de instrumentos a la misión InSight. El Centro Nacional de Estudios Espaciales de Francia dirigió un equipo multinacional que construyó un sismómetro ultrasensible para detectar movimientos sísmicos en Marte. El Centro Aeroespacial Alemán (DLR) desarrolló una sonda térmica que puede enterrarse hasta 5 metros bajo tierra y medir el calor que fluye desde el interior del planeta.

"InSight es una misión espacial verdaderamente internacional", dijo Tom Hoffman, gerente de proyectos de JPL. "Nuestros socios han entregado instrumentos increíblemente capaces que permitirán reunir ciencia única después de aterrizar".

 

Concepto artístico de la misión InSight trabajando en Marte. Image Credit: NASA/JPL-Caltech

vie

04

may

2018

InSight se prepara para su viaje a Marte

Fuente: NASA

 

La próxima misión de la NASA a Marte, Insight, está programada para ser lanzada el sábado 5 de Mayo a las 11:05 GMT desde el Complejo-3 de Lanzamiento Espacial en la Base Aérea Vandenberg en California a bordo de un cohete Atlas V de United Launch Alliance.

A bordo del mismo cohete viajará un experimento de tecnología de la NASA separado conocido como Mars Cube One (MarCO). MarCO consiste en dos mini naves espaciales y será la primera prueba de la tecnología CubeSat en el espacio profundo. Están diseñados para probar nuevas capacidades de comunicación y navegación para futuras misiones y pueden ayudar a las comunicaciones de InSight.

La misión InSight, un módulo de aterrizaje estacionario, será la primera misión dedicada a explorar el profundo interior de Marte. También será la primera misión de la NASA desde los aterrizajes lunares del Apolo en colocar un sismómetro, un dispositivo que mide los terremotos, en el suelo de otro planeta.

"De alguna manera, InSight es como una máquina del tiempo científica que traerá información sobre las primeras etapas de la formación de Marte hace 4.500 millones de años", dijo Bruce Banerdt del JPL, investigador principal de InSight. "Nos ayudará a comprender cómo se forman los cuerpos rocosos, incluida la Tierra, su luna e incluso planetas en otros sistemas solares".

InSight lleva consigo un conjunto de instrumentos sensibles para recopilar datos y, a diferencia de una misión móvil, estos instrumentos requieren un módulo de aterrizaje fijo desde el que puedan colocarse con cuidado sobre y debajo de la superficie marciana.

En cierto sentido, Marte es el exoplaneta de al lado, un ejemplo cercano de cómo el gas, el polvo y el calor se combinan y se organizan en un planeta. Mirar hacia el interior de Marte permitirá que los científicos comprendan cuán diferentes son la corteza, el manto y el núcleo de la Tierra.

La NASA no es la única agencia entusiasmada con la misión. Varios socios europeos aportaron instrumentos o componentes de instrumentos a la misión InSight. El Centro Nacional de Estudios Espaciales de Francia dirigió un equipo multinacional que construyó un sismómetro ultrasensible para detectar movimientos sísmicos en Marte. El Centro Aeroespacial Alemán (DLR) desarrolló una sonda térmica que puede enterrarse hasta 5 metros bajo tierra y medir el calor que fluye desde el interior del planeta.

"InSight es una misión espacial verdaderamente internacional", dijo Tom Hoffman, gerente de proyectos de JPL. "Nuestros socios han entregado instrumentos increíblemente capaces que permitirán reunir ciencia única después de aterrizar".

 

Concepto artístico del módulo de aterrizaje de la misión InSight trabajando en la superficie de Marte. Image Credit: NASA/JPL-Caltech

mié

18

abr

2018

Un paseo por el polo norte de Júpiter

Fuente: NASA

 

Científicos que trabajan en la misión Juno de la NASA a Júpiter compartieron un espectacular vídeo infrarrojo tridimensional que muestra ciclones densamente empaquetados y anticiclones que impregnan las regiones polares del planeta, y la primera vista detallada de una dinamo o motor que impulsa el campo magnético de cualquier planeta más allá de la Tierra. Esos son algunos de los elementos presentados durante la Asamblea General de la Unión Europea de Geociencias en Viena, Austria, el miércoles 11 de Abril.

Los científicos han tomado los datos recopilados por el instrumento JIRAM (Jovian Infrared Auroral Mapper) de la nave espacial para generar el vuelo tridimensional del polo norte del mundo joviano. Escaneando en la parte infrarroja del espectro, JIRAM captura la luz que emerge desde el interior de Júpiter igualmente bien, de noche o de día. El instrumento explora la capa de clima de 50 a 70 kilómetros por debajo de las nubes de Júpiter. Las imágenes ayudarán al equipo a comprender las fuerzas que actúan en la animación: un polo norte dominado por un ciclón central rodeado por ocho ciclones circumpolares con diámetros que van desde 4.000 a 4.600 kilómetros.

"Antes de Juno, solo podíamos adivinar cómo serían los polos de Júpiter", dijo Alberto Adriani, coinvestigador de Juno del Instituto de Astrofísica Espacial y Planetología de Roma. "Ahora, con Juno volando sobre los polos a corta distancia, permite la recolección de imágenes infrarrojas en los patrones del clima polar de Júpiter y sus ciclones masivos en una resolución espacial sin precedentes".
Otra investigación de Juno ha sido sobre la composición interior del gigante de gas. Una de las piezas más grandes en su descubrimiento ha sido comprender cómo gira el interior profundo de Júpiter.

"Antes de Juno, no podíamos distinguir entre los modelos extremos de la rotación interior de Júpiter, que encajaban con los datos recopilados por las observaciones basadas en la Tierra y otras misiones espaciales profundas", dijo Tristan Guillot, co-investigador de Juno de la Université Côte d'Azur, Niza, Francia. "Pero Juno es diferente: orbita el planeta de polo a polo y se acerca a Júpiter más que ninguna otra nave espacial. Gracias al increíble aumento en la precisión aportado por los datos de gravedad de Juno, esencialmente hemos resuelto el problema de cómo gira el interior de Júpiter: las zonas y cinturones que vemos en la atmósfera girando a diferentes velocidades se extienden aproximadamente 3.000 kilómetros.

"En este punto, el hidrógeno se vuelve lo suficientemente conductor como para ser arrastrado a una rotación casi uniforme por el poderoso campo magnético del planeta".

Los mismos datos utilizados para analizar la rotación de Júpiter contienen información sobre la estructura y composición interior del planeta. No saber la rotación interior limitaba severamente la capacidad de sondear el interior profundo. "Ahora nuestro trabajo realmente puede comenzar en serio, determinando la composición interior del planeta más grande del sistema solar", dijo Guillot.

En la reunión, el investigador adjunto principal de la misión, Jack Connerney de Space Research Corporation, Annapolis, Maryland, presentó la primera vista detallada de la dinamo, o motor, que alimenta el campo magnético de Júpiter.

Connerney y sus colegas produjeron el nuevo modelo del campo magnético a partir de mediciones realizadas durante ocho órbitas de Júpiter. De ellos, derivaron mapas del campo magnético en la superficie y en la región debajo de la superficie donde se cree que se origina la dinamo. Debido a que Júpiter es un gigante gaseoso, la "superficie" se define como un radio de Júpiter, que es de aproximadamente 71,450 kilómetros.

Estos mapas proporcionan un avance extraordinario en el conocimiento actual y guiarán al equipo científico en la planificación de las observaciones restantes de la nave espacial.

"Estamos descubriendo que el campo magnético de Júpiter no se parece a nada a lo imaginado anteriormente", dijo Connerney. "Las investigaciones de Juno sobre el entorno magnético en Júpiter representan el comienzo de una nueva era en los estudios de las dinamos planetarias".

 

 

mar

17

abr

2018

Se aplaza la Misión TESS

Fuente: NASA

 

La NASA y SpaceX han decidido aplazar hasta el miércoles 18 de Abril el lanzamiento del cohete Falcon 9 con el satélite de la misión TESS para llevar a cabo análisis adicionales de orientación, navegación y sistemas de control. La nave espacial TESS goza de excelente salud y permanece lista para el lanzamiento. TESS se lanzará en un cohete Falcon 9 desde el Complejo de Lanzamiento Espacial 40 en la Estación de la Fuerza Aérea de Cabo Cañaveral en Florida.

El objetivo de esta nueva misión de la NASA será encontrar mundos desconocidos alrededor de las estrellas cercanas, proporcionando objetivos donde futuros estudios evaluarán su capacidad para albergar vida.

"Una de las preguntas más importantes en la exploración de exoplanetas es: si un astrónomo encuentra un planeta en la zona habitable de una estrella, ¿será interesante desde el punto de vista de un biólogo?", dijo George Ricker, investigador principal de TESS en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) ) Instituto Kavli de Astrofísica e Investigación Espacial en Cambridge, que lidera la misión. "Esperamos que TESS descubra una serie de planetas cuyas composiciones atmosféricas, que tienen posibles pistas sobre la presencia de la vida, podrían ser medidas con precisión por futuros observadores".

El 15 de marzo, la nave espacial pasó una revisión que confirmó que estaba lista para el lanzamiento. Posteriormente, los preparativos de lanzamiento finales incluyeron el encapsulado de la nave espacial dentro del carenado de carga útil de su cohete Falcon 9 de SpaceX.

Una vez puesta en órbita y con la ayuda de la asistencia gravitacional de la Luna, la nave espacial se establecerá en una órbita de 13,7 días alrededor de la Tierra. Sesenta días después del lanzamiento, y tras llevar a cabo las pruebas de sus instrumentos, el satélite comenzará su misión inicial de dos años.

Cuatro cámaras de campo amplio le darán a TESS un campo de visión que cubre el 85 por ciento de todo nuestro cielo. Dentro de esta vasta perspectiva visual, el cielo se ha dividido en 26 sectores que TESS observará uno por uno. El primer año de observaciones mapeará los 13 sectores que abarcan el cielo del sur, y el segundo año mapeará los 13 sectores del cielo del norte.

 

La nave espacial buscará un fenómeno conocido como tránsito, en el que un planeta pasa frente a su estrella, causando una caída periódica y regular en el brillo de la estrella. La nave espacial Kepler de la NASA utilizó el mismo método para detectar más de 2.600 exoplanetas confirmados, la mayoría de ellos orbitando estrellas débiles a 300 o 3.000 años luz de distancia.

"Aprendimos de Kepler que hay más planetas que estrellas en nuestro cielo, y ahora TESS nos abrirá los ojos a la variedad de planetas alrededor de algunas de las estrellas más cercanas", dijo Paul Hertz, director de la División de Astrofísica en la sede de la NASA. "TESS lanzará una red más amplia que nunca para mundos enigmáticos cuyas propiedades pueden ser probadas por el próximo Telescopio Espacial James Webb de la NASA y otras misiones".

TESS se concentrará en estrellas a menos de 300 años luz de distancia y de 30 a 100 veces más brillantes que los objetivos de Kepler. El brillo de estas estrellas objetivo permitirá a los investigadores utilizar la espectroscopía, el estudio de la absorción y emisión de la luz, para determinar la masa, densidad y composición atmosférica de un planeta. El agua y otras moléculas clave en su atmósfera pueden darnos pistas sobre la capacidad de un planeta para albergar vida.

"TESS está abriendo una puerta para un nuevo tipo de estudio", dijo Stephen Rinehart, científico del proyecto TESS en el Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA en Greenbelt, Maryland, que administra la misión. "Vamos a poder estudiar planetas individuales y comenzar a hablar sobre las diferencias entre los planetas". Los objetivos que encuentre TESS van a ser temas fantásticos para la investigación en las próximas décadas. Es el comienzo de una nueva era de investigación de exoplanetas ".

A través del Programa TESS Guest Investigator , la comunidad científica mundial podrá participar en investigaciones fuera de la misión central de TESS, mejorando y maximizando el retorno de la ciencia de la misión en áreas que van desde la caracterización de exoplanetas hasta la astrofísica estelar y la ciencia del sistema solar.

"No creo que sepamos todo lo que TESS va a lograr", dijo Rinehart. "Para mí, la parte más emocionante de cualquier misión es el resultado inesperado, el que nadie vio venir".

mié

11

abr

2018

¿Un frente frío cósmico en el espacio?

Fuente: NASA

 

Los astrónomos han descubierto enormes "sistemas meteorológicos" que son millones de años luz en extensión y más antiguos que el Sistema Solar.

Los investigadores utilizaron el Observatorio de Rayos X Chandra de la NASA para estudiar un frente frío ubicado en el cúmulo de galaxias Perseo que se extiende cerca de dos millones de años luz, o aproximadamente 10 mil millones de millas.

Los cúmulos de galaxias son los objetos más grandes y masivos en el Universo que se mantienen unidos por la gravedad. Entre los cientos o incluso miles de galaxias en un cúmulo, hay vastas reservas de gas supercalentado que brillan con luz de rayos X.

El frente frío en el grupo Perseo consiste en una persistente banda de gas relativamente densa con una temperatura 'fría' de unos 30 millones de grados moviéndose a través de gas caliente de menor densidad con una temperatura de aproximadamente 80 millones de grados. El enorme frente estudiado con el Chandra se formó hace unos 5.000 millones de años y ha estado viajando a velocidades de alrededor de 480.000 kilómetros por hora desde entonces. Sorprendentemente, el frente se ha mantenido extremadamente definido con el paso de los eones, en lugar de difuminarse.

"El tamaño, la edad, la velocidad y la nitidez de este frente frío son notables", dijo Walker del Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA en Greenbelt, Maryland, quien dirigió el estudio. "Todo sobre este sistema climático cósmico es extremo".

Mientras que los frentes fríos en la atmósfera de la Tierra son impulsados por la rotación del planeta, los que surcan las atmósferas de cúmulos de galaxias como Perseo son causados por colisiones entre el cúmulo y otros cúmulos de galaxias. Estas colisiones ocurren típicamente cuando la gravedad del grupo principal tira del grupo más pequeño hacia el interior de su núcleo central. Si el grupo más pequeño hace un pase cercano por el núcleo central, la atracción gravitacional entre ambas estructuras hace que el gas en el núcleo se mueva como el vino arremolinado en un vaso. El chapoteo produce un patrón en espiral de frentes fríos que se mueven hacia afuera a través del gas del cúmulo.

Uno de los aspectos más sorprendentes de esta nueva investigación es que el frente frío en Perseo permanece bien definido, incluso después de miles de millones de años. A medida que el frente frío viaja a través del cúmulo de galaxias, pasa a través de un entorno hostil de ondas sonoras y turbulencias causadas por los estallidos del agujero negro supermasivo en el centro de Perseo.

"De alguna manera, frente a todo este bombardeo, el frente frío ha sobrevivido intacto", dijo el coautor John ZuHone, del Centro Harvard-Smithsonian de Astrofísica. "En lugar de ser erosionado, en realidad se ha dividido en dos bordes bien definidos". "No estamos del todo seguros de lo que hace que este frente frío sea tan resistente, pero nuestras simulaciones informáticas brindan algunas pistas importantes", dijo Jeremy Sanders , coautor de la Universidad de Cambridge en el Reino Unido. "Parece que los campos magnéticos se han cubierto sobre el frente frío, actuando casi como un escudo contra el aluvión de fuerzas del resto del grupo".

Estas observaciones del Chandra, junto con el trabajo teórico, proporcionan información útil sobre la fuerza del campo magnético a lo largo del frente frío. En sus simulaciones, los investigadores probaron los efectos de tres intensidades de campo magnético diferentes. Con el campo magnético más fuerte no se observó división en el frente frío, y con el campo magnético más débil, el frente frío se volvió borroso. En cambio, la simulación con un campo magnético de intensidad intermedia reprodujo el frente frío dividido.

Aurora Simionescu y sus colaboradores descubrieron originalmente el frente frío de Perseo en 2012 utilizando datos del ROSAT alemán (ROentgen SATellite), el Observatorio XMM-Newton de la ESA y el satélite de rayos X Suzaku de Japón. La visión de rayos X de alta resolución del Chandra permitió la primera observación de la nitidez y la división del antiguo frente frío que se realizará.

 

Los investigadores utilizaron el Observatorio de Rayos X Chandra de la NASA para estudiar un frente frío ubicado en el cúmulo de galaxias Perseo que se extiende cerca de dos millones de años luz, o aproximadamente 10 mil millones de millas. Image Credit: NASA/CXC/GSFC/S. Walker, ESA/XMM, ROSAT

mar

10

abr

2018

ExoMars empieza su misión cientifica

Fuente: NASA

 

El orbitador ExoMars pronto comenzará a buscar gases asociados a procesos geológicos o biológicos activos en Marte. 

El Satélite para el estudio de Gases Traza (TGO) ha alcanzado su órbita definitiva tras un año de ‘aerofrenado’, que finalizó el pasado febrero. Durante esta emocionante operación, la nave pasó rozando el extremo de la atmósfera superior, empleando la resistencia de sus alas solares para transformar la órbita fuertemente elíptica de cuatro días, de unos 200 x 98.000 km, en su órbita final, mucho más baja y prácticamente circular, a unos 400 km de altitud.

Ahora circunvala Marte cada dos horas y, tras la calibración y la instalación de nuevo software, comenzará las observaciones científicas rutinarias. 

“Se trata de un momento crucial para el programa ExoMars y de un logro fantástico para Europa”, reconoce Pia Mitschdoerfer, responsable de la misión TGO. 

“Hemos alcanzado esta órbita por primera vez mediante aerofrenado y con el orbitador más pesado jamás visto en Marte, listo para comenzar a buscar signos de vida desde su posición orbital”. 

“En un par de semanas comenzaremos la misión científica y ya estamos deseando ver qué revelarán las primeras mediciones”, señala Håkan Svedhem, científico del proyecto. 

“Contamos con sensibilidad para detectar gases poco frecuentes en proporciones minúsculas y con el potencial de descubrir si Marte sigue activo, ya sea desde el punto de vista biológico o geológico”. 

El principal objetivo es elaborar un inventario detallado de los gases traza, que suponen menos del 1 % del volumen total de la atmósfera del planeta. En particular, el orbitador buscará rastros de metano y otros gases que podrían atestiguar la presencia de actividad biológica o geológica. 

En la Tierra, la mayoría del metano procede de organismos vivos. También es el principal componente de los yacimientos naturales de hidrocarburos gaseosos, a lo que hay que sumar la actividad volcánica e hidrotermal. 

Se espera que el metano de Marte tenga una antigüedad relativamente corta, de unos 400 años, ya se descompone por efecto de la luz ultravioleta del Sol. También reacciona con otros componentes en la atmósfera y se ve mezclado y dispersado por los vientos. Así, si se detecta hoy, es posible que fuera generado o liberado no hace mucho a partir de un yacimiento antiguo. 

Aunque se ha apuntado a posibles detecciones anteriores por parte de Mars Express de la ESA y, más recientemente, por parte del róver Curiosity de la NASA, siguen siendo objeto de debate.


El TGO puede detectar y analizar metano y otros gases traza incluso a bajísimas concentraciones, con una precisión tres órdenes de magnitud mayor que mediciones anteriores. También permitirá distinguir entre los distintos orígenes.

Los cuatro instrumentos del satélite efectuarán mediciones complementarias de la atmósfera, la superficie y el subsuelo. La cámara ayudará a caracterizar las formaciones en superficie que podrían estar relacionadas con fuentes de gases traza.

Sus otros tres instrumentos también buscarán hielo de agua oculto bajo la superficie que, junto a las potenciales fuentes de gases traza, podría ayudar a definir los lugares de aterrizaje de futuras misiones.

Además, el satélite pronto empezará a funcionar como relé de comunicaciones para los robots Opportunity y Curiosity de la NASA, adelantándose además a la llegada del módulo de aterrizaje InSight de la NASA, que llegará al planeta este mismo año, y al róver y la plataforma científica de superficie de ExoMars, que llegarán en marzo de 2021. 

Los tests de retransmisión preliminares con los vehículos de la NASA se llevaron a cabo en noviembre de 2016, poco después de la llegada del orbitador al planeta. Con el tiempo, este ofrecerá múltiples conexiones de relé de datos a la semana.

 

Concepto artístico del satélite para el estudio de Gases Traza (TGO) orbitando Marte. Image Credit: ESA/ATG medialab

lun

09

abr

2018

El Hubble realiza una precisa medición de distancia a NGC 6397

Fuente: NASA

 

 

Los astrónomos que usan el Telescopio Espacial Hubble de la NASA han medido con precisión por primera vez la distancia a uno de los objetos más antiguos del universo, un grupo de estrellas nacidas poco después del Big Bang.

Este nuevo criterio de distancia refinado proporciona una estimación independiente para la edad del universo. La nueva medición también ayudará a los astrónomos a mejorar los modelos de evolución estelar. Los cúmulos de estrellas son el ingrediente clave en los modelos estelares porque las estrellas en cada agrupación están a la misma distancia, tienen la misma edad y tienen la misma composición química. Por lo tanto, constituyen una única población estelar para estudiar.

Este conjunto estelar, un cúmulo de estrellas globulares llamado NGC 6397, es uno de los cúmulos más cercanos a la Tierra. La nueva medición establece la distancia del cúmulo a 7.800 años luz de distancia, con solo un margen de error del 3 por ciento.

Hasta ahora, los astrónomos han estimado las distancias a los cúmulos globulares de nuestra galaxia comparando las luminosidades y los colores de las estrellas con los modelos teóricos, y con las luminosidades y colores de estrellas similares en el vecindario solar. Pero la precisión de estas estimaciones varía, con incertidumbres que oscilan entre el 10 y el 20 por ciento.

Sin embargo, la nueva medición utiliza trigonometría directa, el mismo método utilizado por los topógrafos, y tan antiguo como la ciencia griega clásica. Utilizando una nueva técnica de observación para medir ángulos extraordinariamente pequeños en el cielo, los astrónomos lograron estirar la vara de medir del Hubble fuera del disco de nuestra galaxia, la Vía Láctea.

El equipo de investigación calculó la edad de NGC 6397 con 13.400 millones de años. "Los cúmulos globulares son tan viejos que si sus edades y distancias deducidas de los modelos desaparecen un poco, parecen ser más antiguos que la edad del universo", dijo Tom Brown, del Instituto de Ciencias del Telescopio Espacial (STScI), líder del estudio del Hubble.

Las distancias exactas a los cúmulos globulares se utilizan como referencias en los modelos estelares para estudiar las características de las poblaciones estelares jóvenes y viejas. "Cualquier modelo que esté de acuerdo con las mediciones le da más fe en la aplicación de ese modelo a estrellas más distantes", dijo Brown. "Los cúmulos estelares cercanos sirven como anclajes para los modelos estelares. Hasta ahora, solo teníamos distancias precisas a los cúmulos abiertos mucho más jóvenes dentro de nuestra galaxia porque están más cerca de la Tierra".

Por el contrario, alrededor de 150 cúmulos globulares orbitan fuera del disco estrellado comparativamente más joven de nuestra galaxia. Estos enjambres esféricos y densos de cientos de miles de estrellas son los primeros colonos de la Vía Láctea.

Los astrónomos del Hubble usaron paralaje trigonométrico para determinar la distancia del cúmulo. Esta técnica mide el pequeño cambio aparente de la posición de un objeto debido a un cambio en el punto de vista de un observador. El Hubble midió la aparente y pequeña oscilación de las estrellas del grupo debido al movimiento de la Tierra alrededor del Sol.

Para obtener la distancia precisa a NGC 6397, el equipo de Brown empleó un método inteligente desarrollado por los astrónomos Adam Riess, premio Nobel, y Stefano Casertano del STScI y la Universidad Johns Hopkins, también en Baltimore, para medir con precisión las distancias a estrellas pulsantes llamadas variables cefeidas. Estas estrellas pulsantes sirven como marcadores de distancia fiables para que los astrónomos calculen una velocidad de expansión precisa del universo.

Con esta técnica, llamada "exploración espacial", la Cámara de Campo Ancho 3 del Hubble midió el paralaje de 40 estrellas del cúmulo NGC 6397, realizando mediciones cada 6 meses durante 2 años. Luego, los investigadores combinaron los resultados para obtener la medición de distancia precisa. "Debido a que estamos viendo un montón de estrellas, podemos obtener una mejor medida que simplemente observar estrellas variables cefeidas", dijo Casertano.

Los pequeños bamboleos de estas estrellas del cúmulo eran solo 1/100 de un píxel en la cámara del telescopio, medidos con una precisión de 1/3.000 de un píxel. Esto es equivalente a medir el tamaño de un neumático de automóvil en la luna con una precisión de una pulgada.

Los investigadores dicen que podrían alcanzar una precisión del 1 por ciento si combinan la medición de distancia del Hubble de NGC 6397 con los próximos resultados obtenidos del observatorio espacial Gaia de la Agencia Espacial Europea, que mide las posiciones y distancias de las estrellas con una precisión sin precedentes. La publicación de datos para el segundo lote de estrellas en la encuesta Gaia es a finales de abril. "Llegar al 1 por ciento de precisión fijará esta medida de distancia para siempre", dijo Brown.

 

Imagen del cúmulo globular NGC 6397. Image Credit: NASA/ESA

mar

03

abr

2018

La Vía Láctea se expande rapidamente

Vivimos

en un barrio cósmico muy grande, la Vía Láctea. Pero podría ser incluso más grande de lo que pensamos. Y es que según un estudio presentado ayer por la investigadora del Instituto de Astrofísica de Canarias Cristina Martínez-Lombilla, la galaxia que nos da cobijo está creciendo.

El sistema solar donde se encuentra nuestro planeta está situado en uno de los brazos de la galaxia espiral Vía Láctea, que tiene un diámetro de unos 100.000 años luz. En todo ese entorno habitan cientos de miles de millones de estrellas, además de ingentes cantidades de polvo y gas. El Sol no es más que una de esas estrellas. Los compañeros de viaje de este vecindario son muy variados. Hay estrellas de todo tipo: gigantes azules masivas y calientes, astros medianos como el Sol... las estrellas más jóvenes se hallan en el disco de la galaxia y las más ancianas orbitan el centro galáctico o se dispersan por su halo exterior. Pero conocer exactamente cómo funciona este maremágnum no es nada fácil. Entre otras cosas porque estamos dentro de él. Es por eso que estos investigadores españoles han buscado otra forma de conocer cómo funciona el sistema en el que vivimos.

La española Martínez-Lombilla y su equipo han analizado otras galaxias similares para compararlas con la nuestra. Para ello, han utilizado el telescopio SDSS terrestre y los dos telescopios espaciales GALEX y Spitzer. Con ellos analizaron el espectro cercano al Ultravioleta y el infrarrojo de otras regiones del cosmos.  "La idea inicial no era buscar si nuestra Vía Láctea se expande o no, sino que queríamos conocer mejor sus características".

Así, hace aproximadamente un año, empezaron a analizar los datos públicos de los telescopios. «Decidimos elegir dos galaxias de perfil porque, gracias a la suma de la luz de toda la galaxia, se puede medir mejor la altura y las características de cada una de ellas», sostiene la estudiante de postdoctorado que, justamente hoy presenta su tesis. Su idea primaria era medir la velocidad de rotación del disco de estas galaxias, así como su tamaño y su masa, pero «a medida que íbamos identificando los colores, nos dimos cuenta de que al final del disco, en esa región concreta, estaban naciendo nuevas estrellas. Lo que significa que se estaba ampliando». Y añade con modestia: «Nuestros cálculos en realidad son muy básicos porque nos centramos en una variante importante: la altura. La relación entre el tamaño y la cercanía es lo que mejor resolución nos daba. Por eso, por su sencillez, nos sorprendió mucho este hallazgo».

«La Vía Láctea ya es bastante grande y al estar dentro de ella, era complicado analizarla. Pero nuestro trabajo muestra que al menos su parte visible está aumentando lentamente de tamaño, ya que las estrellas se forman en las afueras de la galaxia. No será rápido, pero si, hipotéticamente, se pudiéra viajar en el tiempo y observar la galaxia que existía hace 3.000 millones de años, sería un 5% más grande que hoy».

Gracias al estudio de sus astros, han descubierto que las galaxias similares a la nuestra crecen a razón de 500 metros cada segundo. En 20 minutos cubrirían la distancia entre Liverpool y Londres.

Dentro de 3.000 millones de años, la Vía Láctea será un 5 % más grande de lo que es en la actualidad. A ese paso, en 4.000 millones de años habrá colisionado con la galaxia más cercana, Andrómeda.

 












lun

02

abr

2018

Nasa ultima los preparativos de la misión Insight a Marte

Fuente: NASA

 

La NASA está a punto de emprender un viaje para estudiar el interior de Marte. La agencia espacial celebró una rueda de prensa en el Laboratorio de Propulsión a Chorro de (JPL) en Pasadena, California, detallando la próxima misión al Planeta Rojo.

Programada para lanzarse tan temprano como el 5 de Mayo, la misión InSight, un módulo de aterrizaje estacionario, será la primera misión dedicada a explorar el profundo interior de Marte. También será la primera misión de la NASA desde los aterrizajes lunares del Apolo en colocar un sismómetro, un dispositivo que mide los terremotos, en el suelo de otro planeta.

Para Bruce Banerdt del JPL, investigador principal de InSight, también es un trabajo de amor. Banerdt ha trabajado más de 25 años para hacer realidad la misión.

"De alguna manera, InSight es como una máquina del tiempo científica que traerá información sobre las primeras etapas de la formación de Marte hace 4.500 millones de años", dijo Banerdt. "Nos ayudará a comprender cómo se forman los cuerpos rocosos, incluida la Tierra, su luna e incluso planetas en otros sistemas solares".

InSight lleva consigo un conjunto de instrumentos sensibles para recopilar datos y, a diferencia de una misión móvil, estos instrumentos requieren un módulo de aterrizaje fijo desde el que puedan colocarse con cuidado sobre y debajo de la superficie marciana.

En cierto sentido, Marte es el exoplaneta de al lado, un ejemplo cercano de cómo el gas, el polvo y el calor se combinan y se organizan en un planeta. Mirar hacia el interior de Marte permitirá que los científicos comprendan cuán diferentes son la corteza, el manto y el núcleo de la Tierra.

La NASA no es la única agencia entusiasmada con la misión. Varios socios europeos aportaron instrumentos o componentes de instrumentos a la misión InSight. El Centro Nacional de Estudios Espaciales de Francia dirigió un equipo multinacional que construyó un sismómetro ultrasensible para detectar movimientos sísmicos en Marte. El Centro Aeroespacial Alemán (DLR) desarrolló una sonda térmica que puede enterrarse hasta 5 metros bajo tierra y medir el calor que fluye desde el interior del planeta.

"InSight es una misión espacial verdaderamente internacional", dijo Tom Hoffman, gerente de proyectos de JPL. "Nuestros socios han entregado instrumentos increíblemente capaces que permitirán reunir ciencia única después de aterrizar".

InSight actualmente se encuentra en la Base de la Fuerza Aérea de Vandenberg en California, en proceso de preparación final antes del lanzamiento. El miércoles, completó lo que se conoce como una prueba de giro: toda la nave espacial se gira a altas velocidades para confirmar su centro de gravedad.

Eso es crítico para su entrada, descenso y aterrizaje en Marte en Noviembre, dijo Hoffman. Durante el próximo mes, la nave espacial se montará en su cohete, se verificará la conexión entre ellos y el equipo de lanzamiento pasará por un entrenamiento final.

"Este próximo mes será emocionante", dijo Banerdt. "Tenemos un último trabajo que hacer, pero estamos casi listos para ir a Marte".

 

Concepto artístico del lanzamiento de la misión InSight a Marte. Image Credit: NASA/JPL-Caltech

vie

30

mar

2018

TESS buscará nuevos mundos

Fuente: NASA

 

El satélite TESS de la NASA está ultimando sus preparativos en Florida para su lanzamiento el próximo 16 de Abril y cuyo objetivo será encontrar mundos desconocidos alrededor de las estrellas cercanas, proporcionando objetivos donde futuros estudios evaluarán su capacidad para albergar vida.

"Una de las preguntas más importantes en la exploración de exoplanetas es: si un astrónomo encuentra un planeta en la zona habitable de una estrella, ¿será interesante desde el punto de vista de un biólogo?", dijo George Ricker, investigador principal de TESS en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) ) Instituto Kavli de Astrofísica e Investigación Espacial en Cambridge, que lidera la misión. "Esperamos que TESS descubra una serie de planetas cuyas composiciones atmosféricas, que tienen posibles pistas sobre la presencia de la vida, podrían ser medidas con precisión por futuros observadores".

El 15 de marzo, la nave espacial pasó una revisión que confirmó que estaba lista para el lanzamiento. Para los preparativos de lanzamiento finales, la nave espacial será alimentada y encapsulada dentro del carenado de carga útil de su cohete Falcon 9 de SpaceX.

TESS se lanzará desde el Complejo de Lanzamiento Espacial 40 en la Estación de la Fuerza Aérea de Cabo Cañaveral en Florida. Con la ayuda de la asistencia gravitacional de la Luna, la nave espacial se establecerá en una órbita de 13,7 días alrededor de la Tierra. Sesenta días después del lanzamiento, y tras llevar a cabo las pruebas de sus instrumentos, el satélite comenzará su misión inicial de dos años.

Cuatro cámaras de campo amplio le darán a TESS un campo de visión que cubre el 85 por ciento de todo nuestro cielo. Dentro de esta vasta perspectiva visual, el cielo se ha dividido en 26 sectores que TESS observará uno por uno. El primer año de observaciones mapeará los 13 sectores que abarcan el cielo del sur, y el segundo año mapeará los 13 sectores del cielo del norte.

La nave espacial buscará un fenómeno conocido como tránsito, en el que un planeta pasa frente a su estrella, causando una caída periódica y regular en el brillo de la estrella. La nave espacial Kepler de la NASA utilizó el mismo método para detectar más de 2.600 exoplanetas confirmados, la mayoría de ellos orbitando estrellas débiles a 300 o 3.000 años luz de distancia.

"Aprendimos de Kepler que hay más planetas que estrellas en nuestro cielo, y ahora TESS nos abrirá los ojos a la variedad de planetas alrededor de algunas de las estrellas más cercanas", dijo Paul Hertz, director de la División de Astrofísica en la sede de la NASA. "TESS lanzará una red más amplia que nunca para mundos enigmáticos cuyas propiedades pueden ser probadas por el próximo Telescopio Espacial James Webb de la NASA y otras misiones".

TESS se concentrará en estrellas a menos de 300 años luz de distancia y de 30 a 100 veces más brillantes que los objetivos de Kepler. El brillo de estas estrellas objetivo permitirá a los investigadores utilizar la espectroscopía, el estudio de la absorción y emisión de la luz, para determinar la masa, densidad y composición atmosférica de un planeta. El agua y otras moléculas clave en su atmósfera pueden darnos pistas sobre la capacidad de un planeta para albergar vida.

"TESS está abriendo una puerta para un nuevo tipo de estudio", dijo Stephen Rinehart, científico del proyecto TESS en el Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA en Greenbelt, Maryland, que administra la misión. "Vamos a poder estudiar planetas individuales y comenzar a hablar sobre las diferencias entre los planetas". Los objetivos que encuentre TESS van a ser temas fantásticos para la investigación en las próximas décadas. Es el comienzo de una nueva era de investigación de exoplanetas ".

A través del Programa TESS Guest Investigator , la comunidad científica mundial podrá participar en investigaciones fuera de la misión central de TESS, mejorando y maximizando el retorno de la ciencia de la misión en áreas que van desde la caracterización de exoplanetas hasta la astrofísica estelar y la ciencia del sistema solar.

"No creo que sepamos todo lo que TESS va a lograr", dijo Rinehart. "Para mí, la parte más emocionante de cualquier misión es el resultado inesperado, el que nadie vio venir".

 

El satélite TESS de la NASA tendrá como objetivo encontrar mundos desconocidos alrededor de las estrellas cercanas, proporcionando objetivos donde futuros estudios evaluarán su capacidad para albergar vida.

 

Image Credit: NASA/GSFC

mié

28

mar

2018

La Soyuz se prepara para llegar a la ISS

Fuente: NASA

 

Tres nuevos tripulantes que formarán parte de la Expedición 55 comenzarán su misión a bordo de la Estación Espacial Internacional cuando su nave Soyuz se acople al módulo Poisk de la ISS, el viernes a las 19:41 GMT. Los ingenieros de vuelo Ricky Arnold, Drew Feustel y el comandante de la Soyuz Oleg Artemyev están a mitad de su vuelo dentro de la nave Soyuz MS-08 que se lanzó el pasado miércoles desde el Cosmódromo de Baikonur en Kazajstán.

El comandante de la Expedición 55 Anton Shkaplerov y los Ingenieros de Vuelo Scott Tingle y Norishige Kanai saludarán y darán la bienvenida a sus nuevos compañeros tripulantes cuando las compuertas de la nueva nave espacial Soyuzs se abran el viernes alrededor de las 21:45 GMT. El equipo actual de la Estación ha estado viviendo a bordo del complejo orbital desde el 19 de Diciembre de 2017.

Mientras esperan a sus nuevos compañeros de tripulación, Tingle y Kanai están preparando un par de trajes espaciales estadounidenses para el paseo espacial del próximo jueves durante el cual instalarán nuevos equipos de comunicación. El comandante Shkaplerov está cargando una nave de reabastecimiento rusa Progress con basura y equipo obsoleto antes de su desacoplamiento el miércoles.

 

Image Credit: NASA

lun

26

mar

2018

Nuevos resultados de la atmósfera de la Tierra

Fuente: NASA

 

El último detector atmosférico de la Estación Espacial Internacional ya está ofreciendo resultados sobre los niveles de ozono, aerosoles y trióxido de nitrógeno en nuestro planeta. Instalado el año pasado, el sensor de la NASA realiza un seguimiento del Sol y la Luna para estudiar los componentes de nuestra atmósfera. 

La ISS tarda tan solo 90 minutos en dar una vuelta a nuestro planeta, por lo que cada día experimenta 16 amaneceres, 16 atardeceres y varias salidas y puestas de la Luna. Al observar el Sol y la Luna a través de la atmósfera, el Experimento sobre Gases y Aerosoles Estratosférico (SAGE) mide la cantidad de ozono, aerosoles y otros gases.

Las lecturas complementan la vigilancia a largo plazo de las misiones Sentinel del programa europeo Copernicus: Sentinel-5P, lanzado el pasado octubre, es el primero de una serie de satélites Sentinel dedicados a la atmósfera.

A medida que la estación orbita el planeta, SAGE apunta en la dirección correcta gracias al instrumento Hexapod de la ESA. 

Empleando información de posicionamiento de la estación, el ordenador de Hexapod calcula los movimientos de sus seis patas para seguir al Sol y a la Luna durante los pocos segundos de su salida y su puesta, lo que se repite docenas de veces cada día a lo largo de los años.

SAGE fue instalado en febrero del año pasado y los primeros resultados ya están disponibles. La idea es publicar los resultados una vez al mes, mejorando su calidad a medida que se vayan añadiendo nuevas mediciones.

“La instalación y configuración no podrían haber ido mejor y estamos muy contentos de ver cómo Hexapod funciona a la perfección, ayudando a que SAGE no deje de apuntar en la dirección correcta”, señala Scott Hovland, responsable del proyecto Hexapod de la ESA.

“El trabajo de Hexapod y SAGE es un ejemplo de cooperación transatlántica y nos complace ver que están llegando los primeros resultados”. 

La ESA tiene experiencia en el seguimiento del Sol desde la ISS: al operar durante más de nueve años, su instrumento SOLAR dio lugar a la referencia más precisa sobre la emisión de energía del Sol.

El próximo sensor que la ESA enviará a la estación es el Monitor de Interacciones Atmósfera-Espacio (ASIM), que apuntará a la Tierra para investigar las tormentas eléctricas de gran altitud.

Se acoplará el mes que viene y capturará imágenes de una serie de descargas eléctricas poco comunes, denominadas espectros rojos, chorros azules y elfos. Estos potentes fenómenos pueden llegar por encima de la estratosfera e influir en cómo nuestra atmósfera nos protege de la radiación espacial.

 

SAGE, el detector atmosférico de la Estación Espacial Internacional ya está ofreciendo resultados sobre los niveles de ozono, aerosoles y trióxido de nitrógeno en nuestro planeta. Image Credit: NASA

vie

23

mar

2018

Tiangong 1 caerá sobre la Tierra

El laboratorio espacial Tiangong–1 fue lanzado al espacio el 29 de septiembre de 2011 desde el centro de lanzamiento de satélites de Jiuquan, en China, a bordo de un cohete chino Long March 2F (mismo usado para poner en órbita las naves espaciales Shenzhou). Tiangong–1 tiene una longitud de 10,4 metros, un diámetro de 3,3 metros y un peso de 8,5 toneladas.

En marzo de 2016 la oficina de ingeniería espacial china anunció que la misión del laboratorio espacial había finalizado. Desde entonces, se esperaba que a inicios de 2018 cayera a la Tierra para desintegrarse en la atmósfera, y ahora la ESA estima que eso sucederá entre el próximo 24 de marzo y 19 de abril. Los cálculos de la agencia espacial indican que su entrada en la atmósfera será “en cualquier lugar entre los 43 grados norte y los 43 grados sur”, y algunos restos podrían no desintegrarse por completo. La ESA advierte que no se podrá conocer el lugar exacto de su entrada hasta días o incluso horas antes de que suceda.

 

 

mié

21

mar

2018

Dawn revela cambios en Ceres

Fuente: NASA

 

Las observaciones de Ceres han detectado variaciones recientes en su superficie, revelando que el único planeta enano en el sistema solar interno es un cuerpo dinámico que continúa evolucionando.

La misión Dawn de la NASA ha encontrado depósitos recientemente expuestos que nos brindan nueva información sobre los materiales en la corteza y cómo están cambiando, según dos artículos publicados en Science Advances que documentan los nuevos hallazgos.

Las observaciones obtenidas por el espectrómetro de mapeo visible e infrarrojo (VIR) de la nave espacial Dawn encontraron previamente hielo de agua en una docena de sitios en Ceres. El nuevo estudio reveló la abundancia de hielo en la pared norte de Juling Crater, un cráter de 20 kilómetros de diámetro. Las nuevas observaciones, realizadas desde abril hasta octubre de 2016, muestran un aumento en la cantidad de hielo en la pared del cráter.

"Esta es la primera detección directa de cambios en la superficie de Ceres", dijo Andrea Raponi del Instituto de Astrofísica y Ciencias Planetarias en Roma.

Raponi dirigió el nuevo estudio, que encontró cambios en la cantidad de hielo expuesto en el planeta enano. "La combinación de Ceres moviéndose más cerca del Sol en su órbita, junto con el cambio estacional, desencadena la liberación de vapor de agua del subsuelo, que luego se condensa en la pared fría del cráter. Esto provoca un aumento en la cantidad de hielo expuesto. El calentamiento también podría causar deslizamientos de tierra en las paredes del cráter que exponen manchas de hielo fresco".

Combinando observaciones químicas, geológicas y geofísicas, la misión Dawn está produciendo una visión completa de Ceres. Datos previos habían mostrado que Ceres tiene una corteza de aproximadamente 40 kilómetros de espesor y es rica en agua, sales y, posiblemente, compuestos orgánicos.

En un segundo estudio, las observaciones de VIR también revelan nueva información sobre la variabilidad de la corteza de Ceres y sugieren cambios superficiales recientes, en forma de material recién expuesto.

Dawn encontró previamente carbonatos, comunes en la superficie del planeta, que se formaron dentro de un océano. Los carbonatos de sodio, por ejemplo, dominan las regiones brillantes en el cráter Occator, y se ha encontrado material de composición similar en el cráter Oxo y Ahuna Mons.

Este estudio, dirigido por Giacomo Carrozzo del Instituto de Astrofísica y Ciencias Planetarias, identificó 12 sitios ricos en carbonatos de sodio y examinó en detalle varias áreas de unas pocas millas cuadradas que muestran dónde está presente el agua como parte de la estructura de carbonato. El estudio marca la primera vez que se ha encontrado carbonato hidratado en la superficie de Ceres, o cualquier otro cuerpo planetario además de la Tierra, brindándonos nueva información sobre la evolución química del planeta enano.

El hielo de agua no es estable en la superficie de Ceres durante largos períodos de tiempo a menos que esté oculto en las sombras, como en el caso de Juling. De forma similar, el carbonato hidratado se deshidrataría, aunque a lo largo de un período de tiempo más largo de unos pocos millones de años.

"Esto implica que los sitios ricos en carbonatos hidratados han estado expuestos debido a la actividad reciente en la superficie", dijo Carrozzo.

La gran diversidad de materiales, hielo y carbonatos, expuestos a través de impactos, desprendimientos de tierra y criovulcanismo sugiere que la corteza de Ceres no es uniforme en su composición. Estas heterogeneidades se produjeron durante la congelación del océano original de Ceres, que formó la corteza, o más tarde como consecuencia de grandes impactos o intrusiones criovolcánicas.

"Los cambios en la abundancia de hielo de agua en un corto período de tiempo, así como la presencia de carbonatos de sodio hidratados, son una prueba más de que Ceres es un organismo geológicamente y químicamente activo", dijo Cristina De Sanctis, líder del equipo VIR en el Instituto de Astrofísica y Ciencia Planetaria.

 

Esta imagen captada por la sonda espacial Dawn muestra dónde se ha detectado hielo en la pared norte del cráter Juling en Ceres, que se encuentra en una sombra casi permanente. Image Credit: NASA/JPL-Caltech

lun

19

mar

2018

Misteriosas luces en el cielo de Canadá

Fuente: NASA

 

Notanee Bourassa sabía que lo que estaba viendo en el cielo nocturno no era normal. Bourassa, un técnico de TI en Regina, Canadá, salió de su casa el 25 de julio de 2016, alrededor de la medianoche con sus dos hijos pequeños para mostrarles una hermosa pantalla de luz en movimiento en el cielo, una aurora boreal. A menudo mira hacia el cielo hasta las primeras horas de la mañana para fotografiar la aurora con su cámara Nikon, pero esta fue su primera expedición con sus hijos. Cuando apareció una delgada cinta púrpura de luz que comenzaba a brillar, Bourassa tomó instantáneamente fotografías hasta que las partículas de luz desaparecieron 20 minutos después. Después de haber visto las auroras boreales durante casi 30 años desde que era un adolescente, sabía que esto no era una aurora. Era algo más.

De 2015 a 2016, científicos ciudadanos como Bourassa compartieron 30 informes de estas misteriosas luces en foros en línea y con un equipo de científicos que ejecutan un proyecto llamado Aurorasaurus. El proyecto de ciencia ciudadana, financiado por la NASA y la National Science Foundation, rastrea los eventos de aurora boreal a través de informes y tweets enviados por los usuarios.

El equipo de Aurorasaurus, liderado por Liz MacDonald, científica espacial del Centro de Vuelos Espaciales Goddard de la NASA en Greenbelt, Maryland, confirió la identidad de este misterioso fenómeno. MacDonald y su colega Eric Donovan de la Universidad de Calgary en Canadá hablaron con los principales contribuyentes de estas imágenes, fotógrafos aficionados en un grupo de Facebook llamado Alberta Aurora Chasers, que incluyó a Bourassa y al administrador principal Chris Ratzlaff. Ratzlaff le dio al fenómeno un nombre nuevo y divertido, Steve, y con él se quedó. Pero la gente todavía no sabía lo que era.

La comprensión de los científicos sobre Steve cambió esa noche en que Bourassa tomó sus fotos. Bourassa no fue el único que observó a Steve. Las cámaras terrestres llamadas cámaras de cielo abierto, dirigidas por la Universidad de Calgary y la Universidad de California, Berkeley, tomaron fotografías de grandes áreas del cielo y capturaron a Steve y la exhibición de auroras muy al norte. Desde el espacio, el satélite Swarm de la ESA (Agencia Espacial Europea) pasó justo sobre el área exacta al mismo tiempo y documentó a Steve.

Por primera vez, los científicos tenían puntos de vista terrestres y satelitales de Steve. Los científicos ahora han aprendido, a pesar de su nombre común, que Steve puede ser una pieza extraordinaria del rompecabezas al pintar una mejor imagen de cómo los campos magnéticos de la Tierra funcionan e interactúan con las partículas cargadas en el espacio. Los hallazgos se publican en un estudio publicado en Science Advances.

"Esta es una pantalla liviana que podemos observar a miles de kilómetros del suelo", dijo MacDonald en un comunicado. "Corresponde a algo que está pasando en el espacio. Recopilar más puntos de datos en Steve nos ayudará a entender más sobre su comportamiento y su influencia en el clima espacial".

El estudio destaca una cualidad clave de Steve: Steve no es una aurora normal. Las auroras se presentan globalmente en forma ovalada, en las últimas horas y aparecen principalmente en tonos verdes, azules y rojos. Los informes de la ciencia ciudadana mostraron que Steve es morado con una estructura verde en forma de vallado que se agita. Es una línea con un principio y un final. La gente ha observado a Steve durante 20 minutos a 1 hora antes de que desaparezca.

En todo caso, las auroras y Steve son sabores diferentes de un helado, dijo MacDonald. Ambos son creados en general de la misma manera: las partículas cargadas del Sol interactúan con las líneas del campo magnético de la Tierra.

La singularidad de Steve está en los detalles. Mientras Steve atraviesa el mismo proceso de creación a gran escala que una aurora, viaja a lo largo de diferentes líneas de campo magnético que la aurora. Las cámaras de todo el cielo mostraron que Steve aparece en latitudes mucho más bajas. Eso significa que las partículas cargadas que crean Steve se conectan a las líneas de campo magnético que están más cerca del ecuador de la Tierra, por lo que Steve se ve a menudo en el sur de Canadá.

Tal vez la mayor sorpresa sobre Steve apareció en los datos del satélite. Los datos mostraron que Steve comprende una corriente de movimiento rápido de partículas extremadamente calientes llamada deriva de iones sub auroral, o SAID. Los científicos han estudiado SAIDs desde la década de 1970, pero nunca supieron que había un efecto visual acompañante. El satélite Swarm registró información sobre las velocidades y temperaturas de las partículas cargadas, pero no tiene un generador de imágenes a bordo.
 
"La gente ha estudiado muchos SAID, pero nunca supimos que tenían luz visible. Ahora nuestras cámaras son lo suficientemente sensibles como para captarlo y los ojos y el intelecto de las personas fueron fundamentales para darse cuenta de su importancia", dijo Donovan, coautor del estudio. Donovan dirigió la red de cámaras para todo el cielo y sus colegas de Calgary dirigieron los instrumentos de campo eléctrico en el satélite Swarm.

Steve es un descubrimiento importante debido a su ubicación en la zona sub auroral, un área de menor latitud que la mayoría de las auroras que no está bien investigada. Por un lado, con este descubrimiento, los científicos ahora saben que se están produciendo procesos químicos desconocidos que tienen lugar en la zona sub auroral que pueden conducir a esta emisión de luz..

En segundo lugar, Steve aparece constantemente en presencia de auroras, que generalmente ocurren en un área de mayor latitud llamada zona auroral. Eso significa que algo está sucediendo en el espacio cercano a la Tierra que conduce tanto a la aurora como a Steve. Steve podría ser la única pista visual que existe para mostrar una conexión química o física entre la zona auroral de latitud más alta y la zona sub auroral de latitud más baja, dijo MacDonald.

"Steve puede ayudarnos a comprender cómo los procesos químicos y físicos en la atmósfera superior de la Tierra a veces pueden tener efectos locales notables en las partes bajas de la atmósfera terrestre", dijo MacDonald. "Esto proporciona una buena idea de cómo funciona el sistema de la Tierra en su conjunto".

 

 

Image Credit: NASA/Krista Trinder

vie

16

mar

2018

La Nebulosa del Cangrejo a través del tiempo

Fuente: NASA

 

El próximo año se conmemora el vigésimo aniversario del lanzamiento del Observatorio de rayos X Chandra de la NASA al espacio. La Nebulosa del Cangrejo fue uno de los primeros objetos que el Chandra examinó con su aguda visión de rayos X, y desde entonces ha sido un blanco frecuente del telescopio.

Hay muchas razones por las cuales la Nebulosa del Cangrejo es un objeto tan bien estudiado. Por ejemplo, es uno de un puñado de casos en los que hay una fuerte evidencia histórica de cuándo explotó la estrella. Tener esta línea de tiempo definitiva ayuda a los astrónomos a comprender los detalles de la explosión y sus consecuencias.

En el caso del Cangrejo, los observadores en varios países informaron la aparición de una "nueva estrella" en 1054 D.c. en la dirección de la constelación de Tauro. Mucho se ha aprendido sobre el Cangrejo en los siglos desde entonces. Hoy en día, los astrónomos saben que la Nebulosa del Cangrejo está impulsada por una estrella de neutrones altamente magnetizada que gira rápidamente llamada púlsar, que se formó cuando una estrella masiva se quedó sin combustible nuclear y colapsó. La combinación de rotación rápida y un fuerte campo magnético en el Cangrejo genera un intenso campo electromagnético que crea chorros de materia y antimateria que se alejan de los polos norte y sur del púlsar, y un viento intenso que fluye en dirección ecuatorial.

La última imagen del Cangrejo es una composición con rayos X del Chandra (azul y blanco), el Telescopio Espacial Hubble de la NASA (púrpura) y el Telescopio Espacial Spitzer de la NASA (rosa). La extensión de los rayos X en esta imagen es más pequeña que las otras porque los electrones extremadamente energéticos que emiten rayos X irradian su energía más rápidamente que los electrones de menor energía que emiten luz óptica e infrarroja.

Esta nueva imagen compuesta se suma a un legado científico, que abarca casi dos décadas, entre el Chandra y la Nebulosa del Cangrejo.

 

Image Credit: NASA/Chandra

mié

14

mar

2018

Nuevos descrubrimientos en Júpiter

Fuente: NASA

 

Los datos recopilados por la misión Juno de la NASA sobre Júpiter indican que los vientos atmosféricos del planeta gigante gaseoso corren a lo profundo de su atmósfera y duran más que los procesos atmosféricos similares que se encuentran aquí en la Tierra. Los hallazgos mejorarán la comprensión de la estructura interior de Júpiter, la masa del núcleo y, finalmente, su origen.

Otros resultado indican que ciclones masivos que rodean los polos norte y sur de Júpiter son características atmosféricas perdurables y diferentes a cualquier otra cosa que se encuentre en nuestro sistema solar.

"Estos asombrosos resultados científicos son un testimonio del valor de explorar lo desconocido desde una nueva perspectiva con los instrumentos de la próxima generación. La órbita única de Juno y su tecnología de radio e infrarroja de alta precisión permitieron estos descubrimientos que cambian el paradigma ", dijo Scott Bolton, investigador principal de Juno del Instituto de Investigación del Suroeste en San Antonio. "Juno está a solo un tercio del camino a través de su misión principal, y ya estamos viendo los comienzos de un nuevo Júpiter".

La profundidad a la que se extienden las raíces de las famosas zonas y cinturones de Júpiter ha sido un misterio durante décadas. Las mediciones de gravedad recolectadas por Juno durante sus sobrevuelos cercanos del planeta ahora han proporcionado una respuesta.

"La medición de Juno del campo de gravedad de Júpiter indica una asimetría norte-sur, similar a la asimetría observada en sus zonas y cinturones", dijo Luciano Iess, co-investigador de Juno de la Universidad Sapienza de Roma y autor principal de un artículo en Nature sobre la gravedad del campo de Júpiter.

En un planeta de gas, tal asimetría solo puede provenir de flujos en las profundidades del planeta; y en Júpiter, las corrientes en chorro visibles hacia el este y hacia el oeste son también asimétricas al norte y al sur. Cuanto más profundos son los chorros, más masa contienen, lo que lleva a una señal más fuerte expresada en el campo de la gravedad. Por lo tanto, la magnitud de la asimetría en la gravedad determina la profundidad a la que se extienden las corrientes en chorro.
 
"Galileo vio las rayas en Júpiter hace más de 400 años", dijo Yohai Kaspi, co-investigador de Juno del Instituto de Ciencia Weizmann, Rehovot, Israel, y autor principal de un artículo en Nature sobre la capa de clima profundo de Júpiter. "Hasta ahora, solo teníamos una comprensión superficial de ellos y hemos podido relacionar estas rayas con las características de la nube a lo largo de los chorros de Júpiter. Ahora, siguiendo las mediciones de gravedad de Juno, sabemos cuán profundo se extienden los chorros y cuál es su estructura debajo de las nubes visibles. Es como pasar de una imagen 2-D a una versión 3-D en alta definición ".

El resultado fue una sorpresa para el equipo de científicos de Juno porque indicaba que la capa de clima de Júpiter era más masiva, extendiéndose mucho más profundo de lo que se esperaba. La capa de clima de Júpiter, desde su máxima altura hasta una profundidad de 3.000 kilómetros, contiene alrededor del uno por ciento de la masa de Júpiter (alrededor de 3 masas terrestres).

"Por el contrario, la atmósfera de la Tierra es menos de una millonésima parte de la masa total de la Tierra", dijo Kaspi. "El hecho de que Júpiter tenga una región tan masiva rotando en bandas separadas este-oeste es definitivamente una sorpresa".

El hallazgo es importante para comprender la naturaleza y los posibles mecanismos que impulsan estas fuertes corrientes en chorro. Además, la firma de la gravedad de los chorros está enredada con la señal de gravedad del núcleo de Júpiter.

Otro resultado de Juno sugiere que debajo de la capa de clima, el planeta gira casi como un cuerpo rígido. "Este es realmente un resultado sorprendente, y las mediciones futuras de Juno nos ayudarán a entender cómo funciona la transición entre la capa de clima y el cuerpo rígido de abajo", dijo Tristan Guillot, co-investigador de Juno de la Université Côte d'Azur, Niza. , Francia, y autor principal del artículo sobre el interior profundo de Júpiter. "El descubrimiento de Juno tiene implicaciones para otros mundos en nuestro sistema solar y más allá. Nuestros resultados implican que la región externa de rotación diferencial debería ser al menos tres veces más profunda en Saturno y menos profunda en planetas gigantes masivos y estrellas enanas marrones ".

Un resultado verdaderamente sorprendente publicado en los artículos de Nature es la nueva y hermosa imagen de los polos de Júpiter capturada por el instrumento Jovio Infraero Auroral Mapper (JIRAM) de Juno. En la parte infrarroja del espectro, JIRAM captura imágenes de luz que emergen desde lo más profundo de Júpiter tanto de noche o de día. JIRAM sondea la capa de clima hasta 50 a 70 kilómetros por debajo de las nubes de Júpiter.

"Antes de Juno no sabíamos cómo era el clima cerca de los polos de Júpiter. Ahora, hemos podido observar el clima polar de cerca cada dos meses ", dijo Alberto Adriani, co-investigador de Juno del Instituto de Astrofísica Espacial y Planetología, Roma, y autor principal del artículo. "Cada uno de los ciclones del norte es casi tan ancho como la distancia entre Nápoles, Italia, y la ciudad de Nueva York, y los del sur son incluso más grandes que eso. Tienen vientos muy violentos, alcanzando, en algunos casos, velocidades tan altas como 350 kilómetros por hora. Finalmente, y quizás lo más notable, son muy cercanos entre sí y perdurables. No hay nada como eso que sepamos en el sistema solar ".

 

 

Esta imagen compuesta, derivada de los datos recopilados por el instrumento Jovian Infrared Auroral Mapper (JIRAM) a bordo de la misión Juno de la NASA en Júpiter, muestra el ciclón central en el polo norte del planeta y los ocho ciclones que lo rodean. Image Credit: NASA/JPL-Caltech/SwRI/ASI/INAF/JIRAM

mié

07

mar

2018

Montones de rocas en Marte

Fuente: NASA

 

Esta imagen se pensó originalmente que ayudaría a seguir el movimiento de las dunas de arena cerca del Polo Norte de Marte, pero lo que hay en el suelo entre las dunas es igual de interesante!

El suelo tiene rayas paralelas oscuras y claras desde la parte superior izquierda a la inferior derecha en este área. En las rayas oscuras, vemos montones de rocas a intervalos regulares.

¿Qué organizó estas rocas en montones ordenadamente espaciados? En el Ártico, en la Tierra, las rocas se pueden organizar mediante un proceso llamado "frost heave", algo así como una expansión del suelo a causa del hielo. La congelación y descongelación repetida del suelo pueden traer rocas a la superficie y organizarlas en montones, franjas o incluso círculos. En la Tierra, uno de estos ciclos de temperatura lleva un año, pero en Marte podría estar conectado a cambios en la órbita del planeta alrededor del Sol que lleva mucho más tiempo.

Esta imagen fue captada por la cámara HiRISE a bordo de la sonda espacial Mars Reconnaissance Orbiter, MRO, de la NASA. El mapa que se proyecta aquí tiene una escala de 25 centímetros por píxel. El norte está arriba.

 

Image Credit: NASA/JPL-Caltech/Univ. de Arizona

mar

27

feb

2018

Juno fotografía el polo sur de Júpiter

Fuente: NASA

 

Esta serie de imágenes captura patrones de nubes cerca del polo sur de Júpiter, mirando hacia el ecuador del planeta.

La nave espacial Juno de la NASA tomó esta secuencia de imágenes en time-lapse a color mejorado durante su undécimo sobrevuelo cerca del planeta gigante gaseoso el 7 de Febrero entre las 15:21 y las 16:01 GMT. En ese momento, la nave espacial se encontraba entre 137.264 y 200.937 kilómetros desde la parte superior de las nubes del planeta con las imágenes centradas en latitudes de 84.1 a 75.5 grados sur.

A primera vista, la serie podría parecer ser la misma imagen repetida. Pero una inspección más cercana revela ligeros cambios, que se notan más fácilmente al comparar la imagen más a la izquierda con la imagen más a la derecha.

Directamente, las imágenes muestran a Júpiter. Pero, a través de pequeñas variaciones en las imágenes, capturan indirectamente el movimiento de la nave espacial Juno, una vez más girando alrededor del planeta gigante a cientos de millones de millas de la Tierra.

El científico ciudadano Gerald Eichstädt procesó esta imagen usando datos de la cámara JunoCam.

 

Image Credit: NASA/JPL-Caltech/SwRI/MSSS/Gerald Eichstädt

lun

26

feb

2018

El agua de la Luna podría estar ampliamente distribuida

Fuente: NASA

 

Un nuevo análisis de los datos de dos misiones lunares ha encontrado evidencias de que el agua de la Luna está ampliamente distribuida y no está confinada a una región o tipo de terreno en particular. El agua parece estar presente día y noche, aunque no es fácilmente accesible.

Los hallazgos podrían ayudar a los investigadores a comprender el origen del agua de la Luna y lo fácil que sería usarla como recurso. Si la Luna tiene suficiente agua, y si es razonablemente accesible, los futuros exploradores podrían usarla como agua potable o convertirla en hidrógeno y oxígeno para el combustible de los cohetes o el oxígeno para respirar.

"Encontramos que no importa a qué hora del día ni a qué latitud nos fijemos, la señal que indica el agua siempre parece estar presente", dijo Joshua Bandfield, investigador principal del Instituto Espacial de Ciencias en Boulder, Colorado, y autor principal del nuevo estudio publicado en Nature Geoscience.

Los resultados contradicen algunos estudios anteriores, que sugirieron que se detectó más agua en las latitudes polares de la Luna y que la fuerza de la señal del agua aumenta y disminuye según el día lunar (29,5 días terrestres). Tomando esto en conjunto, algunos investigadores propusieron que las moléculas de agua pueden "saltar" a través de la superficie lunar hasta que entren en trampas frías en los rincones oscuros de los cráteres cerca de los polos norte y sur. En ciencia planetaria, una trampa fría es una región que es tan fría, que el vapor de agua y otros volátiles que entran en contacto con la superficie permanecerán estables durante un período de tiempo prolongado, tal vez hasta varios miles de millones de años.

Los debates continúan debido a las sutilezas de cómo se ha logrado la detección hasta el momento. La evidencia principal proviene de instrumentos de detección remota que midieron la fuerza de la luz solar reflejada en la superficie lunar. Cuando hay agua presente, instrumentos como estos recogen una huella dactilar espectral a longitudes de onda cercanas a los 3 micrómetros, que se encuentra más allá de la luz visible y en el ámbito de la radiación infrarroja.

Pero la superficie de la Luna también puede calentarse lo suficiente como para "brillar" o emitir su propia luz en la región infrarroja del espectro. El desafío es desenredar esta mezcla de luz reflejada y emitida. Para desentrañar los dos, los investigadores deben tener información de temperatura muy precisa.

Bandfield y sus colegas presentaron una nueva forma de incorporar información de temperatura, creando un modelo detallado a partir de las mediciones realizadas por el instrumento Diviner de la sonda espacial LRO de la NASA. El equipo aplicó este modelo de temperatura a los datos recopilados anteriormente por Moon Mineralogy Mapper, un espectrómetro visible e infrarrojo que el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA en Pasadena, California, proporcionó para el orbitador Chandrayaan-1 de la India.

El nuevo hallazgo de agua generalizada y relativamente inmóvil sugiere que puede estar presente principalmente como OH, una relación más reactiva del H2O que está compuesta de un átomo de oxígeno y un átomo de hidrógeno. OH, también llamado hidroxilo, no se mantiene por sí solo por mucho tiempo, prefiriendo atacar moléculas o adherirse químicamente a ellas. Por lo tanto, debe extraerse de los minerales para poder ser utilizado.

La investigación también sugiere que cualquier H2O presente en la Luna no está ligeramente adherido a la superficie.

"Al establecer algunos límites sobre lo móvil que es el agua o el OH en la superficie, podemos ayudar a limitar la cantidad de agua que podría alcanzar las trampas de frío en las regiones polares", dijo Michael Poston del Instituto de Investigación del Suroeste en San Antonio, Texas.

Clasificar lo que sucede en la Luna también podría ayudar a los investigadores a comprender las fuentes de agua y su almacenamiento a largo plazo en otros cuerpos rocosos en todo el sistema solar.

 

Un nuevo análisis de los datos de dos misiones lunares ha encontrado evidencias de que el agua de la Luna está ampliamente distribuida y no está confinada a una región o tipo de terreno en particular. El agua parece estar presente día y noche, aunque no es fácilmente accesible. Image Credit: NASA/GSFC

mié

21

feb

2018

La misteriosa tormenta de Neptuno va desapareciendo

Fuente: NASA

 

A más de 4.500 millones de kilómetros, en el planeta más lejano conocido de nuestro Sistema Solar, una amenazadora y oscura tormenta, lo suficientemente grande como para cruzar el océano Atlántico de Boston a Portugal, se está disipando y desapareciendo, como se ve en las fotos de Neptuno tomadas por el Telescopio Espacial Hubble de la NASA.

Inmensas tormentas oscuras en Neptuno fueron descubiertas por primera vez a finales de la década de 1980 por la nave espacial Voyager 2 de la NASA. Desde entonces, solo el Hubble ha tenido la nitidez de la luz azul para rastrear estas características elusivas. El Hubble descubrió dos tormentas oscuras que aparecieron a mediados de la década de 1990 y luego desaparecieron. Esta última tormenta se vio por primera vez en 2015, pero ahora se está reduciendo.

Al igual que la Gran Mancha Roja de Júpiter (GRS), la tormenta se arremolina en una dirección anticiclónica y está extrayendo material de las profundidades de la atmósfera del planeta gigante de hielo. La característica escurridiza ofrece a los astrónomos una oportunidad única para estudiar los vientos profundos de Neptuno, que no se pueden medir directamente.

El material oscuro puede ser sulfuro de hidrógeno, con el olor penetrante de huevos podridos. Joshua Tollefson de la Universidad de California en Berkeley explicó: "Las partículas en sí mismas son aún altamente reflectantes; son solo un poco más oscuras que las partículas en la atmósfera circundante".

A diferencia de la GRS de Júpiter, que ha sido visible durante al menos 200 años, los vórtices oscuros de Neptuno duran solo unos pocos años. Este es el primero que realmente ha sido fotografiado, ya que está desapareciendo.

"No tenemos evidencia de cómo se forman estos vórtices o cómo de rápido giran", dijo Agustín Sánchez-Lavega de la Universidad del País Vasco en España. "Lo más probable es que surjan de una inestabilidad en los vientos cortados hacia el este y hacia el oeste".

El vórtice oscuro se está comportando de manera diferente a lo que los observadores planetarios predijeron. "Parece que estamos capturando la desaparición de este vórtice oscuro, y es diferente de lo que los estudios conocidos nos llevó a esperar", dijo Michael H. Wong, de la Universidad de California en Berkeley, refiriéndose al trabajo de Ray LeBeau (ahora en la Universidad de St. Louis) y el equipo de Tim Dowling en la Universidad de Louisville. "Sus simulaciones dinámicas dijeron que los anticiclones bajo la cizalladura del viento de Neptuno probablemente derivarían hacia el ecuador. Pensamos que el vórtice estaría demasiado cerca del ecuador, se rompería y tal vez crearía un estallido espectacular de actividad en la nube".

Pero la mancha oscura, que se vio por primera vez en las latitudes medias del sur, aparentemente se ha desvanecido en lugar de acabar con un estampido. Esto puede estar relacionado con la dirección sorprendente de su deriva medida: hacia el polo sur, en lugar de hacia el norte, hacia el ecuador.

"No hay otros medios que no sean el Hubble y la Voyager que hayan observado estos vórtices. Por ahora, solo el Hubble puede proporcionar los datos que necesitamos para comprender cuán comunes o raros son estos fascinantes sistemas meteorológicos neptunianos", dijo Wong.

 

 

Esta serie de imágenes del Telescopio Espacial Hubble tomadas durante 2 años rastrea la desaparición de un gigantesco vórtice oscuro en el planeta Neptuno. La mancha de forma ovalada se ha reducido de 4.980 kilómetros en su eje largo a 3.700 kilómetros de ancho, durante el período de observación del Hubble. Image Credit: NASA, ESA, and M.H. Wong and A.I. Hsu (UC Berkeley)

lun

19

feb

2018

Iluminando el lado oscuro del universo

Roberto Emparan nos acompaña en este libro entre agujeros negros, ondas gravitatorias y otras melodías de Einstein.

El descubrimiento de las ondas gravitacionales o ¿el sonido muy distintivo de dos agujeros negros que chocan y se funden con cada uno de los otros?, va a cambiar nuestra forma de imaginar el universo: a partir de ahora, vamos a escuchar su música.

¿Cuál es el significado de este histórico encontrar, y cómo hemos llegado a esto? Esta es la historia de una fascinante odisea que comenzó hace cien años con un hombre joven que se llamaba Albert Einstein.

Roberto Emparán, uno de nuestros físicos  reconocidos internacionalmente en el campo de la gravedad, agujeros negros y la teoría de las supercuerdas, ha compuesto una historia de la ciencia.

 

 

Iluminando el lado oscuro del universo

Roberto Emparan

Editorial Ariel

Isbn- 9788434427310

Pvp- 18,90 euros

Febrero 2018

 

 

dom

18

feb

2018

Opportunity sigue enviando imágenes de Marte

Fuente: NASA

 

El rover Opportunity de la NASA sigue brindando sorpresas sobre el Planeta Rojo, más recientemente con observaciones de posibles "franjas rocosas".

La textura del suelo vista en las imágenes recientes del rover se asemeja a una versión manchada de rayas de piedra muy distintivas en algunas laderas de las montañas en la Tierra, que resultan de ciclos repetidos de congelación y descongelación del suelo húmedo. Pero también podría ser debido al viento, el transporte cuesta abajo, otros procesos o una combinación.

Opportunity aterrizó en Marte en Enero de 2004. Al llegar al día, o Sol 5.000 marciano de lo que se planeó como una misión de 90 soles, Opportunity está investigando un canal llamado "Perseverance Valley", que desciende por una  pendiente interna del borde occidental del cráter Endeavor.

"Perseverance Valley es un lugar especial, como tener una nueva misión después de todos estos años", dijo el investigador principal adjunto de Opportunity, Ray Arvidson, de la Universidad de Washington en St. Louis. "Ya sabíamos que era diferente a cualquier lugar que un rover de Marte haya visto antes, incluso aún no sabemos cómo se formó, y ahora estamos viendo superficies que parecen rayas de piedra. Es misterioso. Es emocionante. Creo que el conjunto de observaciones que obtendremos nos permitirá comprenderlo".

En algunas laderas dentro del valle, las partículas de tierra y grava parecen haberse organizado en filas estrechas o corrugaciones, paralelas a la pendiente, alternando filas con más grava y filas con menos.

 

El origen de todo el valle es incierto. Los científicos del equipo del rover están analizando varias pistas que sugieren acciones de agua, viento o hielo. También están considerando una variedad de posibles explicaciones para las rayas, y no están seguros de si esta textura es el resultado de procesos del Marte relativamente moderno o de un Marte mucho más antiguo.

Otras líneas de evidencia han convencido a los expertos en Marte que, en una escala de cientos de miles de años, Marte pasa por ciclos cuando la inclinación u oblicuidad de su eje aumenta tanto que parte del agua ahora congelada en los polos se vaporiza en la atmósfera y luego se convierte en nieve o escarcha acumulándose más cerca del ecuador.

"Una posible explicación de estas rayas es que son reliquias de una época de mayor oblicuidad cuando la nieve en el borde se derrite estacionalmente para humedecer el suelo, y luego los ciclos de congelación-descongelación organizaron las pequeñas rocas en franjas", dijo Arvidson. "El movimiento de descenso gravitacional puede estar difundiéndolos para que no se vean tan nítidos como cuando estaban frescos".

Bernard Hallet de la Universidad de Washington, Seattle, concuerda en que las alineaciones vistas en las imágenes de Perseverance Valley no son tan distintivas como las rayas de piedra que ha estudiado en la Tierra. Las mediciones de campo en la Tierra, cerca de la cumbre del Mauna Kea de Hawai, donde el suelo se congela todas las noches pero a menudo está seco, han documentado cómo se forman cuando la temperatura y las condiciones del suelo son correctas: suelos con una mezcla de limo, arena y grava el material más fino es más frecuente y retiene más agua. La congelación expande el suelo y empuja las partículas más grandes hacia arriba. Si se mueven hacia un lado, así como hacia abajo de la pendiente general, debido a la gravedad o al viento, tienden a alejarse de las concentraciones de grano más fino y estirarse cuesta abajo. Donde las partículas más grandes se vuelven más concentradas, el suelo se expande menos. El proceso se repite cientos o miles de veces, y el patrón se autoorganiza en franjas alternas.

Perseverance Valley contiene rocas talladas por la arena que vuela cuesta arriba desde el suelo del cráter, y el viento también puede ser la clave para clasificar las partículas más grandes en filas paralelas a la pendiente.

"Los desechos de los cráteres de impacto relativamente frescos se encuentran dispersos por la superficie del área, lo que complica la evaluación de los efectos del viento", dijo el miembro del equipo científico de Opportunity Robert Sullivan de la Universidad de Cornell, Ithaca, Nueva York. "No sé qué son estas rayas, y no creo que nadie más sepa con certeza que son, así que estamos proponiendo múltiples hipótesis y recabando más datos para resolverlo".

 

 

 

vie

16

feb

2018

Los agujeros negros supermasivos están superando a sus galaxias

Fuente: NASA

 

 

Los mayores agujeros negros en el Universo están creciendo más rápido que la cantidad de estrellas que se forman en sus galaxias, de acuerdo con dos nuevos estudios que usan datos del Observatorio de Rayos X Chandra de la NASA y otros telescopios.

Durante muchos años, los astrónomos han recopilado datos sobre la formación de estrellas en galaxias y el crecimiento de agujeros negros supermasivos (es decir, aquellos con millones o miles de millones de masa del Sol) en sus centros. Estos datos sugieren que los agujeros negros y las estrellas en sus galaxias anfitrionas crecen en tándem entre sí.

Ahora, los hallazgos de dos grupos independientes de investigadores indican que los agujeros negros en las galaxias masivas han crecido mucho más rápido que en los menos masivos.

"Estamos tratando de reconstruir una raza que comenzó hace miles de millones de años", dijo Guang Yang de Penn State, quien dirigió uno de los dos estudios. "Estamos utilizando datos extraordinarios tomados de diferentes telescopios para descubrir cómo se desarrolló esta competencia cósmica".

Usando grandes cantidades de datos del Observatorio de Rayos X Chandra de la NASA, el Telescopio Espacial Hubble y otros observatorios, Yang y sus colegas estudiaron la tasa de crecimiento de los agujeros negros en galaxias a distancias de 4.3 a 12.2 mil millones de años luz de la Tierra.

Los científicos calcularon la relación entre la tasa de crecimiento de un agujero negro supermasivo y la tasa de crecimiento de las estrellas en su galaxia anfitriona. Una idea común es que esta relación es aproximadamente constante para todas las galaxias.

En cambio, Yang y sus colegas encontraron que esta relación es mucho más alta para las galaxias más masivas. Para las galaxias que contienen aproximadamente 100 mil millones de masas solares en estrellas, la relación es aproximadamente diez veces mayor que para las galaxias que contienen alrededor de 10 mil millones de masas solares en estrellas.

"Una pregunta obvia es ¿por qué?", dijo el coautor Niel Brandt, también de Penn State. "Tal vez las galaxias masivas son más efectivas para alimentar con gas frío a sus agujeros negros supermasivos centrales que las menos masivas".

Otro grupo de científicos encontró de forma independiente evidencias de que el crecimiento de los agujeros negros más masivos ha superado al de las estrellas en sus galaxias anfitrionas. Mar Mezcua, del Instituto de Ciencia Espacial en España, y sus colegas estudiaron los agujeros negros en algunas de las galaxias más brillantes y masivas del Universo. Estudiaron 72 galaxias ubicadas en el centro de los cúmulos de galaxias a distancias de hasta unos 3.500 millones de años luz de la Tierra. El estudio utilizó datos de rayos X del Chandra y datos de radio del Australia Telescope Compact Array, Karl G. Jansky Very Large Array y Very Long Baseline Array.

Mezcua y sus colegas calcularon las masas de agujeros negros en estos cúmulos de galaxias mediante el uso de una relación bien conocida que conecta la masa de un agujero negro con los rayos X y la emisión de radio asociada con el agujero negro. Se descubrió que las masas de los agujeros negros eran aproximadamente diez veces más grandes que las masas estimadas por otro método, usando la suposición de que los agujeros negros y las galaxias crecían en tándem.

"Encontramos agujeros negros que son mucho más grandes de lo que esperábamos", dijo Mezcua. "Tal vez tuvieron una ventaja en esta carrera para crecer, o tal vez tuvieron una ventaja en la velocidad de crecimiento que duró miles de millones de años".

Los investigadores encontraron que casi la mitad de los agujeros negros en su muestra tenían masas estimadas en al menos 10 mil millones de veces la masa del Sol. Esto los coloca en una categoría de peso extremo que algunos astrónomos llaman agujeros negros "ultramasivos".

"Sabemos que los agujeros negros son objetos extremos", dijo el coautor J. Hlavacek-Larrondo de la Universidad de Montreal, "por lo que puede no ser una sorpresa que los ejemplos más extremos de ellos rompan las reglas que pensamos que deberían seguir."

 

 

En este gráfico se muestra una imagen del Campo Profundo Sur del Chandra. La imagen del Chandra (azul) es la más profunda jamás obtenida en rayos X. Se ha combinado con una imagen óptica e infrarroja del Telescopio Espacial Hubble (HST), de color rojo, verde y azul. Cada fuente de lChandra es producida por gas caliente que cae hacia un agujero negro supermasivo en el centro de la galaxia anfitriona, como se representa en esta ilustración artística. Image Credit: NASA

mar

13

feb

2018

La fuga atmosferica de Marte esta relacionada con su baja gravedad

Fuente: NASA

 

 

La baja gravedad y la ausencia de campo magnético de Marte hacen de su atmósfera exterior un blanco fácil para ser arrastrada por el viento solar, pero nuevos hallazgos de la sonda Mars Express de la ESA muestran que la radiación Solar podría desempeñar un papel sorprendente en la fuga atmosférica. 

Comprender los distintos caminos que tomó la evolución en los planetas rocosos del Sistema Solar interior a lo largo de 4.600 millones de años es clave para determinar qué hace que un planeta sea habitable. Mientras que la Tierra es un mundo rico en agua, nuestro vecino menor, Marte, perdió gran parte de su atmósfera en el principio de su historia, pasando de ser un entorno cálido y húmedo a convertirse en el planeta árido y frío que conocemos en la actualidad. Por el contrario, nuestro otro vecino, Venus, actualmente inhabitable y con un tamaño comparable a la Tierra, presenta una atmósfera densa. 

Con frecuencia se señala que una de las formas en que la atmósfera de un planeta se protege es mediante un campo magnético generado internamente, como sucede en el caso de la Tierra. El campo magnético desvía las partículas cargadas del viento solar que escapan del Sol, creando una burbuja protectora alrededor del planeta: la magnetosfera. 

Como Marte y Venus no generan este campo magnético interno, la principal barrera contra el viento solar es su alta atmósfera, o ionosfera. Al igual que en el caso de la Tierra, la radiación ultravioleta separa los electrones de los átomos y moléculas de esa zona, creando una región de gas cargado eléctricamente. En Marte y Venus, esta capa ionizada —la ionosfera— interactúa directamente con el viento solar y su campo magnético para crear una magnetosfera inducida, que actúa ralentizando y desviando el viento solar alrededor del planeta.

La sonda Mars Express de la ESA ha estado observando durante 14 años iones cargados —de oxígeno y dióxido de carbono, por ejemplo— liberados al espacio para comprender mejor la velocidad a la que la atmósfera escapaba del planeta.

El estudio ha revelado un efecto sorprendente, dado que la radiación ultravioleta del Sol tiene un papel mucho más importante de lo que se creía.

“Pensábamos que el escape de iones se debía a una transferencia efectiva de la energía del viento solar, a través de la barrera magnética inducida de Marte, hacia la ionosfera”, reconoce Robin Ramstad, del Instituto Sueco de Física Espacial, y autor principal del estudio sobre Mars Express.

“De una forma que quizá desafía nuestra intuición, lo que realmente vemos es que la mayor producción de iones provocada por la radiación ultravioleta solar blinda la atmósfera del planeta de la energía que lleva el viento solar, pero que los iones precisan de muy poca energía para escapar por sí mismos, dada la baja gravedad que une la atmósfera a Marte”.

Se ha descubierto que la naturaleza ionizante de la radiación solar produce más iones de los que puede arrastrar el viento solar. Aunque la mayor producción de iones contribuye a proteger la baja atmósfera de la energía que lleva el viento solar, el calentamiento de los electrones parece ser suficiente para arrastrar iones en todas las condiciones, creando una suerte de ‘viento polar’. La débil gravedad de Marte —alrededor de un tercio de la de la Tierra— hace que el planeta no pueda sujetar estos iones y que estos escapen al espacio, independientemente de la energía extra que aporta un viento solar fuerte.

En Venus, donde la gravedad es similar a la de la Tierra, se necesita mucha más energía para que se pierda atmósfera de esta forma, y los iones que abandonan la cara soleada podrían regresar al planeta por la cara contraria a menos que se aceleren de alguna manera.

“Así, concluimos que, hoy en día, el escape de iones de Marte está limitado principalmente por la producción y no por la energía, mientras que en Venus es probable que la limitación se deba a la energía, dada la mayor gravedad del planeta y la mayor tasa de ionización, por estar más cerca del Sol”, añade Robin. 

“En otras palabras, es probable que el efecto directo del viento solar en la cantidad de atmósfera que Marte ha perdido con el tiempo sea mínimo, y que simplemente potencie la aceleración de las partículas que escapan”. 

“La continua observación de Marte desde 2004, que abarcaba los cambios en la actividad solar desde el mínimo al máximo solar, nos ha proporcionado un gran conjunto de datos que resulta vital para comprender el comportamiento a largo plazo de las atmósferas planetarias y su interacción con el Sol”, explica Dmitri Titov, científico del proyecto Mars Express de la ESA. “La colaboración con la misión MAVEN de la NASA, que lleva en marte desde 2014, también nos permite estudiar los procesos de escape atmosférico con mayor detalle”. 

El estudio también presenta implicaciones para la búsqueda de atmósferas similares a la de la Tierra en otras partes del Universo. 

“Quizá, a la hora de proteger la atmósfera de un planeta, su campo magnético no sea tan importante como su gravedad, que define hasta qué punto el planeta conserva sus partículas atmosféricas una vez han sido ionizadas por la radiación del Sol, independientemente de la fuerza del viento solar”, añade Dmitri.

 

Concepto artístico de magnetosferas planetarias terrestres. Image Credit: ESA

lun

12

feb

2018

Captando la imagen más lejana de la Tierra

Fuente: NASA

 

La nave espacial New Horizons de la NASA recientemente giró su cámara telescópica hacia un campo de estrellas, captando una imagen que ha hecho historia.

El marco de calibración de rutina del cúmulo de estrellas abierto galáctico "Wishing Well", realizado por la cámara Long Range Reconnaissance Imager (LORRI) el 5 de Diciembre, se tomó cuando New Horizons estaba a 6.12 billones de kilómetros o 40.9 unidades astronómicas de Tierra: convirtiéndola, por un tiempo, en la imagen más lejana que se haya hecho desde la Tierra.

New Horizons estaba incluso más lejos de casa que la Voyager 1 de la NASA cuando capturó la famosa imagen de la Tierra "Pale Blue Dot". Esa imagen era parte de un compuesto de 60 imágenes que miraban al sistema solar, el 14 de Febrero de 1990, cuando la Voyager se encontraba a 6,06 billones de kilómetros, o aproximadamente 40,5 unidades astronómicas [AU] de la Tierra. Las cámaras de la Voyager 1 se apagaron poco después de ese retrato, dejando su registro de distancia sin competencia durante más de 27 años.

LORRI rompió su propio récord solo dos horas más tarde con imágenes del los objetos 2012 HZ84 y 2012 HE85 del Cinturón de Kuiper (KBO), lo que demuestra aún más cómo nada se detiene cuando cubres más de 1,1 millones de kilómetros de espacio cada día.

New Horizons es solo la quinta nave espacial que acelera más allá de los planetas exteriores, por lo que muchas de sus actividades establecen registros de distancia. El 9 de Diciembre llevó a cabo la maniobra de corrección del rumbo más lejana, ya que el equipo de la misión guió a la nave hacia un encuentro cercano con un KBO llamado 2014 MU69 el 1 de Enero de 2019. Ese vuelo de Año Nuevo más allá de MU69 será el encuentro planetario más lejano en la historia, pasando mil millones de millas más allá del sistema de Plutón, que New Horizons exploró en Julio de 2015.

Durante su misión extendida en el Cinturón de Kuiper , que comenzó en 2017, New Horizons tiene como objetivo observar al menos dos docenas de otros KBO, planetas enanos y "Centauros", antiguos KBO en órbitas inestables que cruzan las órbitas de los planetas gigantes. Los científicos de la misión estudian las imágenes para determinar las formas y las propiedades de superficie de los objetos, y para buscar lunas y anillos. La nave espacial también realiza mediciones casi continuas del plasma, el polvo y el entorno de gas neutral a lo largo de su camino.

La nave espacial New Horizons se encuentra en buena forma y actualmente se encuentra en hibernación. Los controladores de la misión en el Laboratorio de Física Aplicada Johns Hopkins en Laurel, Maryland, sacarán a la nave espacial de su letargo electrónico el 4 de Junio y comenzarán una serie de revisiones del sistema y otras actividades para preparar a New Horizons para su encuentro con MU69.

 

 

Estas imágenes en falso color de captadas en Diciembre de 2017 por la cámara LORRI de la sonda espacial New Horizons muestra a dos objetos del Cinturón de Kuiper, 2012 HZ84 (izquierda) y 2012 HE85 (derecha). Son, por ahora, las imágenes más lejanas de la Tierra jamás capturadas por una nave espacial. También son las imágenes más cercanas de todos los objetos del Cinturón de Kuiper. Image Credit: NASA/JHUAPL/SwRI

vie

09

feb

2018

Es posible que los planetas de TRAPPIST-1 tengan agua

Fuente: NASA

 

Un nuevo estudio ha revelado que, la composición de los siete planetas que orbitan a la cercana estrella enana ultrafría TRAPPIST-1, es básicamente rocosa y que, potencialmente, algunos podrían albergar más agua que la Tierra. La densidad de los planetas, que ahora se conoce con mucha más precisión, sugiere que algunos de ellos podrían tener hasta un 5% de su masa en forma de agua, aproximadamente 250 veces más que los océanos de la Tierra. Los planetas más calientes, más cercanos a su estrella, son propensos a tener densas atmósferas de vapor, y los más distantes probablemente tengan sus superficies heladas. En cuanto a tamaño, densidad y cantidad de radiación que reciben de su estrella, el cuarto planeta es el más parecido a la Tierra. Parece ser el planeta más rocoso de los siete y tiene posibilidades de albergar agua líquida.

Los planetas que hay alrededor de la débil estrella roja TRAPPIST-1, a sólo 40 años luz de la Tierra, fueron detectados por primera vez en 2016 con el Telescopio TRAPPIST-sur, instalado en el Observatorio La Silla de ESO. Durante el año siguiente se llevaron a cabo otras observaciones, tanto desde telescopios terrestres, como el Very Large Telescope de ESO, como con el Telescopio Espacial Spitzer de la NASA, revelando que no había menos de siete planetas en el sistema, cada uno de un tamaño parecido al de la Tierra. Se llaman TRAPPIST-1b, c, d, e, f, g y h, en el sentido en el que aumenta la distancia de la estrella central.

Ahora se han llevado a cabo más observaciones, tanto con telescopios basados en tierra, incluyendo la instalación SPECULOOS, casi completa, en el Observatorio Paranal de ESO, como desde el Telescopio Espacial Spitzer y el Telescopio Espacial Kepler de la NASA. Un equipo de científicos, liderado por Simon Grimm, de la Universidad de Berna (Suiza), ha aplicado métodos de modelado informático muy complejos a los datos disponibles y ha determinado las densidades de los planetas con mucha más precisión.

Simon Grimm explica cómo se determinan las masas: “Los planetas de TRAPPIST-1 están tan juntos que interfieren entre sí gravitatoriamente, por lo que, cuando pasan frente a la estrella, hay un ligero cambio en los tiempos. Estos cambios dependen de las masas de los planetas, sus distancias y otros parámetros orbitales. Con un modelo informático simulamos las órbitas de los planetas hasta que los tránsitos calculados concuerdan con los valores observados y de ahí derivamos las masas planetarias”.

Eric Agol, miembro del equipo, nos habla el significado de este hallazgo: “Una meta, perseguida desde hace un tiempo dentro del campo del estudio de los exoplanetas, ha sido conocer la composición de los planetas que son similares a la Tierra en tamaño y temperatura. El descubrimiento de TRAPPIST-1 y las capacidades de las instalaciones de ESO en Chile y del Telescopio Espacial Spitzer de la NASA en órbita, lo han hecho posible. ¡Por primera vez tenemos una pista que nos dice de qué están hechos los exoplanetas del tamaño de la Tierra!”.

Las medidas de densidad, combinadas con los modelos de las composiciones de los planetas, sugieren firmemente que los siete planetas TRAPPIST-1 no son mundos rocosos estériles. Parecen contener cantidades significativas de material volátil, probablemente agua, que alcanza hasta un 5% de la masa del planeta en algunos casos, lo cual supone una gran cantidad: en comparación, ¡solo el 0,02 % de la masa de la Tierra es agua!

“Las densidades, pese a ser pistas importantes sobre la composición de los planetas, no dicen nada de habitabilidad. Sin embargo, nuestro estudio es un paso importante mientras seguimos explorando si estos planetas podrían sustentar vida”, afirmó Olivier Brice Demory, coautor en la Universidad de Berna.

TRAPPIST-1b y c, los planetas más interiores, parece tener núcleos rocosos y estar rodeados de atmósferas mucho más gruesas que la de la Tierra. Por su parte, TRAPPIST-1d es el más ligero de los planetas, con un 30 por ciento de la masa de la Tierra. Los científicos no están seguros de si tiene una gran atmósfera, un océano o una capa de hielo.

El equipo de investigación se sorprendió por el hecho de que TRAPPIST-1e sea el único planeta del sistema un poco más denso que la Tierra, lo que sugiere que puede tener un núcleo más denso de hierro y que no necesariamente tiene una atmósfera espesa, un océano o una capa de hielo. Resulta misterioso que TRAPPIST-1e parezca tener una composición mucho más rocosa que el resto de los planetas. En términos de tamaño, densidad y de la cantidad de radiación que recibe de su estrella, es el planeta más similar a la Tierra.

TRAPPIST-1f, g y h están lo suficientemente lejos de la estrella anfitriona como para que el agua pueda congelarse y formar hielos sobre sus superficies. Si tienen atmósferas delgadas, sería improbable que contuvieran las moléculas pesadas que encontramos en la Tierra, como el dióxido de carbono.

“Es interesante que los planetas más densos no sean los que están más cerca de la estrella, y que los planetas más fríos no tengan atmósferas gruesas”, señala la coautora del estudio Caroline Dorn, de la Universidad de Zúrich (Suiza).

El sistema TRAPPIST-1 seguirá siendo un foco de intenso escrutinio por parte de numerosas instalaciones terrestres y espaciales, incluyendo el ELT (Extremely Large Telescope) de ESO y el Telescopio Espacial James Webb de NASA/ESA/CSA.

Los equipos de investigación también están invirtiendo esfuerzos en buscar otros planetas alrededor de estrellas rojas débiles como TRAPPIST-1. Como miembro de este grupo, Michaël Gillon explica: “Este resultado pone de relieve el enorme interés de explorar estrellas enanas ultrafrías cercanas — como TRAPPIST-1 — para el tránsito de planetas terrestres. Ese es exactamente el objetivo de SPECULOOS, nuestro nuevo buscador de exoplanetas, que está a punto de iniciar operaciones en el Observatorio Paranal de ESO, en Chile”.

 

 

Concepto artístico de cómo sería el sistema planetario TRAPPIST-1, a partir de los datos disponibles sobre los diámetros, las masas y las distancias de los planetas desde la estrella anfitriona, a partir de Febrero de 2018. Image Credit: NASA/JPL-Caltech

mié

07

feb

2018

El libo de la astronomía

¿Cómo medimos el universo? ¿Dónde se halla el horizonte de sucesos? ¿Qué es es la materia oscura? Desde los albores de la humanidad, la gente ha alzado la vista al cielo con el afán de entenderlo. Así, a lo largo de los siglos, la ciencia astronómica ha ensanchado las fronteras del conocimiento humano en el intento de comprender el universo y nuestro lugar en él. Con un lenguaje claro, El libro de la astronomía proporciona breves y sencillas explicaciones que aclaran la jerga científica, esquemas que desbrozan complejas teorías, ilustraciones que juegan con nuestro conocimiento de los astros e ingeniosas citas que condensan los descubrimientos astronómicos. Tanto el lector curioso como el estudiante o el apasionado por la astronomía, encontrarán en este libro una pléyade de ideas interesantes.

 

 

El libro de la astronomía

Editorial Akal

Isbn- 9788446045366

Pvp- 29 euros

Enero 2018

mié

31

ene

2018

Hoy es el 60 aniversario del lanzamiento del Explorer 1

Fuente: NASA

 

La noche del 31 de Enero de 1958, los Estados Unidos orbitaron su primer satélite: el Explorer 1. El esfuerzo fue parte de la participación de la nación en el Año Geofísico Internacional (IGY), un esfuerzo científico pacífico. También marcó el primer paso de América en la carrera espacial durante la Guerra Fría.

El Dr. Wernher von Braun dirigió el equipo de la Agencia de Misiles Balísticos del Ejército (ABMA) en Redstone Arsenal en Huntsville, Alabama, que diseñó el cohete que lanzó el Explorer 1. Después de que se confirmase que el satélite estaba en órbita, caracterizó el evento como un comienzo crucial para el programa espacial de la nación.

"Hemos establecido firmemente nuestro punto de apoyo en el espacio", dijo von Braun. "Nunca renunciaremos".

Los planes para orbitar un satélite formaban parte del IGY, una colaboración científica de 67 naciones que se llevaría a cabo desde el 1 de Julio de 1957 hasta el 31 de Diciembre de 1958. Tanto EE.UU. Como la Unión Soviética anunciaron que su participación incluiría el lanzamiento de satélites para orbitar la Tierra.

Incluso con la declaración anticipada, muchos estadounidenses quedaron atónitos cuando los soviéticos lanzaron el primer satélite del mundo, el Sputnik, el 4 de Octubre de 1957. Un mes después, el Sputnik 2 orbitaba con un perro como pasajero.

Los planes para lanzar un satélite estadounidense comenzaron en 1954 y, a pesar de la fuerte defensa de la ABMA, la Administración Eisenhower eligió el proyecto Vanguard de la Marina de los EE.UU. para liderar los esfuerzos de la nación para el IGY. Sin embargo, el primer intento de orbitar un satélite Vanguard terminó con una explosión en la plataforma de lanzamiento el 6 de Diciembre de 1957.

 

 

El trabajo de lanzamiento del primer satélite de Estados Unidos se le dio a ABMA, que había estado esperando esa oportunidad. Asumir la tarea de diseñar y construir el satélite Explorer 1 fue del Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL) del Instituto de Tecnología de California en Pasadena, California, dirigido por el Dr. William Pickering.

El esfuerzo del Explorer 1 incluyó el trabajo del investigador principal del satélite, el Dr. James Van Allen, profesor de física y astronomía en la Universidad de Iowa. Él había estado estudiando los rayos cósmicos alrededor de la Tierra. Van Allen desarrolló instrumentos para medir la concentración de iones y electrones en el espacio y detectar rayos cósmicos. Para el 11 de Enero de 1958, se completó el trabajo de ensamblaje y prueba del satélite Explorer 1 de 13.97 kilogramos, y 1,83 metros por 22,86 centímetros.

La primera etapa del Júpiter C se colocó en el Complejo de Lanzamiento 26 en el Anexo de Misiles de Cabo Cañaveral (ahora Estación de la Fuerza Aérea de Cabo Cañaveral), el 16 de Enero. Las etapas superiores del cohete llegaron a la plataforma el 24 de Enero y se unieron a la parte superior el cohete.

La tarde del 31 de Enero, un grupo de 57 ingenieros, técnicos y gerentes supervisaron la cuenta atrás desde el blocao de la plataforma 26. Pickering, von Braun y Van Allen esperaron en el Pentágono. Los planes exigían que el trío viajara a la Academia Nacional de Ciencias, donde anunciarían el éxito o el fracaso.

A las 10:48 p.m. EST, el cohete se encendió y se abrió un camino en el cielo nocturno. Pronto se perdió de vista y se perdió el contacto, ya que aún no existía una extensa red de estaciones de rastreo.

 

Pickering se quedó al teléfono con su equipo en el JPL esperando la confirmación de que el Explorer 1 estaba en órbita. De ser así, pasaría por una estación de seguimiento de California a más tardar a las 12:30 a.m. EST de la madrugada del 1 de Febrero.

Ese tiempo pasó sin señal. Pero a las 12:45 pm llegó el informe, "California tiene el pájaro".

En la rueda de prensa, Pickering, von Braun y Van Allen informaron que el primer satélite de Estados Unidos estaba en una órbita elíptica ligeramente más alta que la contabilizada para la demora de 15 minutos en recibir la señal del Explorer 1. La nave espacial estaba dando vueltas a la Tierra cada 114 minutos, a 2.565 kilómetros de altura, con un punto bajo de 362 kilómetros.

Durante la operación, el detector de rayos cósmicos del satélite descubrió cinturones de radiación alrededor de la Tierra que fueron nombrados cinturones de Van Allen.

En los 60 años y transcurrido el lanzamiento del Explorer 1, los ojos del mundo se centran en Cabo Cañaveral, a medida que se lanzan naves espaciales adicionales a la órbita de la Tierra, la Luna y los planetas. En 1961, Alan Shepard se convirtió en el primer estadounidense en viajar al espacio, despegando a solo unos cientos de metros de donde comenzó su misión el primer satélite de la nación.

Con la construcción del Centro Espacial Kennedy en la adyacente Isla Merritt, los astronautas viajaron a la superficie lunar. Durante 30 años, los transbordadores espaciales llevaron a las tripulaciones a la órbita de la Tierra, que culminaron en la construcción de la Estación Espacial Internacional.

En la actualidad, Kennedy es el principal puerto espacial y multiusos en el que la NASA y sus socios continúan lanzando naves espaciales, y pronto enviarán tripulaciones en misiones mucho más allá de la baja órbita terrestre.

 

lun

29

ene

2018

Todos estos mundos son vuestros

Este mundo nos abre el camino a la búsqueda científica de vida extraterrestre.

Mucho antes de que viajar por el espacio fuera posible, la idea de que más allá del planeta Tierra podía haber «algo vivo» ya agitaba la conciencia colectiva de la población mundial. Uno de los grandes retos de la ciencia es demostrar de una vez por todas que no estamos solos en el universo y que la vida es posible fuera de nuestro planeta, o, por el contrario, desmentirlo hasta nueva orden. En este libro fascinante, el astrónomo canadiense Jon Willis se adentra en la rama científica conocida como astrobiología para explicar cuáles son las posibilidades de localizar formas de vida en nuestra galaxia.

Willis describe con suma atención los últimos descubrimientos de las misiones de exploración espacial —desde el telescopio espacial Kepler al vehículo todoterreno Mars Curiosity, pasando por la sonda New Horizons—, nos anima a preguntarnos si podría haber existido vida en el subsuelo helado de Marte y nos revela la importancia del agua en las lunas heladas de Europa y Encélado.

Willis observa la luna de Saturno, Titán, a través de la lente del pasado lejano de nuestro planeta, e incluso se aventura más allá del sistema solar para determinar, de entre la multitud de exoplanetas detectados recientemente, cuáles podrían ser los candidatos a convertirse en una «segunda Tierra».

Actualizado con los últimos descubrimientos de la comunidad científica, este libro proporciona el conocimiento fundamental para saber dónde deberíamos buscar si queremos encontrar vida extraterrestre.

 

 

Todos estos mundos son vuestros

Jon Willis

Editorial Alpha Decay

Isbn- 9788494742330

Pvp- 21,90 euros

Enero 2018

vie

26

ene

2018

Se puede aprender mucho del eclipse de Luna del próximo 31 de enero

Fuente: NASA

 

 

El eclipse lunar del 31 de enero dará a un equipo de científicos una oportunidad especial para estudiar la Luna utilizando el equivalente para el astrónomo de una cámara termosensible o térmica.

Tres eventos lunares se unirán en una superposición inusual que se llama una súper luna azul de sangre. La segunda luna llena en Enero tendrá lugar el día 31, convirtiéndose en la primera luna azul de 2018. También se considerará una superluna, una que parece un poco más grande y más brillante de lo normal porque ocurre cuando la Luna está cerca de su perigeo, o el punto más cercano en su órbita a la Tierra.

Además, un eclipse lunar tendrá lugar en la mañana del 31 de Enero, dará temporalmente a la Luna un color rojizo conocido como luna de sangre.

Para los investigadores, el eclipse ofrece la oportunidad de ver qué sucede cuando la superficie de la Luna se enfría rápidamente. Esta información les ayudará a comprender algunas de las características del regolito, la mezcla de tierra y rocas sueltas en la superficie, y cómo cambia con el tiempo.

"Durante un eclipse lunar, la oscilación de la temperatura es tan dramática que es como si la superficie de la Luna pasara de estar en un horno a estar en un congelador en unas pocas horas", dijo Noah Petro, científico adjunto del proyecto LRO (Lunar Reconnaissance Orbiter), en el Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA.

Normalmente, las transiciones dentro y fuera de la oscuridad, y los cambios de temperatura que las acompañan, se extienden a lo largo de un día lunar, que dura 29 días y medio de la Tierra. Un eclipse lunar induce estos cambios a gran velocidad.

Desde el Observatorio Haleakala en la isla de Maui en Hawai, el equipo llevará a cabo sus investigaciones en longitudes de onda invisibles donde se percibe el calor. Ya han hecho este tipo de estudio varias veces, señalando ubicaciones lunares individuales para ver cómo retienen calor durante el eclipse.
"Todo el carácter de la Luna cambia cuando la observamos con una cámara térmica durante un eclipse", dijo Paul Hayne del Laboratorio de Física Atmosférica y Espacial de la Universidad de Colorado en Boulder. "En la oscuridad, muchos cráteres y otras características familiares no se pueden ver, y áreas normalmente no descritas alrededor de algunos cráteres comienzan a 'brillar', porque las rocas todavía están calientes".

La rapidez o la lentitud con que la superficie pierde calor depende del tamaño de las rocas y de las características del material, incluida su composición, su porosidad y su esponjosidad.

Los científicos lunares ya saben mucho sobre el tránsito día a noche y los cambios de temperatura estacionales en la Luna por los datos recopilados por el instrumento Diviner de LRO desde 2009. Esas variaciones a largo plazo revelan información sobre las características más grandes y las propiedades globales de los primeros centímetros de regolito. Los cambios a corto plazo debido al eclipse obtendrán detalles del material fino y la capa superior del regolito.

Al comparar los dos tipos de observaciones, el equipo puede observar variaciones en áreas particulares, por ejemplo, los remolinos lunares en Reiner Gamma o un cráter de impacto y los restos sueltos a su alrededor.

Este tipo de información es útil para fines prácticos, como buscar sitios de aterrizaje adecuados. También ayuda a los investigadores a comprender la evolución de la superficie de la Luna.

"Estos estudios nos ayudarán a contar la historia de cómo los impactos grandes y pequeños están cambiando la superficie de la Luna durante el tiempo geológico", dijo Petro.

 

Foto superior:

 

Este mapa global que muestra las áreas del mundo que experimentarán (si el clima lo permite) la "súper luna azul sangre" del 31 de Enero de 2018. El eclipse será visible antes del amanecer del 31 de Enero para Norteamérica, Alaska y Hawai. Para aquellos en el Medio Oriente, Asia, Rusia oriental, Australia y Nueva Zelanda, la "súper luna de sangre azul" se podrá ver durante la salida de la luna la mañana del 31. Image Credit: NASA

lun

22

ene

2018

El Hubble descubre un enorme cúmulo de galaxias

Fuente: NASA

 

En 2014, los astrónomos que utilizaron el Telescopio Espacial Hubble de la NASA/ESA descubrieron que este enorme cúmulo de galaxias contiene la masa de tres mil billones de soles, por lo que no es de extrañar que se haya ganado el sobrenombre de "El Gordo". Conocido oficialmente como ACT-CLJ0102-4915, es el cúmulo de galaxias de rayos X más grande, más cálido y más brillante jamás descubierto en el Universo distante.

Los cúmulos de galaxias son los objetos más grandes del universo que están unidos por la gravedad. Se forman durante miles de millones de años a medida que grupos más pequeños de galaxias se unen lentamente. En 2012, las observaciones del Telescopio VLT de ESO, el Observatorio de Rayos X Chandra de la NASA y el Telescopio de Cosmología de Atacama mostraron que El Gordo en realidad está compuesto por dos cúmulos de galaxias colisionando a millones de kilómetros por hora.

La formación de cúmulos de galaxias depende en gran medida de la materia oscura y la energía oscura; estudiar tales agrupaciones puede, por lo tanto, ayudar a arrojar luz sobre estos fenómenos escurridizos. En 2014, el Hubble descubrió que la mayor parte de la masa de El Gordo está oculta en forma de materia oscura. La evidencia sugiere que la materia "normal" de El Gordo, en gran parte compuesta de gas caliente que es brillante en el dominio de longitud de onda de rayos X, está siendo arrancada de la materia oscura en la colisión. El gas caliente se está desacelerando, mientras que la materia oscura no.

Esta imagen fue tomada por la Cámara Avanzada de Sondeos y la Cámara Wide-Field 3 del Hubble como parte de un programa de observación llamado RELICS (Encuesta de Grupos de Lensificación de Reionización). RELICS fotografió 41 cúmulos de galaxias masivos con el objetivo de encontrar las galaxias distantes más brillantes, que serán fututos objetivos a estudiar para el próximo Telescopio Espacial James Webb.

 

 

Image Credit: ESA/Hubble & NASA, RELICS

vie

19

ene

2018

Titán tiene nivel de mar como la Tierra

Fuente: NASA

 

La luna de Saturno, Titán, puede estar a casi un billón de millas de distancia de la Tierra, pero un documento recientemente publicado basado en datos de la nave espacial Cassini de la NASA revela una nueva forma en la que este mundo distante y el nuestro son inquietantemente similares. Así como la superficie de los océanos en la Tierra se encuentra a una elevación promedia que llamamos "nivel del mar", los mares de Titán también se encuentran a una elevación promedia.

Este es el último hallazgo que muestra similitudes notables entre la Tierra y Titán, el único otro mundo que conocemos en nuestro sistema solar que tiene líquido estable en su superficie. La diferencia en Titán es que sus lagos y mares están llenos de hidrocarburos en lugar de agua líquida, y el hielo de agua está cubierto por una capa de material orgánico sólido que sirve como el lecho de roca que rodea estos lagos y mares.

El nuevo artículo, dirigido por Alex Hayes en la Universidad de Cornell en Ithaca, Nueva York, y publicado en la revista Geophysical Research Letters, muestra que los mares de Titán siguen una elevación constante en relación con la atracción gravitacional de Titán, al igual que los océanos de la Tierra. Parece que los lagos más pequeños en Titán aparecen a elevaciones varios cientos de metros más altos que el nivel del mar de Titán. Los lagos a gran altura se encuentran comúnmente en la Tierra. El lago más alto navegable por grandes barcos, el Lago Titicaca, está a más de 3.700 metros sobre el nivel del mar.

El nuevo estudio sugiere que la elevación es importante porque los cuerpos líquidos de Titán parecen estar conectados debajo de la superficie por algo parecido a un sistema acuífero en la Tierra. Los hidrocarburos parecen fluir por debajo de la superficie de Titán de forma similar a como el agua fluye a través de roca o grava subterránea porosa en la Tierra, de modo que los lagos cercanos se comunican entre sí y comparten un nivel de líquido común.

El documento se basó en datos obtenidos por el instrumento de radar de Cassini hasta meses antes de que la nave se desintegrase en la atmósfera de Saturno el año pasado.

 

 

Image Credit: NASA/JPL-Caltech/ASI/Cornell

mié

17

ene

2018

Resistencia

Scott Kelly es el hombre que más tiempo ha pasado en el espacio, 340 días, durante los cuales ha visto y vivido cosas que prácticamente ninguno de nosotros veremos o experimentaremos nunca.

A través de su increíble historia, Kelly nos revela un entorno absolutamente hostil al ser humano y cuáles fueron los retos más extremos que tuvo que afrontar: los devastadores efectos corporales, la tristeza y la soledad que conlleva estar separado de los seres queridos, el total y absoluto aislamiento de todas las comodidades terrestres, los catastróficos riesgos de chocar contra basura espacial y, aún peor, la amenaza angustiante de ser incapaz de ayudar si algo malo ocurre en casa.

En Resistencia la humanidad, la compasión, el sentido del humor, el entusiasmo y la determinación de este héroe moderno resuenan en cada una de sus palabras. Su mensaje es una fuente de inspiración para generaciones futuras y su relato personal cautiva desde la primera página.

 

 

Resistencia

Scott Kelly

Editorial Debate

Isbn- 9788499928227

Pvp- 21,90 euros

Enero 2018

lun

15

ene

2018

Nubes en Júpiter

Fuente: NASA

 

Remolinos de cinturones de nubes coloridas dominan el hemisferio sur de Júpiter en esta imagen capturada por la nave espacial Juno de la NASA.

Júpiter aparece en esta imagen de color mejorado como un tapiz de vibrantes bandas de nubes y tormentas. La región oscura en el extremo izquierdo se llama Cinturón Templado del Sur. El cruzamiento el cinturón es una característica similar a un fantasma de nubes blancas deslizándose. Esta es la característica más grande en las bajas latitudes de Júpiter, que es un ciclón (que gira en el sentido de las agujas del reloj).

Esta imagen fue tomada el 16 de Diciembre de 2017, cuando Juno realizó su décimo sobrevuelo cercano a Júpiter. En el momento en que se tomó la imagen, la nave espacial se encontraba a unos 13.604 kilómetros de la parte superior de las nubes del planeta, a una latitud de 27.9 grados sur.

La escala espacial en esta imagen es de 9.1 kilómetros por píxel. El científico ciudadano Kevin M. Gill procesó esta imagen usando datos de la cámara JunoCam.

 

 

Image credits: NASA/JPL-Caltech/SwRI/MSSS/Kevin M. Gill

vie

12

ene

2018

Fallece el astronauta John Young

Fuente: NASA

 

El astronauta John Young, el noveno hombre el caminar sobre la Luna durante la misión Apollo 16 y Comandante de la primera misión del Transbordador Espacial, falleció el pasado viernes 5 de Enero de 2018, a la edad de 87 años por complicaciones de una neumonía. Young comenzó su impresionante carrera en la NASA en 1962, cuando fue seleccionado entre cientos de jóvenes pilotos para unirse a la segunda clase de astronautas de la NASA, conocida como los "Nuevos Nueve".

"Hoy, la NASA y el mundo han perdido a un pionero", dijo el administrador interino de la NASA Robert Lightfoot en un comunicado . "La carrera del astronauta John Young abarcó tres generaciones de vuelos espaciales; nos paramos en sus hombros mientras miramos hacia la próxima frontera humana."

 "John fue uno de ese grupo de pioneros del espacio temprano cuya valentía y compromiso encendió los primeros grandes logros de nuestra nación en el espacio. Pero, no contentos con eso, sus contribuciones prácticas continuaron mucho después del último de sus seis vuelos espaciales, un récord mundial en el momento de su retirada de la cabina de piloto".

"Sería difícil exagerar el impacto que John Young tuvo en el vuelo espacial humano", dijo la directora del Centro Espacial Johnson, Ellen Ochoa, ex astronauta. "Más allá de sus seis misiones bien conocidas y pioneras a través de tres programas, trabajó incansablemente durante décadas para comprender y mitigar los riesgos que enfrentan a los astronautas de la NASA."

Entre sus muchos logros, Young cuenta con la Medalla de Honor Espacial del Congreso, tres Medallas de distinción al Servicio, la Medalla de Liderazgo Excepcional de la NASA, dos medallas de Servicio Distinguido de la Marina, tres Cruces de Vuelo Distinguido de la Marina, Alumno Distinguido de Georgia Tech, y premio de la Sociedad Astronáutica Americana de Vuelo Espacial.

Estos son algunos de los más de 80 premios y honores que recibió Young durante su carrera, además de premios y reconocimientos honorarios como la inclusión en el Salón de la Fama Nacional de la Aviación en 1988.

“He tenido mucha suerte, creo,” dijo Young en su ceremonia de jubilación de la NASA en el 2004. En cuanto a cual fue el momento más memorable, dijo simplemente, “Me ha gustado todo.”

Descansa en Paz, querido Young, junto a las estrellas.

jue

11

ene

2018

Lo que cuentan las estrellas

Este libro, es un recorrido visual por nuestro cielo.

Durante siglos, la humanidad ha mirado al cielo nocturno con admiración, pero hoy en día hemos perdido esta costumbre. Este libro nos permite reconectar con el universo más allá de nuestra atmósfera: recuperemos la mitología oculta en las constelaciones que podemos ver de noche, hagamos un tour por el sistema solar y la Vía Láctea hacia el espacio exterior, descubramos los cuerpos celestes que cohabitan con nuestro planeta y conozcamos los secretos del espacio profundo.
Ciencia, mitología e historia contadas en un tono inspirador y mágico, acompañado de ilustraciones que nos harán querer volver a ver el cielo estrellado cada noche.

 

Lo que cuentan las estrellas

Kelsey Oseid

Editorial Aguilar

Isbn- 9788403518438

Pvp- 16,90 euros

Noviembre 2017

dom

07

ene

2018

OSIRIS-Rex fotografía la Tierra y la Luna

Fuente: NASA

 

El objetivo de la nave espacial OSIRIS-REx de la NASA es mapear y devolver muestras del asteroide Bennu, un trozo de roca rico en carbono que podría contener materiales orgánicos o precursores moleculares de la vida. También es un asteroide que algún día podría pasar cerca o incluso colisionar con la Tierra, aunque no durante varios siglos. Se espera que la nave espacial OSIRIS-Rex llegue a su destino, el asteroide Bennu, en Agosto de 2018.

OSIRIS-REx es una misión para descubrir de dónde venimos, ya que los asteroides son remanentes de la formación de nuestro sistema solar. Pero si bien la nave espacial podría decirnos algunas cosas sobre dónde hemos estado y hacia dónde nos dirigimos, también puede recordarnos dónde estamos ahora.

Esta imagen compuesta de la Tierra y la Luna está hecha de datos capturados por el instrumento MapCam de OSIRIS-REx el 2 de Octubre de 2017, cuando la nave espacial estaba aproximadamente a 3 millones de kilómetros de la Tierra, aproximadamente 13 veces la distancia que hay entre la Tierra y Luna. Se combinaron tres imágenes (diferentes longitudes de onda de color) y se corrigió el color para hacer el compuesto, y la Luna se "estiró" (se iluminó) para hacerlo más fácilmente visible.

 

 

Image Credit: NASA

vie

05

ene

2018

Una mirada a la galaxia enana Kiso 5639.

Fuente: NASA

 

En esta imagen del telescopio espacial Hubble de la NASA/ESA, una tormenta de fuego provocada por el nacimiento de nuevas estrellas ilumina un extremo de la galaxia enana Kiso 5639. 

Aunque Kiso 5639 tiene una forma más bien plana, su inclinación hace que parezca un cohete, con una cabeza fulgurante y una larga cola salpicada de estrellas. Debido a su morfología, se clasifica en la categoría de galaxias ‘renacuajo’.

El color rosa de la cabeza es fruto del brillo del hidrógeno, provocado por el nacimiento de nuevas estrellas con una masa equivalente a un millón de soles. Las estrellas se encuentran agrupadas en grandes cúmulos formados hace menos de un millón de años.

Están constituidas principalmente por hidrógeno y helio, pero incorporan elementos más pesados, como oxígeno y carbono. Cuando estas estrellas mueren, liberan sus elementos pesados, que enriquecen el gas circundante. En Kiso 5639, el gas más brillante de la cabeza presenta menos elementos pesados que el resto de la galaxia. Los astrónomos creen que el último evento de formación estelar se desencadenó cuando la galaxia acreció gas primordial procedente de sus alrededores, dado que el espacio intergaláctico contiene un gas más limpio y rico en hidrógeno.

Las cavidades en el gas se deben a la detonación de numerosas supernovas —como fuegos artificiales en el cielo— que horadaron el gas supercaliente.

La cola, que se extiende desde la cabeza de la galaxia y está salpicada de brillantes estrellas azules, contiene al menos cuatro regiones de formación estelar claras. Estas estrellas parecen ser más antiguas que las de la cabeza.

Unos tenues filamentos, que comprenden gas y algunas estrellas, se prolongan más allá del cuerpo principal de este renacuajo cósmico.

Las observaciones se efectuaron entre febrero y julio de 2015 con la Cámara de Gran Angular 3 de Hubble. Kiso 5639 se encuentra a 82 millones de años luz de nosotros. Su cabeza tiene un diámetro de unos 2.700 años luz.

 

 

Image Credit: NASA/ESA

vie

29

dic

2017

Explorando un cúmulo con la masa de dos mil billones de soles

Fuente: NASA

 

 

Esta imagen muestra algo espectacular: ¡un cúmulo de galaxias tan masivo que está deformando el espacio a su alrededor! El cúmulo, cuyo corazón está en el centro de la imagen, recibe el nombre de RCS2 J2327, y es uno de los cúmulos más masivos que se conocen a su distancia o más allá.

Los objetos masivos como RCS2 J2327 tienen una influencia tan grande sobre su entorno que efectivamente deforman el espacio que los rodea – a esto se le conoce como efecto de lente gravitatoria, y puede causar que la luz proveniente de objetos más distantes se curve, distorsione, y amplifique, permitiéndonos ver galaxias que, de otro modo, estarían demasiado distantes de nosotros como para poder detectarlas. Las lentes gravitacionales fueron predichas por la Teoría de la Relatividad General de Albert Einstein, y pueden observarse de tres maneras distintas: lente gravitacional fuerte, débil y microlente. A diferencia de la lente gravitacional fuerte, que produce imágenes espectaculares de galaxias distorsionadas, arcos de gran amplitud, y fenómenos conocidos como anillos de Einstein, la lente gravitacional débil se estudia más a nivel estadístico – pero ofrece una manera de medir las masas de objetos cósmicos, como se muestra aquí.

Esta imagen es una combinación de observaciones realizadas por el instrumento HAWK-I instalado en el Very Large Telescope de ESO, y por la Cámara Avanzada para rastreos instalada en el Telescopio Espacial Hubble de NASA/ESA, e ilustra un enfoque colaborativo notablemente detallado del estudio de la lente gravitacional débil en el cosmos. El estudio mostró que RCS2 J2327 contiene la masa de dos mil billones de soles.

 

 

Imagen de comparación: HAWK-I y Hubble exploran un cúmulo con la masa de dos mil billones de soles. Image Credit: ESO

mar

26

dic

2017

La nueva tripulación ya se encuentra en la ISS

Fuente: NASA

 

Scott Tingle de la NASA , Anton Shkaplerov de la Agencia Espacial Rusa Roscosmos y Norishige Kanai de la Agencia de Exploración Aeroespacial de Japón se unieron al  Comandante de Expedición 54 Alexander Misurkin de Roscosmos y sus compañeros Mark Vande Hei y Joe Acaba de la NASA a bordo de la Estación Espacial Internacional cuando las escotillas entre la nave espacial Soyuz y el laboratorio orbital se abrieron oficialmente el martes 19 de Diciembre a las 10:55 GMT.

Los miembros de la tripulación pasarán cerca de seis meses realizando aproximadamente 250 investigaciones científicas en campos como biología, ciencias de la tierra, investigación humana, ciencias físicas y desarrollo tecnológico: investigaciones que afectan a la vida en la Tierra.

Está previsto que Vande Hei, Acaba y Misurkin permanezcan a bordo de la Estación hasta Febrero de 2018, y Tingle, Shkaplerov y Kanai están programados para regresar a la Tierra el próximo mes de Junio.

Con esta tripulación continúa el aumento a largo plazo en el número de tripulantes en el segmento estadounidense de tres a cuatro, lo que permite a la NASA maximizar el tiempo dedicado a la investigación en la Estación Espacial. Lo más destacado de las próximas investigaciones es demostrar los beneficios de fabricar filamentos de fibra óptica en un entorno de microgravedad, un nuevo estudio que analiza estructuras vitales para el diseño de materiales ópticos avanzados y dispositivos electrónicos y el examen de un compuesto fármaco y un sistema de administración de fármacos diseñado para combatir la pérdida muscular en el espacio o durante otros períodos prolongados como reposo extendido en la Tierra.

Durante más de 17 años, los humanos han vivido y trabajado continuamente a bordo de la Estación, avanzando en el conocimiento científico y demostrando nuevas tecnologías. Un esfuerzo global, más de 200 personas de 18 países han visitado el laboratorio único de microgravedad que ha albergado más de 2.100 investigaciones científicas de investigadores en más de 95 países.

 

Image Credit: NASA TV

vie

22

dic

2017

Posibles nuevas misiones a un cometa y a Titán

Fuente: NASA

 

La NASA ha seleccionado dos conceptos finalistas para una misión robótica planeada para lanzarse a mediados de la década de 2020: una misión para traer de vuelta muestras de un cometa y un helicóptero tipo drone para explorar posibles lugares de aterrizaje en Titán, la luna más grande de Saturno.

La agencia anunció los conceptos tras un extenso y competitivo proceso de revisión por pares. Los conceptos fueron elegidos de 12 propuestas presentadas en abril bajo la convocatoria del programa New Frontiers.

"Este es un gran paso adelante en el desarrollo de nuestra próxima misión audaz de descubrimiento científico", dijo Thomas Zurbuchen, administrador asociado de la Dirección de Misión Científica de la NASA en Washington. "Estas son investigaciones tentadoras que buscan responder algunas de las preguntas más importantes en nuestro sistema solar hoy".

Las finalistas son:

CAESAR

La misión CAESAR (Comet Astrobiology Exploration Sample Return) que pretende traer una muestra de 67P / Churyumov-Gerasimenko, un cometa que fue explorado con éxito por la nave espacial Rosetta de la Agencia Espacial Europea, para determinar su origen e historia. Dirigida por Steve Squyres de la Universidad de Cornell en Ithaca, Nueva York, CAESAR sería administrada por el Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA en Greenbelt, Maryland.

Dragonfly

Dragonfly, es un helicóptero tipo drone que exploraría la química prebiótica y la habitabilidad de docenas de sitios en la luna Titán de Saturno, un mundo oceánico en nuestro sistema solar. Elizabeth Turtle del Laboratorio de Física Aplicada (APL, por sus siglas en inglés) de la Universidad Johns Hopkins en Laurel, Maryland, es la investigadora principal.

 

Las misiones CAESAR y Dragonfly recibirán fondos hasta fines de 2018 para desarrollar y madurar sus conceptos. La NASA planea seleccionar una de estas investigaciones en la primavera de 2019 para continuar en las siguientes fases de la misión.

La misión seleccionada será la cuarta en el portafolio de New Frontiers de la NASA, una serie de investigaciones principales de ciencias planetarias dirigidas por investigadores con un tope de coste de desarrollo de aproximadamente 850 millones de dólares. Sus predecesores son la misión New Horizons a Plutón y un objeto del cinturón de Kuiper conocido como 2014 MU69, la misión Juno a Júpiter y OSIRIS-REx, que recogerá una muestra del asteroide Bennu y las traerá de vuelta.

La NASA también anunció la selección de dos conceptos de misión que recibirán fondos de desarrollo de tecnología para prepararlos para futuros concursos de misiones.

Se trata de ELSAH (Enceladus Life Signatures and Habitability), que recibirá fondos para desarrollar técnicas rentables que limiten la contaminación de naves espaciales y, por lo tanto, permitan mediciones de detección de vida en misiones con costos limitados. El investigador principal es Chris McKay del Centro de Investigación Ames de la NASA en Silicon Valley, California, y el centro administrador de la NASA es Goddard.
 
VICI (Venus in situ Composition Investigations). Liderada por Lori Glaze en Goddard, el concepto de esta misión desarrollará aún más la Venus Element and Mineralogy Camera para operar bajo las duras condiciones en Venus. El instrumento utiliza láseres en un módulo de aterrizaje para medir la mineralogía y la composición elemental de las rocas en la superficie de Venus.

La convocatoria de conceptos se limitó a seis temas de misión: retorno de muestras de la superficie de un cometa, retorno de muestras de la Cuenca Aitken del Polo Sur lunar, mundos oceánicos (Titán y/o Encelado), sonda a Saturno, recorrido y encuentro de asteroides troyanos y explorador in situ de Venus.

mié

20

dic

2017

Universo

Explorando el mundo astronómico, Phaidon publica este libro de gran formato en tapa dura, que nos sumerge en las entrañas de la astronomía.

Universo  es una maravillosa mirada de cómo el ser humano ha mirado y ha documentado el Universo desde el origen del hombre hasta nuestros días. A través de 300 imágenes realizadas por astrónomos y artistas y 352 páginas, es una obra imprescindible para tener en nuestras estanterías.

 

 

 

 

Universo

Editorial Phaidon

Isbn- 9780714875705

Pvp- 49,95 euros

Diciembre

 

 

 

 

 

mar

19

dic

2017

Sharpless 29, una maravilla estelar

Fuente: NASA

 

La cámara OmegaCAM, instalada en el telescopio de rastreo del VLT de ESO, captó esta brillante visión de la guardería estelar llamada Sharpless 29. En esta imagen gigante pueden apreciarse muchos fenómenos astronómicos, incluyendo polvo cósmico y nubes de gas que reflejan, absorben y reemiten la luz de estrellas jóvenes calientes del interior de la nebulosa.

La región del cielo captada en la foto aparece en el catálogo Sharpless de regiones H II: nubes interestelares de gas ionizado, plagado de estrellas en formación. También conocido como Sh 2-29, Sharpless 29 se encuentra a unos 5500 años luz de distancia, en la constelación de Sagitario (el arquero), al lado de la nebulosa de la Laguna, más grande. Contiene muchas maravillas astronómicas, incluyendo la región de gran actividad de formación estelar NGC 6559, la nebulosa del centro de la imagen.

Esta nebulosa central es la característica más llamativa de Sharpless 29. Aunque tiene pocos años luz de tamaño, muestra los estragos que pueden causar las estrellas cuando se forman dentro de una nube interestelar. Las calientes estrellas jóvenes de esta imagen no tienen más de dos millones de años de edad y lanzan flujos de radiación de alta energía. Esta energía calienta el polvo circundante y el gas, mientras que sus vientos estelares erosionan y esculpen de forma espectacular su lugar de nacimiento. De hecho, la nebulosa contiene una prominente cavidad que fue labrada por un sistema energético de estrella binaria. Esta cavidad es expansión hace que el material interestelar se acumule y cree el borde rojizo en forma de arco.

Cuando el polvo interestelar y el gas son bombardeados con la luz ultravioleta de las estrellas jóvenes calientes, la energía hace que brillan intensamente. El difuso resplandor rojo que impregna esta imagen proviene de la emisión de gas de hidrógeno, mientras que la luz azul brillante es causada por la reflexión y la dispersión de pequeñas partículas de polvo. Igual que la emisión y la reflexión, la absorción también aparece en esta región. Hay zonas de polvo que bloquean la luz que viaja hacia nosotros y nos impiden ver las estrellas detrás de él, así como pequeños tirabuzones de polvo que crean las estructuras en forma de filamentos oscuras del interior de las nubes.

El entorno rico y diverso entorno de Sharpless 29 ofrece a los astrónomos una mezcla heterogénea de propiedades físicas para su estudio. La formación activa de estrellas, la influencia de las estrellas jóvenes sobre el polvo y el gas y la perturbación de campos magnéticos, todos estos fenómenos pueden observarse y examinarse en esta área.

Pero las estrellas jóvenes masivas viven rápido y mueren jóvenes. Finalmente acabarán sus vidas explosivamente como supernovas, dejando tras de sí ricos residuos de gas y polvo. En decenas de millones de años, todo esto será arrastrado y solo quedará un cúmulo abierto de estrellas.

Sharpless 29 se observó con la OmegaCAM de ESO, instalada en el telescopio de rastreo del VLT (VST) en Cerro Paranal, en Chile. OmegaCAM produce imágenes que cubren un área más de 300 veces mayor que el sensor con el campo de visión más grande, del Telescopio Espacial Hubble de NASA/ESA, y puede observar en una amplia gama de longitudes de onda, desde el ultravioleta a los infrarrojos. Su característica seña de identidad es su capacidad para captar la línea espectral muy roja del H-alpha, creado cuando el electrón de un átomo de hidrógeno pierde energía, algo que ocurre de manera intensa en una nebulosa como Sharpless 29.

 

 

La cámara OmegaCAM, instalada en el telescopio de rastreo del VLT de ESO, ha captado esta brillante visión de la guardería estelar llamada Sharpless 29. Image Credit: ESO/M. Kornmesser

vie

15

dic

2017

¿Tiene Luna el próximo objetivo de New Horizons?

Fuente: NASA

 

Los científicos ya estaban emocionados de saber este verano que el próximo objetivo sobrevolado de New Horizons, un objeto del cinturón de Kuiper a una distancia de miles de millones de Plutón, podría tener forma de cacahuete o incluso ser dos objetos que se orbitan entre sí. Ahora los nuevos datos sugieren que 2014 MU69 podría tener compañía orbital: una pequeña luna.

Esta es la última teoría del equipo de New Horizons de la NASA, mientras continúan analizando los datos de telescopio sobre el objetivo del sobrevuelo del día de Año Nuevo de 2019. "Realmente no sabremos qué aspecto tiene MU69 hasta que lo sobrevolemos, o incluso logremos entenderlo completamente hasta después del encuentro", dijo Marc Buie, integrante del equipo científico de New Horizons, del Instituto de Investigación del Suroeste, Boulder, Colorado, quien ofreció una actualización sobre el análisis de MU69 en la Reunión de Otoño de la Unión Geofísica Americana en Nueva Orleans. "Pero incluso desde lejos, cuanto más lo examinamos, más interesante y sorprendente se vuelve este pequeño mundo".

Los datos que llevaron a estas pistas sobre la naturaleza de MU69 se recopilaron durante seis semanas en junio y julio, cuando el equipo hizo tres intentos para colocar telescopios en la estrecha sombra de MU69 cuando pasaba frente a una estrella. El reconocimiento más valioso llegó el 17 de julio, cuando cinco telescopios desplegados por el equipo de New Horizons en Argentina estaban en el lugar correcto en el momento adecuado para capturar esta sombra fugaz - un evento conocido como ocultación - y capturar información importante sobre el tamaño de MU69, forma y órbita. Esa información aumentó la posibilidad de que MU69 pudiera ser dos objetos del mismo tamaño, o lo que se conoce como binario.

La perspectiva de que MU69 podría tener una luna surgió de los datos recopilados durante una ocultación diferente el 10 de julio, por el Observatorio Estratosférico de Astronomía Infrarroja (SOFIA) de la NASA. Centrado en la ubicación esperada de MU69 mientras sobrevolaba el Océano Pacífico, SOFIA detectó lo que parecía ser un salto muy corto en la luz de la estrella. Buie dijo que un análisis más detallado de esos datos, incluida la sincronización con los cálculos en órbita de MU69 proporcionados por la misión Gaia de la Agencia Espacial Europea, abre la posibilidad de que el "parpadeo" detectado podría ser otro objeto alrededor de MU69.

"Un binario con una luna más pequeña también podría ayudar a explicar los cambios que vemos en la posición de MU69 durante estas diversas ocultaciones", agregó Buie. "Todo es muy sugerente, pero es un paso más en nuestro trabajo para obtener una imagen clara de MU69 antes de que New Horizons pase volando, dentro de un año".

Ese sobrevuelo será el más distante en la historia de la exploración espacial. El antiguo objeto MU69 del cinturón de Kuiper, descubierto en 2014, se encuentra a más de 6.500 millones de kilómetros de la Tierra. Parece no tener más de 30 kilómetros de largo, o, si es un binario, cada uno alrededor de 15-20 kilómetros de diámetro. Al igual que otros objetos en el Cinturón de Kuiper, MU69 ofrece una mirada de cerca a los restos del antiguo proceso de construcción de planetas, pequeños mundos que tienen claves para la formación del sistema solar exterior.

"El esfuerzo de ocultación que Marc Buie y su equipo dirigieron para New Horizons ha sido inestimable al abrir nuestros ojos a las posibilidades reales de que MU69 sea mucho más complejo de lo que nadie sospechara, y que nos ofrecerá muchas sorpresas en el nuevo sobrevuelo la víspera del año y el día del Año Nuevo de 2019", agregó el investigador principal de New Horizons, Alan Stern, también Instituto de Investigación del Suroeste. "El atractivo de su exploración se hace cada vez más fuerte a medida que aprendemos más y más sobre él. ¡Es simplemente fantástico! "

 

 

Nuevos datos sugieren que 2014 MU69 podría tener compañía orbital: una pequeña luna. Image Credit: NASA/JPL

lun

11

dic

2017

El magnetismo de los agujeros negros es sorprendentemente débil

Fuente: Science

 

Investigadores de la Universidad de Florida, según un estudio publicado este jueves en la revista Science, han descubierto, con el instrumento CIRCE instalado en el Gran Telescopio Canarias (GTC o Grantecan) del Observatorio del Roque de Los Muchachos (Garafía), que los agujero negros, "que se caracterizan por tener una atracción gravitacional intensa que devora estrellas y lanza corrientes de materia al espacio casi a la velocidad de la luz, poseen campos magnéticos significativamente más débiles de lo que se pensaba", se indica en un comunicado del Instituto de Astrofísica de Canarias.

En la nota se explica que “V404 Cygni, el primer agujero negro observado desde la Tierra por un equipo de investigadores del Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC), vuelve a ser noticia”. En esta ocasión, “gracias a él se han obtenido las primeras medidas precisas del campo magnético que rodea a estos objetos celestes”. Los autores del estudio, que se publica este jueves en la revista Science, “han comprobado que la energía magnética alrededor de este agujero negro es 400 veces menor que las estimaciones que se preveían.

Añade que “gracias a estas nuevas mediciones, los científicos podrán comprender mejor cómo funciona el magnetismo de los agujeros negros, ahondando en nuestro conocimiento sobre cómo se comporta la materia en condiciones extremas”.  Estos nuevos datos “podrían ampliar los límites de la energía de fusión nuclear y los sistemas de GPS y aplicarse a otras investigaciones para revelar cómo los jets (chorros de partículas) salen disparados de estos abismos celestes, mientras que todo lo que les rodea es absorbido por ellos”.

"Nuestras medidas, sorprendentemente bajas, forzarán nuevas restricciones en los modelos teóricos que anteriormente se enfocaban en campos magnéticos fuertes que aceleran y dirigen los flujos de chorro”, explica Stephen Eikenberry, profesor de astronomía en el College of Liberal Arts and Sciences de la Universidad de Florida y uno de los autores del estudio. Eikenberry asegura que no esperaban obtener estos resultados.

Los autores del estudio desarrollaron la mediciones a partir de los datos recopilados en 2015 durante el estallido de chorros de este agujero negro. Este evento fue observado con la cámara infrarroja CIRCE (Canarias InfraRed Camera Experiment), “instalada en el Gran Telescopio Canarias (GTC) y a través de UltraCAM, del telescopio William Herschel, ambas en el Observatorio del Roque de los Muchachos (Garafía)”. También se utilizaron observaciones de “rayos X del Instituto de Tecnología de California y el telescopio espacial NuSTAR de la NASA; así como datos del Arcminute Microkelvin Imager, telescopio ubicado en el Reino Unido”.

Yigit Dalilar, autor principal del artículo, recordó que estas explosiones en los agujeros negros son efímeras. En el caso de los estallidos de V404 Cygni en 2015, apenas duraron un par de semanas. "Observarlo fue algo que sucede una o dos veces en la carrera", dijo Dalilar. Y señaló que "este descubrimiento nos pone un paso más cerca de comprender cómo funciona el universo”.

El GTC, instalado en el Observatorio del Roque de Los Muchachos, se recuerda en la nota, forma parte de la red de Infraestructuras Científicas y Técnicas Singulares (ICTS) de España.

dom

10

dic

2017

Realiza tus experimentos en condiciones de aislamiento

Fuente: ESA

 

Prepararse para el espacio significa comprender la adaptación humana llevada al extremo. ¿Cómo se desarrolla la vida en los lugares más fríos, oscuros y remotos de la Tierra? ¿Cómo se pueden reducir los efectos nocivos del espacio en el cuerpo humano?  

Los investigadores europeos ahora cuentan con una oportunidad única de proponer experimentos para afrontar el estrés y la presión que sufren las personas en condiciones similares a las de las misiones espaciales de larga duración.

La ESA ofrece llevar a cabo investigaciones en dos áreas únicas en la Tierra como preparación para la vida en el espacio: estudios de aislamiento y confinamiento, y de gravedad artificial.

En la base de investigación Concordia de la Antártida, la tripulación sabe que, pase lo que pase, durante los meses de invierno no podrá llegar ayuda. Durante cuatro meses, el Sol no se eleva más allá del horizonte y las temperaturas caen por debajo de –70 °C.

Cada año, geólogos, astrónomos y climatólogos llevan a cabo investigaciones en este centro, que parece salido de una película de ciencia ficción. Vivir en aislamiento extremo puede provocar conflictos, privación social y un descenso en el rendimiento.

El presente Anuncio de Oportunidad se centra en la adaptación humana desde los puntos de vista psicológico, médico y fisiológico. Sus resultados contribuirán en la selección del personal idóneo y la integración de factores humanos en las operaciones de las misiones.  

En el espacio, los astronautas sufren pérdida ósea, debilitamiento muscular y degradación del estado cardiovascular. Añadir gravedad artificial podría ser la solución más eficaz para disfrutar de mejor salud durante las misiones espaciales de larga duración.

Existen herramientas que pueden crear artificialmente el efecto de la gravedad, haciendo girar a los sujetos en sofisticadas centrifugadoras. La gravedad artificial se considera una contramedida integral, ya que responde a todos los sistemas de órganos humanos a la vez.

“La ventaja de la gravedad artificial es que tiene el prometedor potencial de reducir la mayoría de los efectos negativos de la ingravidez en el todo el cuerpo humano al mismo tiempo”, explica Jennifer Ngo-Anh, que dirige la investigación de factores humanos en la ESA.  

Pero la comunidad científica tiene que responder a dos grandes preguntas: cuánto tiempo y con qué frecuencia debe utilizarse la centrifugadora. El objetivo es dar con la combinación adecuada de gravedad artificial, suplementos alimenticios y ejercicio. 

Las ideas más prometedoras se tendrán en cuenta en los próximos estudios de reposo en cama patrocinados por la ESA, en los que se investiga cómo el cuerpo humano se adapta a la ingravidez. Los participantes pasan meses en cama, mientras los médicos toman muestras periódicas de sangre y realizan pruebas constantes para analizar cómo reaccionan sus cuerpos a un estilo de vida inmediatamente sedentario.

Los científicos están invitados a enviar sus propuestas antes de febrero de 2018. Para obtener más información sobre las fechas límite y los requisitos de experimentación, pueden consultarse el anuncio de oportunidad para Concordia y la convocatoria de ideas para estudios de reposo en cama.  

vie

08

dic

2017

Cassini se despide de Saturno

Fuente: ESA

 

Para decir adiós como se merecía al planeta que la acogió durante más de 13 años, la sonda internacional Cassini volvió la vista una última vez a Saturno y sus fabulosos anillos y tomó las imágenes que conforman este nuevo mosaico. 

La misión acabó el 15 de septiembre con una espectacular inmersión programada en la atmósfera del planeta. Dos días antes, capturó una serie de imágenes en gran angular abarcando la totalidad planeta y sus principales anillos. Las lunas Prometeo, Pandora, Jano, Epimeteo, Mimas y Encélado también se aprecian levemente al fondo. ¿Puedes verlas? (Haz clic aquí para obtener una versión rotulada de esta imagen).

En la imagen mostrada se ha aumentado el brillo para revelar los detalles de las lunas y los anillos; la vista a color natural se puede consultar aquí.

La imagen está tomada mirando hacia la cara iluminada de los anillos unos 15° por encima de su plano. Cuando se tomaron las 42 imágenes en rojo, verde y azul de este mosaico, Cassini se encontraba en su acercamiento final a Saturno, a 1,1 millones de kilómetros del planeta. Se combinaron para formar un mosaico en color natural. La escala de la imagen de Saturno es de unos 67 km/píxel. La escala de las lunas varía de 59 km/píxel a 80 km/píxel. El ángulo de la nave respecto al planeta y al Sol es de 138°.

jue

07

dic

2017

Espectaculares colores azules en Júpiter

Fuente: NASA

 

En esta espectacular imagen captada por la nave espacial Juno de la NASA se pueden apreciar las nubes jovianas en llamativos tonos azules.

La nave espacial Juno captó esta imagen cuando la nave espacial estaba a solo 18.906 kilómetros de las nubes de Júpiter, aproximadamente la distancia entre Nueva York y Perth, Australia. La imagen a color mejorado, que captura un sistema de nubes en el hemisferio norte de Júpiter, fue tomada el pasado 24 de Octubre de 2017, cuando Juno estaba en una latitud de 57.57 grados (casi tres quintos del camino desde el ecuador de Júpiter hasta su polo norte) y realizando su noveno sobrevuelo cercano al planeta gigante gaseoso.

La escala espacial en esta imagen es de 12.5 kilómetros por píxel. Debido al ángulo de Juno-Júpiter-Sol cuando la nave espacial capturó esta imagen, las nubes de mayor altitud se pueden ver proyectando sombras en su entorno. El comportamiento es más fácilmente observable en las regiones más blancas de la imagen, pero también en algunos puntos aislados en las áreas inferior y derecha de la imagen.

Los científicos ciudadanos Gerald Eichstädt y Seán Doran procesaron esta imagen usando datos de la cámara JunoCam.

 

Image Credits: NASA/JPL-Caltech/SwRI/MSSS/Gerald Eichstädt/ Seán Doran

lun

04

dic

2017

La Nave Espacial Voyager 1 enciende nuevamente sus motores

Fuente: NASA

 

Si intentaras arrancar un coche que hubiera permanecido en un garaje durante décadas, no esperarías que el motor respondiera. Pero un conjunto de propulsores de la nave espacial Voyager 1 se encendió con éxito el pasado miércoles, tras 37 años sin ser utilizados.

Voyager 1, la nave espacial más lejana y rápida de la NASA, es el único objeto hecho por la humanidad que se encuentra en el espacio interestelar, el espacio entre las estrellas. La nave espacial, que ha estado viajando durante 40 años, utiliza unos pequeños instrumentos llamados propulsores que le permiten orientarse y de este modo poder comunicarse con la Tierra. Estos propulsores disparan pulsos diminutos, que apenas duran milisegundos, para girar sutilmente la nave espacial de forma que su antena apunte hacia nuestro planeta. Ahora, el equipo de la Voyager ha podido utilizar un conjunto de cuatro propulsores de reserva, inactivos desde 1980.

“Con estos propulsores todavía funcionando después de 37 años sin uso, podremos extender la vida de la nave Voyager 1 en dos o tres años”, dijo Suzanne Dodd gerente de proyecto de Voyager en el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA en Pasadena, California.

Desde 2014, los ingenieros habían notado que los propulsores de la Voyager 1 que habían estado siendo utilizados para orientar la nave se iban degradando. Con el tiempo, los propulsores necesitaban más pulsos para proporcionar la misma cantidad de energía. A 21 mil millones de kilómetros de la Tierra, no hay un mecánico cerca para hacer una puesta a punto.

El equipo de la Voyager reunió un grupo de expertos en el Laboratorio de Propulsión a Chorro (JPL) en Pasadena para estudiar el problema. Chris Jones, Robert Shotwell, Carl Guernsey y Todd Barber analizaron las opciones y predijeron cómo respondería la nave en diferentes escenarios. Acordaron una solución inusual: intentar dar el trabajo de orientación a un conjunto de propulsores que habían estado dormidos durante 37 años.

“El equipo de vuelo de la Voyager estudió datos de varias décadas de antigüedad y examinó el software programado en un desfasado lenguaje ensamblador para cerciorarse de que podíamos probar los propulsores con seguridad”, dijo Jones, ingeriero jefe del JPL.

En los primeros días de la misión, la Voyager 1 voló por Júpiter, Saturno y lunas importantes de cada uno. Para volar con precisión y apuntar los instrumentos de la nave a una mezcla heterogénea de objetivos, los ingenieros utilizaron una maniobra de corrección de trayectoria o TCM, propulsores idénticos en tamaño y funcionalidad a los impulsores de control de actitud, que están ubicados en la parte posterior de la nave espacial. Pero debido a que el último encuentro planetario de la Voyager 1 fue con Saturno, el equipo de la Voyager no necesitó usar los propulsores TCM desde el 8 de Noviembre de 1980. En aquel entonces, los propulsores TCM se usaban en un modo de disparo más continuo; nunca habían sido utilizados en los breves estallidos necesarios para orientar la nave espacial.

Todos los propulsores de la Voyager fueron desarrollados por Aerojet Rocketdyne. El mismo tipo de propulsor, llamado MR-103, voló en otras naves espaciales de la NASA también, como Cassini y Dawn.

El martes 28 de Noviembre de 2017, los ingenieros de la Voyager encendieron los cuatro propulsores TCM por primera vez en 37 años y probaron su capacidad de orientar la nave con pulsos de 10 milisegundos. El equipo esperó ansiosamente mientras los resultados de la prueba viajaban por el espacio, tardando 19 horas y 35 minutos para llegar a una antena en Goldstone, California, que forma parte de la Red de Espacio Profundo de la NASA.

Así, el miércoles 29 de Noviembre, recibieron que los propulsores TCM funcionaban perfectamente, y tan bien como los impulsores de control de actitud.

"El equipo de la Voyager está más entusiasmado con cada hito en la prueba de propulsión. El estado de ánimo fue de alivio, alegría e incredulidad después de presenciar cómo estos propulsores bien descansados se encendieron como si no hubiera pasado el tiempo", dijo Barber, un ingeniero de propulsión de JPL.

El plan ahora es cambiar a los propulsores TCM en Enero. Para hacer el cambio, la Voyager tiene que encender un calentador por impulsor, que requiere potencia, un recurso limitado para la longeva misión. Cuando ya no haya suficiente potencia para operar los calentadores, el equipo volverá a los impulsores de control de actitud.

La prueba del propulsor fue tan buena que es probable que el equipo haga una prueba similar en los propulsores TCM de la Voyager 2, la nave espacial gemela de la Voyager 1. Sin embargo, los propulsores de control de actitud actualmente utilizados para la Voyager 2 aún no están tan degradados como los de la Voyager 1.

La nave espacial Voyager 2 también está en camino de ingresar al espacio interestelar, probablemente en los próximos años.

 

 

 

Los ingenieros de la nave espacial Voyager 1 han conseguido encender los motores de la nave después de permanecer 37 años apagados. Image Credit: NASA/JPL-Caltech

dom

03

dic

2017

Hoy llega la primera superluna

Fuente: NASA

 

Marque en su calendario: una serie de tres superlunas aparecerán en la etapa celestial del 3 de Diciembre de 2017, el 1 de Enero de 2018 y el 31 de Enero de 2018.

Una superluna es una Luna que está llena cuando también está en o cerca de su punto más cercano en su órbita alrededor de la Tierra. Dado que la órbita de la Luna es elíptica, un lado (apogeo) está a unos 50,000 km más lejos de la Tierra que el otro (perigeo). Las lunas llenas de perigeo cercano parecen aproximadamente un 14% más grandes y un 30% más brillantes que las Lunas llenas que se encuentran cerca del apogeo en la órbita lunar.

"Las superlunas son una gran oportunidad para que las personas comiencen a mirar la Luna, ¡no solo una vez sino todas las oportunidades que tienen!", dijo Noah Petro, investigador del Centro de Vuelos Espacial Goddard de la NASA.

Es difícil para nuestros ojos distinguir estos pequeños cambios de tamaño cuando la Luna está alta en medio de la inmensidad del cielo nocturno. Pero cada vez que observas una Luna llena mientras se levanta o se pone, mientras está suspendida en el horizonte y resplandece a través de las siluetas de árboles o edificios, su tamaño aparente podría hacerte parecer el doble.

Si solo puedes observar un episodio de la trilogía de superlunas, observa la tercera. Será muy especial.

En primer lugar, la superluna del 31 de Enero contará con un eclipse lunar total, con una totalidad visible desde el oeste de América del Norte a través del Pacífico hasta el este de Asia. La órbita de la Luna alrededor de nuestro planeta está inclinada, por lo que normalmente cae por encima o por debajo de la sombra de la Tierra. Aproximadamente dos veces al año, una Luna llena se alinea perfectamente con la Tierra y el Sol de modo que la sombra de la Tierra bloquea totalmente la luz del Sol, que normalmente se reflejaría en la Luna.

"El eclipse lunar del 31 de Enero será visible durante la puesta de la luna. La gente en el este de los Estados Unidos, donde el eclipse será parcial, tendrá que levantarse por la mañana para verlo", señala Petro. "Pero es otra gran oportunidad de ver la Luna".

La Luna perderá su brillo y adquirirá un brillo misterioso, más débil de lo normal, de la escasa luz solar que atraviesa la atmósfera de la Tierra. A menudo emitidas en un tono rojizo debido a la forma en que la atmósfera dobla la luz, las Lunas totalmente eclipsadas a veces se llaman 'Lunas de sangre'.

"Estamos viendo todos los amaneceres y puestas de Sol de la Tierra en ese momento reflejados desde la superficie de la Luna", dice Sarah Noble, científica de programas en la sede de la NASA.

La superluna del 31 de Enero también será la segunda luna llena del mes. Algunas personas llaman a la segunda Luna llena en un mes una Luna Azul, que la convierte en una súper 'Luna Azul'. Las Lunas Azules suceden cada dos años y medio, en promedio. Con el eclipse total, será verdaderamente un espectáculo real: una luna 'súper azul de sangre'.

 

 

 

mié

29

nov

2017

El primer asteroide interestelar no se parece a nada visto con anterioridad

Fuente: NASA

 

Por primera vez los astrónomos han estudiado un asteroide que ha entrado en el Sistema Solar desde el espacio interestelar. Observaciones llevadas a cabo con el VLT (Very Large Telescope) de ESO, en Chile, y con otros observatorios del mundo, muestran que este objeto único ha viajado por el espacio durante millones de años antes de su encuentro casual con nuestro sistema estelar. A diferencia de los objetos que suelen encontrarse en el Sistema Solar, este parece ser metálico o rocoso, muy alargado y de un color rojo oscuro. Los resultados aparecen en la revista Nature del 20 de noviembre de 2017.

El 19 de octubre de 2017, el telescopio Pan-STARRS 1, en Hawái, captó un débil punto de luz moviéndose a través del cielo. Al principio parecía un pequeño asteroide típico de rápido movimiento, pero observaciones llevadas a cabo durante los dos días posteriores, permitieron calcular su órbita con bastante precisión, lo que reveló, sin ninguna duda, que este cuerpo no se originó dentro del Sistema Solar, como todos los demás asteroides o cometas observados hasta ahora, sino que venía del espacio interestelar. Aunque originalmente fue clasificado como cometa, observaciones de ESO y de otras instalaciones no revelaron signos de actividad cometaria tras su paso más cercano al Sol, en septiembre de 2017. El objeto ha sido reclasificado como un asteroide interestelar y nombrado 1I/2017 U1 ('Oumuamua).

“Tuvimos que actuar con rapidez”, explica Olivier Hainaut, miembro del equipo de ESO, en Garching (Alemania). “'Oumuamua había pasado ya su punto más cercano al Sol y se dirigía hacia el espacio interestelar”.

Dado que puede hacerlo con mucha más precisión que telescopios más pequeños, el telescopio VLT (Very Large Telescope) de ESO entró inmediatamente en acción para medir la órbita, el brillo y el color del objeto. La rapidez era vital, ya que 'Oumuamua está desapareciendo rápidamente, pues se aleja del Sol y ha pasado la órbita de la Tierra, en su camino fuera del Sistema Solar. Pero había más sorpresas por venir.

Combinando las imágenes del instrumento FORS del VLT (con cuatro filtros diferentes) con las de otros grandes telescopios, el equipo de astrónomos dirigido por Karen Meech (Instituto de Astronomía, Hawái, EE.UU.) descubrió que 'Oumuamua varía muchísimo su brillo, en un factor de diez, a medida que gira sobre su eje cada 7,3 horas.

Karen Meech lo explica: “Esta gran variación en brillo, poco común, significa que el objeto es muy alargado: su longitud es unas diez veces mayor que su anchura, con una forma compleja y enrevesada. También descubrimos que tiene un color rojo oscuro, similar a los objetos del Sistema Solar exterior, y confirmamos que es totalmente inerte, sin el menor atisbo de polvo alrededor de él”.

Estas propiedades sugieren que 'Oumuamua es denso, posiblemente rocosos o con gran contenido  metálico, sin cantidades significativas de hielo ni agua, y que su superficie ahora es oscura y está enrojecida debido a los efectos de la irradiación de rayos cósmicos durante millones de años. Se estima que mide al menos 400 metros de largo.

Cálculos orbitales preliminares sugieren que el objeto viene aproximadamente de la dirección en la que se encuentra la brillante estrella Vega, en la constelación septentrional de Lyra. Sin embargo, incluso viajando a la vertiginosa velocidad de 95000 kilómetros/hora, le llevó tanto tiempo a este objeto interestelar hacer el viaje a nuestro Sistema Solar que Vega no estaba cerca de esa posición cuando el asteroide estaba allí, hace unos 300 000 años. Es probable que 'Oumuamua haya estado vagando a través de la Vía Láctea, independiente a cualquier sistema estelar, durante cientos de millones de años antes de su casual encuentro con el Sistema Solar.

Los astrónomos estiman que, una vez al año, un asteroide interestelar similar a 'Oumuamua pasa por el interior del Sistema Solar, pero son débiles y difíciles de detectar, por lo que no se han visto hasta ahora. Gracias a los nuevos telescopios de rastreo como Pan-STARRS, que son lo suficientemente potentes, ahora tenemos la oportunidad de descubrirlos.

“Seguimos observando este objeto único”, concluye Olivier Hainaut, “y esperamos precisar con más exactitud de dónde proviene y cuál será su próximo destino en su viaje por la galaxia. Y ahora que hemos encontrado la primera roca interestelar, ¡nos estamos preparando para las próximas!”.

 

Ilustración del asteroide interestelar 'Oumuamua. Image Credit: ESO/M. Kornmesser

dom

19

nov

2017

Descubren un exoplaneta alrededor de Ross 128, con una masa parecida a la Tierra

Fuente: NASA

 

Un planeta templado, del tamaño de la Tierra, ha sido descubierto a tan solo once años luz del Sistema Solar. El equipo que ha realizado el descubrimiento ha utilizado un instrumento único en su clase, el cazador de planetas HARPS de ESO. El nuevo mundo se ha designado como Ross 128 b y ahora es el segundo planeta templado más cercano tras Próxima b. También es el planeta más cercano descubierto que orbita a una estrella enana roja inactiva, lo cual puede aumentar las probabilidades de que se trate de un planeta que, potencialmente, pudiera albergar vida. Ross 128 b será un blanco perfecto para el ELT (Extremely Large Telescope) de ESO, que será capaz de buscar biomarcadores en su atmósfera.

Un equipo que trabaja con el instrumento HARPS (High Accuracy Radial velocity Planet Searcher, buscador de planetas de alta precisión por velocidad radial) de ESO, instalado  en el Observatorio La Silla, en Chile, ha descubierto que, alrededor de la estrella enana roja Ross 128, orbita un exoplaneta de baja masa cada 9,9 días. Se espera que este mundo del tamaño de la Tierra sea templado, con una temperatura superficial que también podría ser similar a la de la Tierra. Ross 128 es la estrella cercana "más tranquila" que alberga a un exoplaneta templado de este tipo.

"Este descubrimiento se basa en más de una década de seguimiento intensivo con el instrumento HARPS, junto con reducción de datos y técnicas de análisis de última tecnología. Solo HARPS ha demostrado tanta precisión y, quince años después del inicio de sus operaciones, sigue siendo el mejor instrumento de velocidad radial", explica Nicola Astudillo-Defru (Observatorio de Ginebra, Universidad de Ginebra, Suiza) coautor del artículo científico que presenta el descubrimiento.

Pese a ser de las más comunes, las enanas rojas son uno de los tipos de estrella más frías y débiles del universo. Esto hace que sean muy buenos objetivos para la búsqueda de exoplanetas y por eso están siendo cada vez más estudiadas. De hecho, Xavier Bonfils (Instituto de Planetología y de Astrofísica de Grenoble – Universidad de Grenoble-Alpes/CNRS, Grenoble, Francia), que dirige el equipo, bautizó al programa de HARPS como “El atajo a la felicidad”, ya que es más fácil detectar a los pequeños hermanos fríos de la Tierra alrededor de estas estrellas, en comparación con estrellas similares al sol.

Muchas estrellas enanas rojas, como Próxima Centauri, emiten llamaradas que, ocasionalmente, bañan de letal radiación ultravioleta y de rayos X a los planetas que las orbitan. Sin embargo, parece que Ross 128 es una estrella mucho más tranquila, de manera que sus planetas podrían ser la morada conocida más cercana para albergar vida.

Aunque actualmente está a once años luz de la Tierra, Ross 128 se mueve hacia nosotros y se espera que se convierta en nuestra vecina estelar más cercana en tan solo 79 000 años, un parpadeo en términos cósmicos. ¡Para entonces, Próxima b será destronado y Ross 128 b pasará a ser el exoplaneta más cercano a la Tierra!

Con los datos de HARPS, el equipo descubrió que Ross 128 b orbita 20 veces más cerca de su estrella que la distancia a la que la Tierra orbita del Sol. A pesar de la proximidad a su estrella, Ross 128 b recibe sólo 1,38 veces más radiación que la Tierra. Como resultado, se estima que la temperatura de equilibrio de Ross 128 b se encuentran entre -60 y 20° C, gracias a la naturaleza débil y fría de su pequeña estrella enana roja, que tiene poco más que la mitad de la temperatura superficial del Sol. Mientras que los científicos involucrados en este descubrimiento consideran que Ross 128 b parece ser un planeta templado, sigue habiendo incertidumbre en cuanto a si el planeta se encuentra dentro, fuera, o en el umbral de la zona habitable, donde puede existir agua líquida en la superficie de un planeta.

Actualmente los astrónomos están detectando cada vez más exoplanetas templados y, la próxima etapa, será estudiar con más detalle sus atmósferas, su composición y su química. Será de vital importancia la posible detección de la presencia de biomarcadores en las atmósferas de los exoplanetas más cercanos, incluyendo el oxígeno, un gran paso para el que el ELT (Extremely Large Telescope) de ESO estará preparado.

"Las nuevas instalaciones de ESO jugarán un papel crítico, primero, en el censo de planetas de masa parecida a la de la Tierra favorables para su caracterización. En particular, NIRPS, el brazo infrarrojo de HARPS, aumentará nuestra eficiencia en la observación de enanas rojas, que emiten la mayor parte de su radiación en el infrarrojo. Y luego, el ELT proporcionará la oportunidad de observar y caracterizar gran parte de estos planetas", concluye Xavier Bonfils.

 

Recreación artística muestra al planeta templado Ross 128 b, con su estrella enana roja anfitriona al fondo. Image Credit: ESO/M. Kornmesser

vie

17

nov

2017

Astrofísica para gente con prisa

¿Qué son los agujeros negros? ¿Y los quarks? ¿Tienen sentido las expediciones en busca de vida extraterrestre? Todos nos hemos hecho preguntas como estas, pero lo cierto es que hoy en día pocos tenemos tiempo para contemplar el cosmos e intentar disipar nuestras dudas. Neil deGrasse Tyson nos acerca el universo a la Tierra a través de estas brillantes páginas que podremos leer en cualquier momento y en cualquier lugar, ya sea mientras nos tomamos el café por la mañana o en el autobús camino al trabajo.

 

 

 

 

 

 

Astrofísica para gente con prisa

Neil de Grasse Tyson

Editorial Paidos

Isbn- 9788449333934

Pvp- 18 euros

Noviembre 2017

vie

17

nov

2017

Bienvenidos al universo

Este libro, es un auténtico viaje por la astrofísica.

" Bienvenidos al universo " es un viaje por el cosmos muy personal de la mano de tres de los astrofísicos más importantes de hoy en día. Inspirado en el curso de introducción a la astronomía enormemente popular que Neil deGrasse Tyson, Michael A. Strauss y J. Richard Gott enseñaron juntos en Princeton, este libro abarca todo sobre los planetas, las estrellas, las galaxias, los agujeros negros, los agujeros de gusano... ¡y los viajes en el tiempo! Da cuenta de los últimos descubrimientos en astrofísica con una narrativa amena e informativa, permitiéndonos viajar desde nuestro sistema solar hasta las fronteras más lejanas del espacio. ¿Cómo viven y mueren las estrellas? ¿Cómo Plutón perdió su condición de planeta? ¿Cuáles son las probabilidades de vida inteligente en otros planetas? ¿Cómo empezó el universo? ¿Por qué se está expandiendo y por qué la expansión se está acelerando? ¿Es nuestro universo parte de algún multiverso infinito? Contestando a éstas y a otras preguntas, los autores te abrirán los ojos a las maravillas del cosmos, compartiendo sus vastos conocimientos sobre cómo funciona el universo. Impresionante y bellamente ilustrado, " Bienvenidos al universo " es para aquellos que se mueren por conocer todo sobre nuestro evolucionado cosmos de la mano de los astrofísicos del más alto nivel.

 

 

Bienvenidos al universo

J.Richard Gott

Neil de Grasse Tyson, Michael A. Strauss

Editorial Oberon

Isbn- 9788441539709

Pvp- 29,95

sáb

11

nov

2017

Adiós a Richard Gordon, Piloto del Apollo 12

Fuente: NASA

 

El astronauta de la NASA Dick Gordon, piloto del módulo de mando del Apollo 12, la segunda misión de aterrizaje lunar, falleció el 6 de Noviembre de 2017.

El administrador en funciones de la NASA, Robert Lightfoot, dijo en una declaración sobre el fallecimiento de Gordon : "La NASA y la nación han perdido a uno de nuestros primeros pioneros del espacio. Enviamos nuestras condolencias a los familiares y seres queridos de nuestro astronauta de las misiones Gemini y Apollo, Richard Gordon, un héroe de la tercera clase de astronautas de la NASA".

Gordon, capitán retirado de la Marina de Estados Unidos, se convirtió en astronauta en 1963. Pasó más de 316 horas en el espacio en dos misiones. Fue el piloto de la misión de tres días Gemini 11 en 1966 y realizó dos paseos espaciales. En el momento del vuelo, la Gemini 11 estableció el récord mundial de altitud de 850 millas.

Gordon nació en Seattle, Washington en 1929. Se graduó en North Kitsap High School en Poulsbo, Washington en 1947, luego recibió una Licenciatura en Ciencias Químicas en la Universidad de Washington en 1951.

En 1953, Gordon recibió sus alas como aviador naval. Luego asistió a All-Weather Flight School y posteriormente fue asignado a un escuadrón de cazas en la Base Aérea Naval en Jacksonville, Florida. 
En 1957, asistió a la Escuela de Pilotos de Prueba de la Armada en Patuxent River, Maryland, y sirvió como piloto de vuelo hasta 1960. Durante su servicio, realizó pruebas de vuelo en el F8U Crusader, F11F Tigercat, FJ Fury y A4D Skyhawk, y fue el primer piloto de pruebas de un proyecto para el F4H Phantom II. Sirvió con el Escuadrón de Cazas 121 en la Estación Aérea Naval de Miramar, California como instructor de vuelo en el F4H y participó en la presentación de ese avión a las flotas del Atlántico y del Pacífico. También fue oficial de seguridad de vuelo, asistente de operaciones y oficial de entrenamiento en tierra para el Escuadrón 96 en Miramar.

Gordon hizo un segundo vuelo en 1969 como piloto del módulo de mando del Apollo 12, con el comandante de la nave espacial, Charles Conrad y el piloto del módulo lunar, Alan Bean. A lo largo de las 31 horas de estancia en la superficie lunar de Conrad y Bean, Gordon permaneció en órbita alrededor de la luna en el módulo de mando, "Yankee Clipper".

Desde que se retiró de la NASA, Gordon trabajó como Vicepresidente Ejecutivo del Club de Fútbol Profesional de Nueva Orleans Saints en la Liga Nacional de Fútbol y ocupó puestos ejecutivos en varias compañías en industrias de petróleo y gas, ingeniería y tecnología.

En Noviembre de 2005, la NASA honró al veterano Gordon con un premio de Embajador de Exploración. La NASA presentó estos prestigiosos premios a los astronautas que participaron en los programas espaciales Mercury, Gemini y Apollo de la nación desde 1961 hasta 1972. Los Embajadores de Exploración ayudan a la NASA a comunicar los beneficios y la emoción de la exploración espacial.

 

mar

07

nov

2017

El Hubble observa asteroides cercanos en un fondo de lejanas galaxias

Fuente: NASA

 

Como parientes maleducados que se meten en primer plano en tus fotos de paisajes en vacaciones, algunos de los asteroides de nuestro Sistema Solar se han colado en imágenes profundas del Universo tomadas por el Telescopio Espacial Hubble de la NASA. Estos asteroides residen, en promedio, a solo 260 millones de kilómetros de la Tierra, justo al girar la esquina en términos astronómicos. Sin embrago, han conseguido colarse en esta imagen de miles de galaxias dispersas por el espacio y el tiempo a distancias inconcebiblemente lejanas.

Esta foto del Hubble es una región aleatoria del cielo que forma parte de un estudio llamado Campos Fronterizos. La colorida imagen contiene miles de galaxias, incluyendo elípticas masivas amarillas y majestuosas espirales azules. Las galaxias azules fragmentadas, mucho más pequeñas, salpican todo el campo. Los objetos más rojos son con mucha probabilidad las galaxias más lejanas, cuya luz ha sido desplazada hacia la parte roja del espectro por la expansión del espacio.

Entrometiéndose por la imagen vemos estelas de asteroides que se ven como trazas curvas o con forma de S. En lugar de dejar una estela larga, los asteroides aparecen en múltiples exposiciones del Hubble que han sido combinadas en una sola imagen. Del total de 20 avistamientos de asteroides en este campo, siete son objetos únicos. De estos siete, sólo dos se conocían con anterioridad. Los demás son demasiado débiles como para haberse detectado antes.

Las trazas son curvas debido a un efecto de las observaciones llamado paralaje. A medida que el Hubble gira alrededor de la Tierra, un asteroide parecerá describir un largo arco respecto a las estrellas y galaxias del fondo que se hallan muchísimo más lejos. El desplazamiento de la Tierra alrededor del Sol y el movimiento de los asteroides a lo largo de sus órbitas son otros factores que contribuyen al desvío aparente en la trayectoria de los asteroides.

Esta imagen es del cúmulo de galaxias Abell 370. Fue ensamblada a partir de imágenes tomadas en luz visible e infrarroja. La posición del campo en el cielo está cerca de la eclíptica, el plano de nuestro sistema solar. Esta es la zona en la que residen la mayoría de los asteroides, por lo que los astrónomos del Hubble vieron tantos cruces. Las observaciones del cielo profundo del Hubble tomadas a lo largo de una línea de visión cercana al plano de nuestro Sistema Solar comúnmente registran los rastros de asteroides.

 

 

Esta imagen del Hubble muestra una región aleatoria del firmamento, perteneciente al proyecto Campos Fronterizos. Image Credi: NASA, ESA, B. Sunnquist y J. Mack (STScI)

jue

02

nov

2017

Atlas de las constelaciones

Este libro se compone de las historias que nos cuentan las estrellas mediante narraciones de cada constelación.

Mira hacia arriba: es de noche y sobre tu cabeza hay un lienzo oscuro, repleto de diminutos puntos blancos. Si te fijas bien, puedes unirlos en tu mente, y si lo haces correctamente, conseguirás que se ponga en movimiento un fantástico carnaval de criaturas familiares o salvajes, algunas de ellas míticas, otras divinas. Sus historias, relatadas en incontables lenguas, reverberan aún en nuestras vidas y en nuestros sueños, incluso aquellas que piensas que no conoces o que nunca escuchaste. Lo creas o no, tanto tú como yo estamos hechos de las historias en las estrellas. La escritora Susanna Hislop y la ilustradora Hannah Waldron nos guían por los siglos y las culturas para contarnos todas esas historias, las de las ochenta y ocho constelaciones que componen el cielo nocturno. Una lectura maravillosa y un libro bello como la propia noche.

 

 

Atlas de las constelaciones

Susana Hislop y Hannah Waldron

Editorial Errata Naturae

Isbn- 9788416544493

Pvp- 24.90 euros

Octubre 2017

 

jue

02

nov

2017

Meteoros y meteoritos

El libro Meteoros y meteoritos supone una obra de referencia tanto para expertos como para profanos en esta materia. En Úl se exponen los conocimientos más actuales relacionados con el fenómeno meteórico y se analiza el papel que juegan los ·ltimos avances en tecnología CCD y CMOS en el estudio de bólidos y meteoros.
El libro tiene un enfoque fundamentalmente práctico, pues en Úl se describen las principales tÚcnicas que tanto astrónomos profesionales como amateurs pueden utilizar para detectar estos interesantes fenómenos astronómicos. Además, es la primera obra que pone al alcance del p·blico las tÚcnicas espectroscópicas que proporcionan información sobre la composición de las rocas que impactan contra la atmósfera terrestre.
JosÚ María Madiedo: Doctor en Astrofísica y Doctor en Química, es un reconocido experto en estos temas. Ha sido pionero en España en el desarrollo e implementación de sistemas automáticos para la detección de meteoros mediante cámaras CCD de video de alta sensibilidad y para el análisis de sus propiedades químicas mediante tÚcnicas de espectroscopia. Ha instalado y opera diez estaciones robóticas de detección de meteoros en diversos observatorios, entre los que se encuentran Calar Alto y el Observatorio de Sierra Nevada. TambiÚn opera el sistema MIDAS, que lleva a cabo la detección mediante telescopios de impactos de rocas contra la Luna. En el marco del Proyecto MIDAS ha detectado el mayor destello de impacto registrado en la Luna hasta la fecha, evento que se produjo el 11 de septiembre de 2013. Es uno de los investigadores que ha participado en la recuperación y análisis del meteorito Puerto Lapice, una roca procedente del asteroide Vesta caída en Castilla La Mancha en mayo de 2007. Su labor investigadora se complementa con su faceta como divulgador científico, contribuye a dar a conocer la importancia que tienen los meteoritos para la ciencia mediante conferencias, cursos, exposiciones y documentales. En 2011recibió el premio Aula Abierta a la Investigación otorgado por la Facultad de Comunicación de la Universidad de Sevilla como reconocimiento a esta labor.

 

 

Meteoros y meteoritos

José María Mediedo

Editorial Marcombo

Isbn- 9788426724397

Pvp- 22,80 euros

Octubre 2017

vie

27

oct

2017

Revelando secretos galácticos

Fuente: ESO

 

Innumerables galaxias compiten por llamar la atención en esta deslumbrante imagen del cúmulo de Fornax: algunas aparecen sólo como puntos de luz mientras que otras dominan el primer plano. Una de ellas es la galaxia lenticular NGC 1316. El turbulento pasado de esta galaxia, ampliamente estudiada, ha dejado su huella en forma de delicada estructura de bucles, arcos y anillos que, ahora, los astrónomos han fotografiado con un detalle sin precedentes con el telescopio de rastreo del VLT. Esta imagen asombrosamente profunda revela también una miríada de objetos tenues junto con una débil luz intracumular.

Esta imagen profunda, captada usando las excepcionales capacidades del VST (VLT Survey Telescope, telescopio de rastreo del VLT) en el Observatorio Paranal de ESO, en Chile, revela los secretos de los luminosos miembros del cúmulo de Fornax, uno de los cúmulos de galaxias más ricos y cercanos a la Vía Láctea.

Quizás, el miembro más fascinante del cúmulo sea NGC 1316, una galaxia que ha experimentado una historia muy movida tras nacer por la fusión de varias galaxias más pequeñas. Las distorsiones gravitatorias del pasado aventurero de la galaxia han dejado su huella en la estructura lenticular [1]. En la década de 1970 se observaron por primera vez las grandes ondas, bucles y arcos embebidos en la envoltura exterior cargada de estrellas, y hoy sigue siendo un campo activo de estudio para los astrónomos, que utilizan la última tecnología de los telescopios para observar los detalles más finos de la  inusual estructura de NGC 1316 mediante una combinación de imagen y modelos.

Las fusiones que formaron NGC 1316 generaron un flujo de gas que alimenta a un exótico objeto astrofísico en su centro: un agujero negro supermasivo con una masa de aproximadamente 150 millones de veces la del Sol. A medida que acreta la masa de su entorno, este monstruo cósmico genera chorros de partículas de alta energía inmensamente potentes, que a su vez dan origen a los característicos lóbulos de emisión que se ven en longitudes de onda de radio, haciendo que NGC 1316 sea la cuarta fuente de radio más brillante del cielo.

NGC 1316 también ha albergado a cuatro supernovas de tipo Ia registradas, que son eventos astrofísicos de vital importancia para los astrónomos. Dado que las supernovas de tipo Ia tienen un brillo muy definido [2], pueden utilizarse para medir la distancia a la galaxia anfitriona, en este caso, 60 millones de años luz. Estas "candelas estándar" son muy buscadas por los astrónomos, ya que son una excelente herramienta para medir de manera fiable la distancia a objetos remotos. De hecho, desempeñaron un papel clave en el revolucionario descubrimiento de la expansión acelerada de nuestro universo.

Esta imagen fue tomada por el VST, en el Observatorio Paranal de ESO, como parte del Sondeo Profundo de Fornax, un proyecto que quiere proporcionar un estudio profundo y multi-imagen del cúmulo de Fornax. El equipo, liderado por Enrichetta Iodice (INAF-Observatorio de Capodimonte, Nápoles, Italia), ha observado previamente esta zona con el VST, revelando un débil puente de luz entre NGC 1399 y la galaxia de menor tamaño NGC 1387 (eso1612). El VST fue diseñado específicamente para realizar sondeos del cielo a gran escala. Con OmegaCAM, una cámara especialmente diseñada que cuenta con 256 megapíxeles y un gran campo de visión corregido, VST puede obtener, con gran rapidez, imágenes profundas de grandes áreas del cielo, dejando a los telescopios de mayor tamaño —como el VLT (Very Large Telescope) de ESO— la tarea de explorar los detalles de objetos individuales.

Notas

[1] Las galaxias lenticulares o "en forma de lente" son una forma intermedia entre las galaxias elípticas difusas y las archiconocidas galaxias espirales, como la Vía Láctea.

[2] El tipo de supernovas Ia se producen cuando una enana blanca que forma parte de un sistema binario de estrellas acreta lentamente la masa de su estrella compañera hasta que llega un límite que provoca la fusión nuclear del carbono. En un breve periodo de tiempo, se inicia una reacción en cadena que finalmente termina en una enorme liberación de energía: una explosión de supernova. La supernova siempre se produce cuando alcanza una masa determinada, conocida como el límite de Chandrasekhar y produce una explosión casi idéntica en cada ocasión. La semejanza en las supernovas de tipo Ia permite a los astrónomos utilizar estos eventos cataclísmicos para medir distancias.

jue

26

oct

2017

Marte tiene una cola magnetica torcida

Fuente: NASA

 

Marte tiene una "cola" magnética invisible que se retuerce por la interacción con el viento solar, según una nueva investigación que usa datos de la misión MAVEN de la NASA.

La nave espacial MAVEN está en órbita alrededor de Marte, recabando datos sobre cómo el Planeta Rojo perdió gran parte de su atmósfera y agua, transformándose de un mundo con capacidad para sustentar la vida hace miles de millones de años a un lugar frío e inhóspito hoy en día. El proceso que crea la cola retorcida también podría permitir que parte de la ya débil atmósfera de Marte escape al espacio, según el equipo de investigación.

"Descubrimos que la cola magnética de Marte, o magnetocola, es única en el sistema solar", dijo Gina DiBraccio, del Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA en Greenbelt, Maryland. "No es como la que se encuentra en Venus, un planeta sin campo magnético propio, ni es como el de la Tierra, que está rodeado por su propio campo magnético generado internamente. En cambio, es un híbrido entre los dos". DiBraccio presentó sus hallazgos durante la 49ª reunión anual de la División de Ciencias Planetarias de la American Astronomical Society en Utah.

El equipo descubrió que un proceso llamado "reconexión magnética" debe tener un papel importante en la creación de la magnetocola marciana porque, si se produjera una reconexión, causaría el giro de la cola.

"Nuestro modelo predijo que la reconexión magnética hará que la magnetocola marciana gire 45 grados con respectoa lo esperado en función de la dirección del campo magnético transportado por el viento solar", dijo DiBraccio. "Cuando comparamos esas predicciones con los datos de MAVEN sobre las direcciones de los campos magnéticos de Marte y el viento solar, ambos coinciden".
Marte perdió su campo magnético global hace miles de millones de años y ahora solo tiene campos magnéticos "fósiles" incrustados en ciertas regiones de su superficie. De acuerdo con el nuevo trabajo, la magnetocola de Marte se forma cuando los campos magnéticos transportados por el viento solar se unen con los campos magnéticos incrustados en la superficie de Marte en un proceso llamado reconexión magnética. El viento solar es una corriente de gas eléctricamente conductor que sopla continuamente desde la superficie del Sol al espacio a aproximadamente a 1,6 millones de kilómetros por hora. Lleva consigo campos magnéticos del Sol. Si el campo del viento solar se orienta en la dirección opuesta a un campo en la superficie marciana, los dos campos se unen en una reconexión magnética.

El proceso de reconexión magnética también podría impulsar parte de la atmósfera de Marte al espacio. La atmósfera superior de Marte tiene partículas cargadas eléctricamente (iones). Los iones responden a las fuerzas eléctricas y magnéticas y fluyen a lo largo de las líneas del campo magnético. Dado que la magnetocola marciana se forma al unir los campos magnéticos de la superficie con los campos del viento solar, los iones en la atmósfera superior de Marte tienen una ruta al espacio si fluyen hacia abajo por la magnetocola. Al igual que una banda elástica estirada que de repente se ajusta a una nueva forma, la reconexión magnética también libera energía, lo que podría impulsar activamente los iones en la atmósfera marciana hacia el espacio.

Dado que Marte tiene un mosaico de campos magnéticos de superficie, los científicos habían sospechado que la magnetocola marciana sería un híbrido complejo entre el de un planeta sin campo magnético y el que se encuentra detrás de un planeta con un campo magnético global. Los amplios datos de MAVEN en el campo magnético marciano permitieron al equipo ser el primero en confirmarlo. La órbita de MAVEN cambia continuamente su orientación con respecto al Sol, permitiendo que se realicen mediciones que cubran todas las regiones que rodean Marte y construyendo un mapa de la magnetocola y su interacción con el viento solar.

"Marte es realmente complicado pero realmente interesante al mismo tiempo", dijo DiBraccio.

 

 

Concepción del artista del complejo entorno del campo magnético en Marte. Image Credit: Anil Rao/Univ. of Colorado/MAVEN/NASA GSFC

mar

17

oct

2017

Observan la primera luz de una fuente de ondas gravitacionales

Fuente: NASA

 

Una batería de telescopios de ESO, en Chile, ha detectado la primera contraparte visible de una fuente de ondas gravitacionales. Estas observaciones históricas sugieren que este objeto único es el resultado de una fusión de dos estrellas de neutrones. Las secuelas cataclísmicas de este tipo de fusión — eventos predichos hace mucho y llamados kilonovas — dispersan en el universo elementos pesados como el oro y el platino. Este descubrimiento, publicado en varios artículos en la revista Nature y en otras publicaciones, también ofrece la evidencia más sólida obtenida hasta ahora de que los estallidos de rayos gamma de corta duración son generados por la fusión de estrellas de neutrones.

Por primera vez, los astrónomos han observado tanto ondas gravitacionales como luz (radiación electromagnética) procedentes del mismo evento gracias a un esfuerzo de colaboración global y a una rápida reacción tanto de las instalaciones de ESO como de otras instalaciones internacionales.

El 17 de agosto de 2017, LIGO (Laser Interferometer Gravitational-Wave Observatory, observatorio de ondas gravitacionales de interferómetro láser), de la NSF e instalado en los Estados Unidos, junto con el Interferómetro VIRGO, en Italia, detectaron ondas gravitacionales pasando por la Tierra. Este evento, el quinto detectado de su tipo, fue bautizado como GW170817. Unos dos segundos más tarde, dos observatorios espaciales, Fermi (Fermi Gamma-ray Space Telescope, telescopio espacial de rayos gamma) de la NASA, e INTEGRAL (INTErnational Gamma Ray Astrophysics Laboratory, laboratorio de astrofísica de rayos gamma internacional) de la ESA, detectaron un estallido de rayos gamma corto en la misma zona del cielo.

La red del observatorio avanzado LIGO-Virgo ubicó la fusión dentro de una gran región del cielo austral, del tamaño de varios cientos de lunas llenas, que contiene millones de estrellas. A medida que caía la noche sobre Chile, muchos telescopios estudiaron detenidamente esa zona del cielo en busca de nuevas fuentes. Eso incluyó a los telescopios VISTA (Visible and Infrared Survey Telescope for Astronomy) y al telescopio de sondeo del VLT (VST), ambos en el Observatorio Paranal, el telescopio italiano REM (Rapid Eye Mount), en el Observatorio la Silla de ESO, el Telescopio de 0.4 metros LCO, en el Observatorio Las Cumbres, y el americano DECcam, en el Observatorio Interamericano de Cerro Tololo. El primero en anunciar que había visto un nuevo punto de luz fue el Telescopio Swope de 1 metro. Apareció muy cerca de NGC 4993, una galaxia lenticular en la constelación de Hidra, y las observaciones de VISTA señalaron claramente esta fuente en longitudes de onda infrarrojas casi al mismo tiempo. Dado que la noche se movía hacia el oeste, los telescopios de la isla de Hawái Pan-STARRS y Subaru también la captaron y observaron su rápida evolución.

"Hay ocasiones excepcionales en las que, quienes nos dedicamos a la ciencia, tenemos la oportunidad de presenciar el principio de una nueva era", afirmó Elena Pian, astrónoma del INAF (Italia) y autora principal de uno de los artículos de la revista Nature. "¡Esta es una de ellas!".

ESO puso en marcha uno de las mayores campañas de observación de “eventos impredecibles” (ToO, Target of Opportunity, en inglés) jamás creadas y muchos telescopios, tanto de ESO como de colaboradores de ESO, observaron el objeto durante las semanas que siguieron a la detección. El VLT (Very Large Telescope) de ESO, el NTT (New Technology Telescope), el VST (VLT Survey Telescope), el Telescopio MPG/ESO de 2,2 metros y ALMA (Atacama Large Millimeter/submillimeter Array), todos observaron el evento y sus efectos en una amplia gama de longitudes de onda. Unos 70 observatorios de todo el mundo observaron también este evento, incluyendo el Telescopio Espacial Hubble de NASA/ESA.

Las estimaciones de distancia de los datos recogidos tanto en ondas gravitacionales como en las demás observaciones concuerdan con que GW170817 está a la misma distancia que NGC 4993, a unos 130 millones años luz de la Tierra. Esto hace que la fuente sea tanto el evento de ondas gravitacionales como la explosión de rayos gamma más cercanos detectados hasta ahora.

Las ondas en el espacio-tiempo, conocidas como ondas gravitacionales, son creadas por masas en movimiento, pero, actualmente, sólo pueden detectarse las más intensas, generadas por los rápidos cambios de velocidad de objetos muy masivos. Un evento de este tipo es la fusión de estrellas de neutrones, núcleos extremadamente densos de estrellas muy masivas que colapsan tras explotar como supernovas. Hasta ahora, estas fusiones han sido la principal hipótesis para explicar los estallido de rayos gamma cortos. Se espera que, a este tipo de evento, le siga un evento explosivo (conocido como kilonova) 1.000 veces más brillante que la típica nova.

Las detecciones casi simultáneas de las ondas gravitacionales y los rayos gamma de GW170817 hace que se tengan esperanzas de que este objeto sea un ejemplar de la tan buscada kilonova, y las observaciones llevadas a cabo con instalaciones de ESO han revelado propiedades notablemente cercanas a las predicciones teóricas. Hace más de 30 años que se postuló la existencia de las kilonovas, pero esta es la primera observación confirmada.

Tras la fusión de dos estrellas de neutrones, una explosión de elementos químicos pesados radiactivos de rápida expansión se alejó de la kilonova a una quinta parte de la velocidad de la luz. El color de la kilonova cambió de muy azul a muy roja durante los días posteriores, el cambio más rápido observado en explosiones estelares.

"Cuando el espectro apareció en nuestras pantallas me di cuenta de que se trataba del evento transitorio más inusual que había visto nunca”, comentó Stephen Smartt, quien dirigió las observaciones con el NTT de ESO como parte del programa de observación ePESSTO (Public ESO Spectroscopic Survey of Transient Objects, sondeo espectroscópico de objetos transitorios público de ESO). "Nunca había visto nada igual. Nuestros datos, junto con los de otros grupos, demostraron a todos que esto no era una supernova o una estrella variable de primer plano, sino algo mucho más extraordinario".

Los espectros de ePESSTO y del instrumento X-shooter, instalado en el VLT, sugieren la presencia de cesio y telurio expulsado de las estrellas de neutrones en fusión. Estos y otros elementos pesados, producidos durante la fusión de las estrellas de neutrones, serían lanzados al espacio por la posterior kilonova. Estas observaciones enlazan la formación de elementos más pesados que el hierro mediante reacciones nucleares dentro de objetos estelares de alta densidad, conocidos como proceso r de captura neutrónica, algo que hasta ahora solo se había teorizado.

"Los datos que tenemos hasta ahora encajan de forma increíble con la teoría. Es un triunfo para los teóricos, una confirmación de que los eventos de LIGO-VIRGO son absolutamente reales y un logro para ESO por haber reunido un sorprendente conjunto de datos sobre la kilonova", añade Stefano Covino, autor principal de uno de los artículos para la revista Nature Astronomy.

Andrew Levan, autor principal de uno de los artículos, concluye, "La gran fuerza de ESO es que tiene una amplia gama de telescopios e instrumentos para hacer frente a grandes y complejos proyectos astronómicos, incluso para eventos impredecibles y con cortos plazos de tiempo. ¡Hemos entrado en una nueva era de la astronomía multimensajero!".

 

 

Ilustración de una fusión de estrellas de neutrones. Image Credit: ESO/ L. Calçada/M. Kornmesser

lun

16

oct

2017

Envia tu nombre a Marte

Fuente: NASA

 

 

Cuando aterrice en Marte en noviembre de 2018, el módulo de aterrizaje InSight de la NASA transportará varios instrumentos científicos, junto con cientos de miles de nombres de miembros del público.

En 2015 casi 827.000 personas firmaron para que se añadiera su nombre a un microchip de silicio a bordo de la nave espacial robótica. La NASA está ahora añadiendo un segundo microchip, dando así otra oportunidad al público de enviar sus nombres a Marte.

Las nuevas solicitudes serán aceptadas hasta el 1 de Noviembre de 2017 en este enlace: https://mars.nasa.gov/syn/insight

 

“Marte continúa interesando a entusiastas del espacio de todas las edades”, dijo Bruce Banerdt, investigador principal de la misión InSight en el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA en Pasadena, California. “Esta oportunidad les permite formar parte de la nave espacial que estudiará el interior del Planeta Rojo”.

InSight será la primera misión que explore el interior profundo de Marte. La nave colocará un sismómetro para detectar terremotos marcianos y choques de meteoritos, utilizando la energía sísmica de estos fenómenos para estudiar el material que existe a gran profundidad bajo la superficie marciana. También desplegará una sonda de calor que excavará a mayor profundidad que ningún otro instrumento anterior en el Planeta Rojo. Estas y otras investigaciones de InSight mejorarán nuestros conocimientos sobre la formación y evolución de todos los planetas rocosos, incluyendo la Tierra.

InSight está programado para lanzarse desde la Base de la Fuerza Aérea de Vandenberg, en California, en Mayo de 2018.

 

 

El módulo de aterrizaje InSight de la NASA viajará a Marte el próximo año. Cuando lo haga, transportará dos microchips con los nombres de miembros del público. Image Credit: NASA/JPL-Caltech

sáb

14

oct

2017

Estrellas

Estamos, ante lo que la editorial denomina, la guía visual definitiva del cosmos.

Estrellas, con prólogo de la Doctora Maggie Aderin-Pocock presentadora del mítico programa de BBC 4 Sky at night, explora los increíbles fenómenos del universo y descubre al lector los objetos cósmicos más fascinantes de la astronomía: desde el destelleante nacimiento de una Supernova hasta los misteriosos agujeros negros pasando por las complejas nebulosas que se observan en el firmamento.

 

 

 

 

 

Estrellas

Editorial DK

Maggie Aderin-Pocock

Isbn- 9780241302354

Pvp- 20 euros

Octubre 2017

vie

13

oct

2017

Las burbujas de la Nebulosa de la Tarántula

Fuente: NASA

 

A una distancia de sólo 160.000 años luz, la Gran Nube de Magallanes es uno de los compañeros más cercanos de la Vía Láctea. Es también el hogar de una de las regiones más grandes y más intensas de la formación activa de estrellas que se sabe que existen en cualquier parte de nuestra vecindad galáctica - la nebulosa de la Tarántula. Esta imagen del Telescopio Espacial Hubble de la NASA/ESA muestra tanto los filamentos de gas con forma de tela de araña, que inspiraron el nombre de la región, como la intrigante estructura de "burbujas" apiladas que forman la llamada Nebulosa Nido de Abeja (abajo a la izquierda).

La Nebulosa del Nido de abeja fue encontrada por sorpresa por astrónomos que usaban el New Technology Telescope del ESO para observar la supernova SN1987A, la más cercana a la Tierra vista en más de 400 años. La extraña forma de burbuja de la nebulosa ha desconcertado a los astrónomos desde su descubrimiento a principios de los años noventa. Se han propuesto varias teorías para explicar su estructura única, algunas más exóticas que otras.

En 2010, un grupo de astrónomos estudió la nebulosa y, utilizando el análisis avanzado de datos y el modelado por ordenador, llegó a la conclusión de que su aparición única es probablemente debido al efecto combinado de dos supernovas - una explosión más reciente ha perforado la coraza de material en expansión creada por una explosión más antigua. Se sospecha que la apariencia especialmente llamativa de la nebulosa se debe a un ángulo de visión fortuito; el efecto de panal de las envolturas circulares puede no ser visible desde otro punto de vista.

 

 

Image Credit: NASA/ESA/Hubble

mar

10

oct

2017

Juno observa a Júpiter, Io y Europa

Fuente: NASA

 

Esta imagen a color de Júpiter y dos de sus lunas más grandes -Io y Europa- fue captada por la nave espacial Juno de la NASA al realizar su octavo sobrevuelo al planeta gigante gaseoso.

La imagen fue tomada el 1 de Septiembre de 2017 a las 22:14 GMT. En el momento en que se tomó la imagen, la nave espacial estaba a unos 27.516 kilómetros de las cimas de las nubes del planeta a una latitud de menos 49.372 grados.

Más cerca del planeta, la luna galileana Io se puede ver a una altitud de 481.000 kilómetros, y a una escala espacial de 324 kilómetros por píxel. En la distancia (a la izquierda), otra de las lunas galileanas de Júpiter, Europa, es visible a una altitud de 730.000 kilómetros y a una escala espacial de 492 kilómetros por píxel.

El científico ciudadano Roman Tkachenko procesó esta imagen usando datos de la cámara de imágenes JunoCam de la nave espacial Juno.

 

 

Image credit: NASA/JPL-Caltech/SwRI/MSSS/Roman Tkachenko

lun

09

oct

2017

Nuevos estudios sobre Marte

Fuente: NASA

 

 

El descubrimiento de evidencias de antiguos depósitos hidrotermales de fondo marino en Marte identifica un área en el planeta que puede ofrecer pistas sobre el origen de la vida en la Tierra.

Un reciente informe internacional examina las observaciones de la sonda espacial Mars Reconnaissance Orbiter (MRO) de depósitos masivos en una cuenca en el sur de Marte. Los autores interpretan los datos como evidencias de que estos depósitos se formaron por agua caliente de una parte volcánicamente activa de la corteza del planeta, que afloró en el fondo de un gran mar hace mucho tiempo.

"Incluso si nunca encontramos evidencias de que ha habido vida en Marte, este sitio puede informarnos sobre el tipo de ambiente donde la vida pudo haber comenzado en la Tierra", dijo Paul Niles, del Centro Espacial Johnson de la NASA, en Houston. "La actividad volcánica combinada con el agua estancada proporcionó condiciones que eran probablemente similares a las condiciones que existieron en la Tierra aproximadamente al mismo tiempo - cuando la vida temprana estaba evolucionando aquí".

Hoy en día, Marte no tiene ni agua estancada ni actividad volcánica. Los investigadores estiman una edad de aproximadamente 3.700 millones de años para los depósitos marcianos atribuidos a la actividad hidrotermal del fondo marino. Las condiciones hidrotermales submarinas en la Tierra alrededor de ese mismo tiempo son un fuerte candidato para dónde y cuándo comenzó la vida en la Tierra. La Tierra todavía tiene tales condiciones, donde muchas formas de vida prosperan en la energía química extraída de rocas, sin luz solar. Pero debido a la corteza activa de la Tierra, nuestro planeta tiene poca evidencia geológica directa preservada desde el momento en que comenzó la vida. La posibilidad de actividad hidrotermal submarina dentro de lunas heladas como Europa en Júpiter y Encelado en Saturno alimenta el interés en ellas como destinos en la búsqueda de vida extraterrestre.

Las observaciones realizadas por el Espectrómetro de Reconocimiento Compacto del MRO para Marte (CRISM) proporcionaron los datos para identificar minerales en depósitos masivos dentro de la cuenca Eridania de Marte, que se encuentra en una región con algunas de las más antiguas cicatrices expuestas del Planeta Rojo.

"Este sitio nos da una historia convincente de un mar profundo, de larga duración y un ambiente hidrotermal de aguas profundas", dijo Niles. "Es evocador de los ambientes hidrotermales de alta mar en la Tierra, similar a los ambientes donde la vida podría ser encontrada en otros mundos - la vida que no necesita una agradable atmósfera o superficie templada, sino sólo rocas, el calor y el agua".

Los investigadores estiman que el antiguo mar Eridania tenía cerca de 210.000 kilómetros cúbicos de agua. Eso es tanto como todos los otros lagos y mares combinados del antiguo Marte y alrededor de nueve veces más que el volumen combinado de todos los Grandes Lagos de América del Norte. La mezcla de minerales identificados a partir de los datos del espectrómetro, incluyendo la serpentina, el talco y el carbonato, y la forma y textura de las capas gruesas del lecho rocoso, condujeron a la identificación de posibles depósitos hidrotermales en el fondo marino. El área tiene flujos de lava que datan la desaparición posterior del mar. Los investigadores citan estos como evidencia de que se trata de un área de corteza de Marte con una susceptibilidad volcánica que también podría haber producido efectos antes, cuando el mar estaba presente.

El nuevo trabajo se suma a la diversidad de tipos de ambientes húmedos para los que existe evidencia en Marte, incluyendo ríos, lagos, deltas, mares, aguas termales, aguas subterráneas y erupciones volcánicas bajo el hielo.

"Los antiguos depósitos hidrotermales de aguas profundas en la cuenca de Eridania representan una nueva categoría de objetivos astrobiológicos en Marte", señala el informe. También dice:\"Los depósitos del fondo marino de Eridania no sólo son de interés para la exploración de Marte, sino que representan una ventana hacia la Tierra temprana". Esto se debe a que la evidencia más temprana de la vida en la Tierra proviene de depósitos del fondo marino de origen y edad similar, pero el registro geológico de esos entornos de la Tierra temprana está mal preservado.

 

 

Esta visión de una porción de la región Eridania de Marte muestra bloques de depósitos de cuenca profunda que han sido rodeados y parcialmente enterrados por depósitos volcánicos más jóvenes. La imagen fue tomada por la cámara de la sonda espacial MRO de la NASA. Image Credit: NASA/JPL-Caltech/MSSS

jue

05

oct

2017

La teoría de la relatividad de Einstein

Albert Einstein encarna como pocos el potencial de la ciencia para redefinir nuestra visión del mundo. No en vano su rostro se cuenta entre los más reconocibles del siglo pasado, a la altura de las estrellas de cine o de las grandes figuras de la política. Apagados los ecos de la época convulsa en la que vivió y creó, de las guerras mundiales y el pánico nuclear, perduran sus extraordinarias aportaciones científicas: la relación entre masa y energía expresada en la celebérrima ecuación E=mc2, su trabajo pionero sobre la naturaleza cuántica de la luz y, sobre todo, la teoría de la relatividad, que alteró para siempre nuestras ideas más arraigadas acerca del espacio y el tiempo. El espacio es cuestión de tiempo..

 

 

La teoría de la relatividad de Einstein

National Geographic

Isbn- 9788482986623

Pvp- 15 euros

Septiembre 2017

 

mié

04

oct

2017

El Big Bang y el origen del universo

La teoría más ambiciosa jamás pensada. Hoy día se acepta comúnmente que el universo, tal como lo conocemos,
surgió hace unos 13800 millones de años a partir de un evento explosivo que se ha dado en llamar «Big Bang». Tras él,
un sistema de dimensiones extremadamente pequeñas y una densidad y temperatura extraordinariamente elevadas inició una
expansión que aún perdura. La teoría del Big Bang intenta describir lo que aconteció a partir de ese instante inicial.
Pero ¿cóo surgió esa teoría? ¿Cuáles fueron las preguntas que llevaron a Lemaître, por un lado, y a Gamow, Alpher y
Herman, por otro, a formularla? ¿Qué hechos experimentales la confirman?

 

 

 

 

El Big Bang y el origen del universo

National Geographic

Isbn- 9788482986548

Pvp- 15 euros

Septiembre 2017

lun

02

oct

2017

El bosón de Higgs

Los secretos de la partícula divina El anuncio del descubrimiento del bosón de Higgs fue recibido por la comunidad cientofica como la noticia más importante de las últimas décadas. Y no es de extrañar: su detección no solo confirmaba más allá de toda duda el modelo estándar, pilar de nuestra visón del universo, sino que representaba el triunfo de la apuesta de varias décadas por los grandes aceleradores de partículas como el LHC. De acuerdo, pero ¿cuál es exactamente su función? Nada menos que dotar de masa al resto de partículas elementales.

 

 

 

 

 

El bosón de Higgs

National Geographic

Isbn- 9788482986593

Pvp- 15 euros

Septiembre 2017

sáb

30

sep

2017

Resolviendo el misterio de las cuchillas de hielo de Plutón

Fuente: NASA

 

La misión de New Horizons de la NASA revolucionó nuestro conocimiento de Plutón cuando pasó por ese lejano mundo en Julio de 2015. Entre sus muchos descubrimientos se encontraban imágenes de formaciones extrañas parecidas a cuchillas gigantes de hielo, cuyo origen había sido un misterio.

Ahora, los científicos han presentado una explicación fascinante para este "terreno de cuchillas": las estructuras están hechas casi enteramente de hielo de metano, y probablemente formadas como resultado de un tipo específico de erosión en sus superficies, dejando abruptas crestas y divisiones afiladas.

Estas crestas geológicas irregulares se encuentran en las mayores alturas de la superficie de Plutón, cerca de su ecuador, y pueden elevarse tanto como un rascacielos de la ciudad de Nueva York. Son uno de los tipos de características más desconcertantes en Plutón, y ahora parece que estos filos están relacionados con el complejo clima de Plutón y su historia geológica.

Un equipo liderado por Jeffrey Moore, miembro del equipo de New Horizons, e investigador científico en el Centro de Investigación Ames de la NASA, ha determinado que la formación de este extraño terreno comenzó con la congelación de metano de la atmósfera en Plutón, de la misma manera que el hielo se congela en el suelo en la Tierra, o incluso en un congelador.

"Cuando nos dimos cuenta de que el terreno del filo consiste en altos yacimientos de hielo de metano, nos preguntamos por qué forma todas estas crestas, en lugar de ser sólo grandes parches de hielo en el suelo", dijo Moore. "Resulta que Plutón experimenta variaciones climáticas y, a veces, cuando Plutón está un poco más caliente, el hielo de metano empieza básicamente a 'evaporarse'".

Los científicos usan el término "sublimación" para este proceso donde el hielo se transforma directamente en gas, saltando sobre la forma líquida intermedia.

Estructuras similares se pueden encontrar en los campos de nieve de alta altitud a lo largo del ecuador de la Tierra, aunque en una escala muy diferente a las cuchillas de Plutón. Las estructuras terrestres, llamadas penitentes, son formaciones de nieve de sólo unos pocos metros de altura, con sorprendentes similitudes con el terreno de gran amplitud visto en Plutón. Su textura puntiaguda también se forma a través de la sublimación.

Esta erosión del terreno plano de Plutón indica que su clima ha sufrido cambios durante largos períodos de tiempo -a escala de millones de años- que causan esta actividad geológica en curso. Las condiciones climáticas tempranas permitieron que el metano se congelara en superficies de alta elevación pero, con el paso del tiempo, estas condiciones cambiaron, haciendo que el hielo se "quemara" en un gas.

Como resultado de este descubrimiento, ahora sabemos que la superficie y el aire de Plutón son aparentemente mucho más dinámicos de lo que se pensaba.

 

 

El terreno plano de Plutón visto desde New Horizons durante su sobrevuelo de Julio de 2015. Image Credit: NASA/JHUAPL/SwRI

mar

26

sep

2017

El Hubble en el cinturón de asteroides

Fuente: NASA

 

El Telescopio Espacial Hubble de la NASA ayudó a un equipo internacional de astrónomos a descubrir que un objeto inusual en el cinturón de asteroides es, de hecho, dos asteroides que orbitan entre sí y que tienen rasgos similares a los cometas. Éstos incluyen un halo brillante del material, llamado un coma, y una cola larga del polvo.

El Hubble fue utilizado para fotografiar al asteroide, llamado 300163 (2006 VW139), en Septiembre de 2016 justo antes de que el asteroide hiciera su aproximación más cercana al Sol. Las imágenes nítidas del Hubble revelaron que en realidad no era uno, sino dos asteroides de casi la misma masa y tamaño, orbitando entre sí a una distancia de 60 millas.

El asteroide 300163 (2006 VW139) fue descubierto por Spacewatch en Noviembre de 2006 y la posible actividad cometaria fue vista en Noviembre de 2011 por Pan-STARRS. Tanto Spacewatch como Pan-STARRS son proyectos de prospección de asteroides del Programa de Observación de Objetos Cercanos a la Tierra (NEOs) de la NASA. Después de las observaciones Pan-STARRS también se le dio la designación de cometa, 288P. Esto hace que el objeto sea el primer asteroide binario conocido que también está clasificado como un cometa del cinturón principal.

Las observaciones más recientes del Hubble revelaron actividad en curso en el sistema binario. "Detectamos indicaciones fuertes para la sublimación del hielo de agua debido al aumento de la calefacción solar - similar a cómo se crea la cola de un cometa", dijo la líder del equipo Jessica Agarwal del Instituto Max Planck para la Investigación del Sistema Solar, Alemania.

Las características combinadas del asteroide binario, el tamaño de componente casi igual, la alta excentricidad de la órbita y la actividad similar a un cometa también lo hacen único entre los pocos asteroides binarios conocidos que tienen una gran separación. La comprensión de su origen y evolución puede proporcionar nuevos conocimientos sobre los primeros días del sistema solar. Los cometas del cinturón principal pueden ayudar a responder cómo el agua llegó a una Tierra hace miles de millones de años.

El equipo estima que 2006 VW139 / 288P ha existido como un sistema binario desde hace sólo unos 5.000 años. El escenario de formación más probable es una rotura debido a la rotación rápida. Después de eso, los dos fragmentos pueden haber sido separados más lejos por los efectos de la sublimación del hielo, que daría un empuje minúsculo a un asteroide en una dirección mientras que las moléculas de agua son eyectadas en la otra dirección.

El hecho de que 2006 VW139/288P sea tan diferente a todos los otros asteroides binarios conocidos plantea algunas preguntas acerca de la frecuencia con que estos sistemas se encuentran en el cinturón de asteroides. "Necesitamos más trabajo teórico y observacional, así como más objetos similares a este objeto para encontrar una respuesta a esta pregunta", concluyó Agarwal.

lun

11

sep

2017

Encuentros estelares cercanos

Fuente: ESA

 

Los movimientos de más de 300.000 estrellas cartografiadas por el satélite Gaia de la ESA revelan que los encuentros cercanos con nuestro Sol podrían perturbar la nube de cometas situados en los márgenes del Sistema Solar y, en un futuro lejano, enviar algunos de ellos hacia la Tierra. 

Dado el desplazamiento del Sistema Solar por la Galaxia y el de otras estrellas por sus trayectorias, los encuentros cercanos son inevitables, si bien la idea de ‘cercanos’ en este contexto implica billones de kilómetros de distancia.

Dependiendo de su masa y su velocidad, una estrella necesitaría penetrar en un radio de unos 60 billones de kilómetros antes de empezar a tener efecto en la lejana acumulación de cometas que forma la Nube de Oort, situada, según los expertos, a 15 billones de kilómetros del Sol, 100.000 veces la distancia de la Tierra a nuestra estrella.

En comparación, Neptuno, el planeta más alejado, orbita a una distancia media de unos 4.500 millones de kilómetros, o 30 veces la distancia de la Tierra al Sol.

La influencia gravitatoria de las estrellas que pasan cerca de la Nube de Oort podría perturbar las trayectorias de los cometas situados en ella, arrastrándolos hasta órbitas que los llevarían al interior del Sistema Solar. 

Se cree que esta influencia sería responsable de la aparición de algunos de los cometas que cruzan nuestro cielo con una frecuencia de cien a mil años, e incluso podría empujar los cometas a una trayectoria en la que impactarían con la Tierra u otros planetas.

Comprender los movimientos pasados y futuros de las estrellas es uno de los principales objetivos de Gaia, que a lo largo de sus cinco años de misión recopilará datos precisos sobre posiciones y movimientos estelares. Tras 14 meses de trabajo, recientemente se hizo público el primer catálogo  de más de mil millones de estrellas, que incluye las distancias y desplazamientos por el firmamento de más de dos millones de ellas. 

Al combinar los nuevos resultados con información ya existente, los astrónomos comenzaron una búsqueda detallada y a gran escala de estrellas que pasaran cerca de nuestro Sol. 

Hasta el momento, se ha realizado un seguimiento de los movimientos respecto al Sol de más de 300.000 estrellas y se ha determinado su máximo acercamiento en un margen de cinco millones de años en el pasado y en el futuro. 

Así, se ha descubierto que 97 estrellas pasarán a unos 150 billones de kilómetros, mientras que 16 entrarán en un radio de unos 60 billones de kilómetros. 

Aunque se considera que estas últimas 16 estrellas pasarán razonablemente cerca, destaca especialmente el encuentro cercano de una estrella, Gliese 710, dentro de 1,3 millones de años. Se prevé que pasará a tan solo 2,3 billones de kilómetros—unas 16.000 veces la distancia entre la Tierra y el Sol—, penetrando en la Nube de Oort. 

La estrella ya se ha documentado adecuadamente  y, gracias a los datos de Gaia, recientemente se ha revisado la distancia estimada para el encuentro. Antes, había una certidumbre del 90 % de que pasaría a entre 3,1 y 13,6 billones de kilómetros. Ahora, con unos datos más precisos parece que lo hará a entre 1,5 y 3,2 billones de kilómetros, probablemente a 2,3 billones de kilómetros.

Además, aunque la masa de Gliese 710 es un 60 % la de nuestro Sol, su movimiento es mucho más lento que el de la mayoría de estrellas: a casi 50.000 km/h en su máximo acercamiento, en comparación con la media de 100.00 km/h. 

La velocidad de su paso implica que tendrá mucho tiempo de ejercer influencia gravitatoria en los objetos de la Nube de Oort, por lo que podría enviar multitud de cometas al Sistema Solar. 

A pesar de su lentitud, en el momento de su máximo acercamiento será el objeto más brillante y rápido que aparecerá en el cielo nocturno. 

Hay que destacar que el último estudio realizado empleó las mediciones de Gaia para realizar un cálculo general de la frecuencia de encuentros estelares, teniendo en cuenta incertidumbres como estrellas que podrían no haber sido observables en el catálogo existente. 

Durante un periodo de cinco millones de años en el pasado y en el futuro, se calcula que la frecuencia de encuentros total sería de unas 550 estrellas por millón de años en un radio de 150 billones de kilómetros, de las cuales unas 20 podrían acercarse a menos de 30 billones de kilómetros. 

Eso equivale a un encuentro ‘cercano’ potencial cada 50.000 años más o menos. Debemos tener en cuenta que no hay garantía de que una estrella vaya a perturbar a ningún cometa de forma que acabe entrando en el Sistema Solar y, aunque así fuera, de que la Tierra vaya a quedar en el punto de mira. 

Estos cálculos se irán perfeccionando a medida que se publiquen nuevos datos de Gaia. Está previsto que, la segunda versión del catálogo se publique en abril del próximo año y contendrá información de 20 veces más estrellas, algunas de ellas mucho más distantes, lo que permitirá efectuar reconstrucciones hasta 25 millones de años en el pasado y en el futuro.

 

sáb

09

sep

2017

Todo preparado para el fin de la misión Cassini

Fuente: NASA

 

La sonda espacial Cassini de la NASA se encuentra a pocos días para su inmersión en la atmósfera de Saturno. Su hundimiento fatídico el 15 de Septiembre es una conclusión inevitable - un golpe de gravedad el 22 de abril de la luna de Saturno Titán colocó a la nave de dos toneladas y media en su camino para la destrucción inminente. Sin embargo, varios hitos de la misión tienen que ocurrir durante las próximas dos semanas más para preparar el vehículo para una última entrega de ciencia pionera.

"La misión de Cassini ha estado llena de hallazgos científicos, y nuestras revelaciones planetarias únicas continuarán hasta el final de la misión ya que Cassini se convierte en la primera sonda planetaria de Saturno, analizando la atmósfera de Saturno hasta el último segundo", dijo Linda Spilker, científico del Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA en Pasadena, California. "Estaremos enviando datos en tiempo casi real mientras nos precipitamos precipitadamente hacia la atmósfera - es realmente un evento de primera clase en Saturno".

Se espera que la nave pierda el contacto por radio con la Tierra en uno a dos minutos después de comenzar su descenso en la atmósfera superior de Saturno. Pero en el camino hacia abajo, antes de que se pierda el contacto, ocho de los 12 instrumentos científicos de Cassini estarán operando. En particular, el espectrómetro de masas de iones y neutro de la nave espacial (INMS), que realizará el muestreo directo de la composición de la atmósfera, dando ideas potencialmente sobre la formación y evolución del planeta gigante. El día anterior a la inmersión, otros instrumentos de Cassini harán observaciones detalladas y de alta resolución de las auroras de Saturno, la temperatura y los vórtices de los polos del planeta. La cámara de imágenes de Cassini estará apagada durante este descenso final, habiendo dado una última mirada al sistema de Saturno el día anterior (14 de septiembre).

En su última semana, Cassini pasará varios hitos en el camino hacia su salto de Saturno, rico en ciencia.

- 9 de Septiembre: Cassini hará el último de 22 pasos entre Saturno y sus anillos, con la aproximación hasta 1.680 kilómetros sobre las nubes.

- 11 de Septiembre: Cassini hará un vuelo lejano sobre la luna más grande de Saturno, Titán. A pesar de que la nave espacial estará a 119.049 kilómetros de distancia, la influencia gravitacional de la luna ralentizará ligeramente la nave espacial a medida que avanza. Unos días más tarde, en lugar de atravesar las capas más externas de la atmósfera de Saturno, Cassini se sumergirá más profundamente para sobrevivir a la fricción y al calentamiento.

- 14 de Septiembre: Las cámaras de imágenes de Cassini toman su última mirada alrededor del sistema de Saturno, enviando imágenes de las lunas Titán y Encelado, la corriente de chorro hexagonal alrededor del polo norte del planeta, y características en los anillos.

- 14 de Septiembre (21.45 GMT): Cassini gira su antena hacia la Tierra, comienza un enlace de comunicaciones que continuará hasta el final de la misión, y envía sus imágenes finales y otros datos recogidos en el camino.

- 15 de Septiembre (9.37 GMT): La "zambullida final" comienza. La nave espacial inicia un rodaje de 5 minutos para posicionar el INMS para un muestreo óptimo de la atmósfera, transmitiendo datos en tiempo casi real desde ahora hasta el final de la misión.
- 15 de Septiembre (12.53 GMT): Cassini entra en la atmósfera de Saturno. Sus propulsores se activan al 10 por ciento de su capacidad para mantener la estabilidad direccional, permitiendo que la antena de alta ganancia de la nave espacial permanezca apuntando a la Tierra y permitiendo la transmisión continua de datos.
 
- 15 de Septiembre (12.54 GMT): Los propulsores de la Cassini están al 100 por ciento de su capacidad. Las fuerzas atmosféricas abruman la capacidad de los propulsores para mantener el control de la orientación de la nave espacial, y la antena de alta ganancia pierde su orientación hacia la Tierra. En este momento, que se espera que ocurra a unos 1.510 kilómetros por encima de las nubes de Saturno, la comunicación de la nave espacial cesará, y la misión de exploración de Cassini habrá concluido. La nave espacial se romperá como un meteorito momentos después.

"El fin de la misión de Cassini será un momento conmovedor, pero una realización adecuada y muy necesaria de un viaje asombroso", dijo Earl Maize, director de proyecto de Cassini en el Laboratorio de Propulsión a Chorro de la NASA en Pasadena, California. El "Gran Finale" representa la culminación de un plan de siete años para utilizar los recursos restantes de la nave espacial de la manera más científica posible. Desechando con seguridad la nave espacial en la atmósfera de Saturno, evitamos cualquier posibilidad de que Cassini pudiese impactar en una de las lunas de Saturno, manteniéndolas prístinas para la exploración futura."

NASA realiza nuevas pruebas a los paracaídas de Orion

Fuente: NASA

 

El equipo de diseño del sistema de paracaídas de la nave espacial Orion de la NASA ha probado casi cada fracaso de un paracaídas que sea posible. Pero el 23 de Abril probaron cómo se comportaría el sistema si el fallo no estuviese en los paracaídas.

Orion es la nave espacial más segura jamás construida para llevar a los seres humanos, lo que incluye el sistema de abortar la misión. En caso de emergencia en la plataforma de lanzamiento o durante las primeras etapas de la ascensión, se puede activar en milisegundos para tirar de la tripulación a la seguridad. Una vez que se ha retirado el equipo lejos de la emergencia, son los paracaídas los encargados de llevar a cabo un aterrizaje seguro.

“Esperemos que nunca tengamos que utilizar los paracaídas de esta manera”, dijo Chris Johnson, director del proyecto para los paracaídas. “Queremos verlos desplegar después de una exitosa misión en todo momento. Pero necesitamos conocer que pueden realizar en caso de emergencia, también. “

En un aborto en la plataforma de lanzamiento o un aborto en un lanzamiento a baja altura, tres paracaídas principales de Orión serían los encargados de bajar el módulo de la tripulación a tierra sin la ayuda de las dos anclas flotantes que normalmente les preceden. El sistema de paracaídas no tendrá tiempo para hacer el trabajo puesto que la nave estará a una altitud mucho menor que en una misión de reentrada, y como el vehículo va más lento, no se desplegará a la misma rapidez. Y además de todos estos factores, el módulo de la tripulación estará volando de lado cuando los paracaídas se desplieguen, en lugar de caer hacia abajo como lo haría durante una reentrada normal.

Para simular esas condiciones, una versión de pruebas de Orion fue soltada desde un avión C-17 a 13.000 pies (3,9 kilómetros), por encima del Campo de Pruebas Yuma del Ejército de los EE.UU., con los principales paracaídas desplegados poco después de salir del avión, antes de que la cápsula tuviese la oportunidad de enderezarse. Todos los elementos trabajaron juntos y los paracaídas alcanzaron una apertura completa dando como resultado un aterrizaje suave como se esperaba. Pero el verdadero valor de la prueba vendrá con los datos que los ingenieros fueron capaces de extraer de ella.

“Queríamos grabar el tiempo que tomó para inflar los paracaídas en un escenario de aborto en la plataforma de lanzamiento y recopilar datos sobre cómo las diferentes condiciones afectan a  la calidad del despliegue del paracaídas”, dijo Johnson. “Con este test completado con éxito, el siguiente paso es profundizar en esa información y utilizarla para afinar las trayectorias de vuelo en un aborto de lanzamiento.”

 Momento del aterrizaje de la cápsula Orion con los paracaidas desplegados
 Momento del aterrizaje de la cápsula Orion con los paracaídas desplegados. Image Credit: NASA

 

Además de las nuevas condiciones de la prueba, ésta fue también la primera vez que las bandas de acero que conectan las líneas del paracaídas a Orion fueron sustituidas por bandas textiles que se incorporarán en futuras naves Orion tras el primer vuelo de Orion este año. Las nuevas bandas son más ligeras y más flexibles – dos cualidades que serán especialmente útiles cuando Orión esté lista para llevar humanos al espacio.

Mientras los ingenieros siguen probando el paracaídas de Orión para futuras misiones, los ingenieros del Centro Espacial Kennedy de la NASA en Florida continúan avanzando en la nave espacial Orion, que está preparado su viaje al espacio para Diciembre. Dentro del gran Edificio de Ensamblaje, el módulo de la tripulación está colocado en una cámara de pruebas portátil especial para múltiples puntos de pruebas de vibración aleatoria. Acelerómetros y medidores de tensión se han unido a Orion en varios lugares. Durante una serie de pruebas, con una duración de sólo 30 segundos, Orion está siendo sometida a pruebas que aumentan gradualmente los niveles de vibraciones, que simulan los niveles que el vehículo experimentará durante el lanzamiento, la órbita y el descenso. Los datos serán revisados para evaluar la salud del módulo de la tripulación.

El primer vuelo de Orion lanzará una cápsula sin tripulación a 3.600 millas, casi 5.800 kilómetros, al espacio para una misión de cuatro horas en la que se pondrán a prueba varios de sus sistemas más críticos, entre ellos sus paracaídas. Después de hacer dos órbitas, Orión regresará a la Tierra a unos 32.000 kilómetros por hora y soportará temperaturas cercanas a los 2.200ºC , antes de que sus paracaídas reduzcan su velocidad para un amerizaje en el Océano Pacífico.

Escribir comentario

Comentarios: 0