WEB HEMISFERIO NORTE.

ESPAÑA.

Película Gravity 6 euros

Efemérides astronómicas del mes

Disfruta en esta columna de las últimas noticias

Esta página web fue creada en octubre del año 2010.

El moderador de la misma no se responsabiliza ni comparte necesariamente los contenidos y opiniones vertidas en los artículos publicados.

Los artículos, fotografias y trabajos nombraran siempre al creador, la fuente o el enlace original, respetando así los derechos de autor.

 

El número de visitas refleja cuantos usuarios han accedido a nuestro portal. Está basado en la dirección IP por lo que usuarios que compartan IP serán considerados como uno. Al menos ha de pasar una hora entre peticiones de un mismo usuario para que se considere una visita nueva.

ULTIMAS NOTICIAS

 LAISLADELAASTRONOMIA. ULTIMAS NOTICIAS.

PINCHA EN LA NOTICIA Y PODRAS LEERLA EN EL CENTRO

DE LA PANTALLA.

Fundamentos de los telescopios para los aficionados

Autor: Pedro Villamiel (Agrupación Astronómica de Madrid)

 

http://www.aam.org.es/images/GCP/Fundamentos_de_telescopios_para_aficionados.pdf

Pincha sobre la imagen y descárgate gratis este libro. Opción pdf más abajo. Gentileza de AstroShop.

El autor Marcus Schenk te llevará por el excitante universo del telescopio. El Ebook está disponible para descargártela GRATIS!

“El libro debería ser una guía con la que los principiantes pudieran aprender las ventajas y desventajas del diseño de los diferentes telescopios. He tenido esta experiencia una y otra vez, los nuevos astrónomos se sienten abrumados por la gran cantidad de ofertas de telescopios. Pero con este libro podrás aprender qué tener en cuenta para tomar una correcta decisión.” - Marcus Schenk

  • Aprende todo sobre los diferentes tipos de telescopios
  • 67 páginas
  • Los tipos más importantes de telescopios
  • Explicanción de la importancia de los accesorios
  • Independiente y sin ninguna recomendación específica del producto
  • En formato universal


Markus Schenk, nacido en 1978, es un óptico cualificado y desde que tenía 15 años, astrónomo aficionado. En el Observatorio público Buchloe, enseñaba a personas interesadas en el universo, con visitas guiadas por el cielo nocturno. En 2006 hizo de su afición su profesión y aconsejó a muchos astrónomos aficionados a encontrar el telescopio adecuado. En muchos videos, explica a los principiantes los fundamentos del telescopio. Como escritor a tiempo completo y autor, escribe acerca de la astronomía y de los productos de la marca Omegon.

UNA_INTRODUCCION_AL_UNIVERSO_DEL_TELESCO
Documento Adobe Acrobat 2.7 MB

Cielo del Guadaira (www.cielodeguadaira.org)

¿Que telescopio compro?

Sobre todo, un telescopio, por muy modesto que sea, es un instrumento científico, y entes de usarlo hay que adquirir una formación aunque sea mínima. De poco te sirve tener un telescopio si no sabes qué buscar ni donde encontrarlo. Solo podrás ver la Luna y algo más. Cómprate  además un buen libro de astronomía donde vengan unas cartas del firmamento, o un planisferio. En nuestro foro tenemos una referencia de libros facil de obstener.

 

Lo mejor para empezar........ unos buenos prismáticos.

¿Unos prismáticos?.... Que desilución... ¡Si yo quiero ver lo mas profundo del cielo!. Eso que se vé en los libros.

Bueno pues eso que  se se vé en los libros solo lo verás si te compras el Gran Telescopio de Canarias o el Hubbel.

El primer paso debería ser tener unos buenos prismáticos.

prismaticos

Los prismáticos tienen una inscripción en forma de producto, por ejemplo   7 X 50  Esto significa aumentos X abertura.

Los mejores para astronomía son los de 7 o 10 aumentos por 50 o 60 de abertura.

Más aumentos suponen más inestabilidad para mantenerlos a pulso, aunque siempre existe la posibilidad de colocarlos en un trípode fotográfico con el adaptador conveniente. Los hay hasta 50 aumentos y 80mm de abertura.

Te sorprenderás de la de objetos celestes que se pueden ver con unos prismáticos.

Realmente no hacen falta muchos aumentos. Nosotros no pasamos la mayoría de las veces de 100 aumentos con los telescopios. Lo más importante es la abertura, es como un embudo por donde entra la luz. Contra más grande es el "embudo" mejor.

En esta seccion encontrarás más sobre prismáticos.

Lo repetimos, lo importante es saber qué se va a ver y donde encontrarlo.

Con un telescopio mediano pero bueno, tenemos a nuestro alcance una cantidad de objetos que no los podremos abarcar en toda nuestra vida.

¡¡ Ah !! y acércate a una asocición astronómica próxima, sal con ellos al campo, allí te acojeran con los brazos abiertos, podrás observar por todos lo telescopios, recibiras consejos, cursos elementales (y no tan elementales). Y te decidirás por cual es el telescopio de tu vida........ o dejarlo porque se pasa mucho frio.

 

 LO QUE NO DEBES COMPRARtelescopio azimutal

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Ni se te ocurra. Baratas., pero lo usaras un par de veces y los guadarás.

Suelo encontrarse en ofertas, centros comerciales y tiendas no especializadas.

Mucho plástico. Montura en horquilla inutil total para astronomía y además suelen ser poco sólidas.

Suelen ofrecer aperturas entre 60 y 90 mm. Optica y oculares pobres.

Suelen prometer muchos aumentos. Los aumentos en un telescopio no pasan en la mejor de las condiciones de su apertura X 2.   Ejemplo apertura 80mm, aumentos teóricos máximos 160.

Nadie en astronomía séria usamos ni regalamos estos telescopios.

Los hay motorizados y computerizados con una montura especial de mejor calidad, este tipo es más útil, el mando automático te llevará donde desees mediante menús. Demasiado fácil, así nunca aprenderás astronimía.

etxHe aquí un ejemplo bastante bueno, lo recomendamos para empezar, existen ofertas muy buenas en cierta cadena de supermercados y en algunas tiendas especializadas.

El modelo de 70mm de apertura es un refractor, pocos aumentos.

Existen modelos de 90, 125 mm que son de optica Maksutof

Te llevará donde quieras con muy buena precisión.

Malos para observar cerca del cenit.

Suministran un trípode débil pero suficiente.

El precio es algo superior a los anteriores (ofertas de unos 175€), y vá creciendo exponencialmente con la apertura.

 

TELESCOPIO REFRACTOR

telescopio refractorEsta es la idea que todos tienen de la forma que debe presentar un telescopio, el objetivo delante y el ocular detrás.

Bueno, pues es uno de los tipos de telescopios de calidad que existen, hay otros que vamos a definir más abajo.

Este tiene la particularidad de la montura, es decir, el soporte sobre el que vá colocado el tubo.

Se llama de tipo ecuatorial, tiene que ser orientado en el campo de una forma particular (muy fácil) e irá siguiendo los objetos del cielo con solo ir girando una de las ruedas que se observan en la fotografía. Puede venir motorizado o se puede motorizar posteriormente, de esta manera no hay ni que girar la rueda, una vez colocado el objeto celeste en el ocular, él solo lo irá siguiendo.

Pueden estar computerizados, se le llama a esto GO TO mediante un mando con pantalla digital conectado a la montura.

El trípode puede ser de medianamente a muy estable. ¡Atención a esto!

El tubo no debe de moverse si le rozamos suavemente con la mano o hacemos girar el enfoque con suavidad.

La montura parece que toma algunas posturas un poco raras, pero te acostumbrarás a ellas. Para compensar el peso suele llevar una o dos pesas.

La apertura puede ir desde 70mm a 150mm. El de 70 es muy pequeño a no ser que sea de una óptica muy buena y para uso de astrofotografía. Hay que escojer de 90 en adelante. Es facil que tengan aberración cromática (modificación de colores)

Muy buenos para observar la Luna, planetas, desdoblar estrellas. Puede ser un telescopio para toda la vida.

Precios desde 150 € hasta 3.000 € o más, los de optica especial

 

TELESCOPIO REFLECTOR

Se trata de un telescopio tipo Newton, la imagen se obtiene mediante un espejo situado al fondo del tubo y el ocular se coloca al principio del mismo. Parece un poco extraño, pero se mira al revés que el anterior.

La montura es ecuatiorial, la misma que la de los refractores.

Suelen ser de mayores aberturas, desde 115 mm hasta 200mm.

Por supuesto el espejo debe de ser de buena calidad. Suelen presentar aberracion de coma, las estrellas en los bordes del espejo no son redondas (como una coma).

Excelentes para observar cielo profundo, nebulosas y galaxias, buen comportamiento con planetas y demás objetos, aunque en este campo no definen tan bien como los refractores.

De vez en cuando (un par de veces al año) hay que hacerle una colimación (es fácil).

Muy recomendables, puede ser el telescopio para toda la vida, lo que pasa es que cada vez querrás más apertura. 

Tienen una buena relación abertura/precio. Suele estar desde 200 a 1.500€

 

 

Los telescopios reflectores o Newton pueden ser ir en otro tipo de montura.

Se trata der la montura DOBSON como la que se puede ver en la figura de al lado. Se usa para telescopios de 150 hasta 300mm o másmontura dobson. Es una montura muy popular en USA donde lo colocan tubos gordísimos.

Muy fácil de  usar, muy intuitiva, es de tipo accimutal, no hay que orientarla. Existe la posibilidad de motorizarla en uno o dos de sus ejes, aunque no lo considero necesario porque se pueden seguir muy bien los objetos.

Es barata, no se trata de una montura solo para novatos. Hay observadores expertos que las prefieren para salir al campo a observar.

Al ser la montura barata, puedes invertir más en abertura, que es lo que interesa a los que nos gusta deleitarnos con las maravillas del Universo

Con aberturas de más de 300mm, en el cenit hay que usar una escalerilla o banqueta porque el ocular queda muy alto. 

Precio entre 250 y 2000€. Los muy grandes pueden llegar a más de 6.000€ 

No sirve para astrofotografía.

Muy recomendable para aquellos que solo quieren extasiarse sin ánimo de fotografiar.

 

Existe un categoria más de telescopios. Se trata de los telescopios tipo Catadióptricos. Pueden ser Smith_Cassegrain o Maksutov

telescopio catadioptrico

Básicamente se trata de un telescopio reflector cuyo espejo secundario envía la imagen vertical al plano del espejo primario, saliendo por un orificio practicado en éste, donde vá colocado el portaocular. Suelen ir montados en una montura de horquilla y computerizado por un sistema Go-To. Aunque tambien se les puede encontrar sobre monturas ecuatoriales.

Se trata de telescopios de grandes aperturas, de 200 mm en adelante. Y para astrónomos avanzados que les gusta este tipo de telescopios.

Obligatoriamente han de estar motorizados y computerizados porque la búsqueda y seguimiento con una montura de horquilla es dificil o imposible.

Debido a la trayectoria de la luz, su relación focal es alta, del orden de 9 o más, lo que quiere decir que para una abertura de 200mm, su longitud focal es de 1.800mm. Por lo que puede dar bastantes aumentos. Bueno para planetaria.

Para astrofotografía presenta dificultades de seguimiento, por lo que necesitan una cuña ecuatorial para asimilarlo a las monturas ecuatoriales. Así como por excesivos aumentos, por lo que necesitará una lente reductora de focal.

Normalmente son de muy buena calidad. Precio alto o muy alto.

Puede ser una buena opción cuando seas un astrónomo experto o para un observatorio fijo, ya que lo modelos grandes son difíciles de transportar.

Prismáticos

A veces sucede que quién se acerca por primera vez a un telescopio, sobre todo si se trata de un telescopio profesional, y descubre a través del ocular una miríada de puntitos brillantes, sufre en el primero momento una decepción.

“¿Y todo esto para ver estrellas igual que a simple vista?” preguntan muchos. Naturalmente, es una reacción poco reflexiva ya que las estrellas nunca serán más que puntos se use el telescopio que se use y de hecho, los que consiguen mostrar estrellas más puntiformes son los considerados de mayor calidad. Sin embargo, nadie se ha sentido decepcionado después de mirar el cielo con unos prismáticos.

Las mayores ventajas de este instrumento son la comodidad de visión y la aparente sensación de profundidad, de tridimensionalidad, favorecida por la intervención de los dos ojos al mismo tiempo.

Otra ventaja es la facilidad de uso, que no obliga al neófito a vérselas con círculos graduados, monturas, puesta en estación, seguimiento, y todos los problemas que acarrea el uso de un telescopio.

El amplio campo que suelen abarcar los prismáticos y la visión directa facilitan la toma de contacto con estrellas y constelaciones. Si a todo esto añadimos la ventaja del precio, estos aparatos constituyen el instrumento ideal para un primer acercamiento a la astronomía.

De hecho forman parte del equipo fundamental e imprescindible de cualquier aficionado por experto que sea.

Principales características

Por norma, sobre uno de los lados de los prismáticos junto a uno de los oculares, aparecen dos números. por ejemplo, 8x30 o 10x50. El primer número indica los aumentos y el segundo el diámetro del objetivo expresado en milímetros. La relación entre los dos (por ejemplo 50/10=5) permite conocer el diámetro en milímetros de la pupila de salida.

Por ejemplo:

Supongamos que tenemos unos prismáticos en los que pone: 12x50. Eso significa que los prismáticos tienen 12 aumentos y el diámetro del objetivo es de 50 mm. Si dividimos 50/12 nos da un valor de 4,16 mm que es la pupila de salida de esos prismáticos.

En la elección de unos prismáticos para uso astronómico, es muy aconsejable que la pupila de salida mida más o menos lo mismo que la pupila humana, que para la visión nocturna se dilata hasta 6 o 7 mm.

Por lo tanto, unos prismáticos 8x30 no son los ideales; conviene más elegir un instrumento 7x50, también por el mayor diámetro del objetivo, capaz de recoger más luz.

Mejores todavía son unos binoculares 10x50, posiblemente el modelo más extendido entre los aficionados, que tienen más aumentos y oscurecen la visión del fondo del cielo. Algunos aficionados consideran que este instrumento está en el límite inferior de las pupilas de salida consideradas aceptables.

Para qué sirven

Los prismáticos son un instrumento de survey, es decir, de exploración sistemática y continua de una vasta región celeste. Son ideales para buscar cometas nuevos, actividad para la que es aconsejable recorrer palmo a palmo el cielo sobre el horizonte occidental poco después del crepúsculo, o el oriental poco antes del alba. Son muy adecuados para la observación de los alrededores de la Vía Láctea, donde es máxima la probabilidad de que estalle una estrella nueva. Cómodamente sentados en una tumbona en una serena noche de verano, memorizaremos las estrellas más brillantes de las constelaciones cercanas al cenit, como el Cisne o el Águila, y todas las noches podremos repasarlas con la esperanza de encontrar una estrella más: una brillante nova que acabe de alcanzar el máximo de luminosidad. pero también es posible utilizar los prismáticos para calcular la magnitud de las estrellas variables o, simplemente, para extasiarse en la contemplación de meteoros, cráteres lunares o de los colores contrastantes de ciertas estrellas dobles.

Un buen 11x80 es el sueño de todo aficionado amante de los prismáticos, pero es un instrumento caro. Un 7x50 es manejable, versátil y adecuado también para observaciones diurnas. Su precio es más que accesible y lo aconsejamos sin reservas.

Consejos para la adquisición

En el momento de comprar unos prismáticos, habrá que tener en cuenta el tipo de elaboración a la que hayan sido sometidos los elementos ópticos. Si al contemplar una fuente luminosa aparecen halos coloreados en los bordes quiere decir que la aberración cromática (un mal imposible de eliminar del todo en cualquier instrumento de refracción) no ha sido reducida en la medida deseable.

Del mismo modo, habrá que comprobar con pruebas práctias, comparando prismáticos de marcas y características diferentes, que la imagen sea bien definida y luminosa, no sólo en la parte central, sino también hacia los bordes del campo, ya que otro de los puntos débiles  de las ópticas de mala calidad es la distorsión de la imagen en los bordes.

Finalmente, unos prismáticos con lentes bien tratadas por el fabricante ofrecen imágenes más nítidas y contrastadas, lo cual permite conseguir un mayor poder de resolución, aspecto especialmente importante para la observación astronómica. La mecánica deber ser precisa, sólida y la regulación del enfoque sin saltos.

Entre los dos diseños ópticos más utilizados para los prismáticos, el de prismas de cabeza y el de prismas de Porro, el segundo es preferible, aún cuando estos instrumentos pesan más y tienen mayores dimensiones.

A propósito del peso, cuando se superan los 8 o 10 aumentos, los prismáticos para observaciones nocturnas se vuelven pesados. El cansancio hace temblar la mano y dificulta la visión. En estos casos, es absolutamente indispensable procurarse un apoyo del tipo de un trípode fotográfico, si las observaciones se realizan de pie, o fabricarse uno mismo un soporte adaptado a los apoyabrazos de una tumbona.

Los prismáticos más corrientes en astronomía

ipo

DIÁMETRO

AUMENTOS

PUPILA SALIDA (MM)

CAMPO

MAGNITUD LÍMITE

8X30

30

8

3,8

9

7X50

50

7

7,1

10

10x50

50

10

5,0

10,3

10x70

70

10

7,0

10,5

11x80

80

11

7,3

11

15x80

80

15

5,3

11,2

El telescopio Cassegrain

El Schmidt-Cassegrain es un telescopio poco voluminoso  fácil de transportar que se adapta bien a los espacios reducidos.

Uno de los mayores problemas para el aficionado que desea disponer de un instrumento de cierta apertura, además del coste, es el volumen y el peso del telescopio. Este molesto problema fue resuelto en los años 60 gracias a la adopción de un esquema óptico del tipo Schmidt, pero con placa de corrección del foco, así como del centro de curvatura.

Esquema óptico del telescopio Schmidt-CassegrainEsta variación se traduce inmediatamente en una reducción a la mitad de la longitud del tubo, con notables beneficios tanto desde el punto de vista de la ligereza como de las dimensiones del instrumento.
Gracias a este sistema, es posible conservar y manipular en el balcón de una vivienda normal un instrumento de 20 o 25 cm, en el mismo espacio que ocuparía un reflector clásico de 15cm o un refractor de 8 o 9 cm de apertura.

Así pues, este sistema permite guardar en poco espacio o transportar fácilmente un telescopio de 20cm de diámetro. El esquema óptico básico consiste en un espejo primario cóncavo esférico con el cual se asocian una placa correctora de doble potencia y un espejo secundario convexo. Este último multiplica por un factor de aproximadamente 4 la focal del primario.

Las ventajas

Ya hemos citado algunas de las ventajas: dimensiones reducidas, ligereza y, dentro de ciertos límites, precios competitivos. Otra ventaja es la comodidad de uso, que permite, por ejemplo, observar el cielo desde un confortable asiento. Además, todos los mandos están al alcance de la mano  son fáciles de accionar sin tener que realizar movimientos de contorsionista ni alejarse del ocular.
La operación de enfoque se efectúa en casi todos los modelos desplazando hacia adelante  hacia atrás el espejo principal. De esta forma, es posible variar la posición del plano focal, adaptándolo a los accesorios acoplados. De esta forma, aunque estos últimos sean pesados, no plantean problemas de acoplamiento ni de mantenimiento en su lugar.

La placa correctora de forma aesférica cierra el tubo y rodea al espejo secundario, que de esta manera no requiere sujeciones auxiliares, que son siempre fuentes de reducción del contraste. El tubo cerrado por la placa disminuye la turbulencia interna del aire y prolonga la vida útil del aluminado o plateado que recubre los espejos.

Otro aspecto que se debe considerar es la gran popularidad de estos instrumentos, para los que existe una amplísima gama de accesrios fáciles de conseguir, que realmente contribuyen a resolver muchos de los problemas que se encuentran en el uso del telescopio.

Las desventajas

Como se acostumbra a decir, no es oro todo lo que reluce, y los Cassegrain no son la excepción.
El recurso de situar la placa correctora en el foco, en lugar de en el centro de la curvatura, reduce drásticamente la longitud del tubo, pero a la vez limita el campo útil, por cuya extensión son famosos los Schmidt clásicos. En esta variante con el foco Cassegrain, los modelos más difundidos, de 20cm de diámetro y relación de apertura f/10, presentan una buena corrección para un campo inferior a un grado.
El espejo secundario aesférico es relativamente grueso en comparación con el primario, lo cual altera ligeramente la imagen, se advierte sobre todo una reducción del contraste, respecto al que ofrece una apertura sin ninguna obstrucción. En sí mismo este dato no puede asombrar, ya que todos los reflectores presentan esta desventaja. Pero en los Schmidt-Cassegrain la oclusión es mayor: llega hasta el 40%. mientras que en un Newton suele ser del 25% aproximadamente.

Hemos dicho que el enfoque se realiza, en casi todos los modelos, desplazando hacia adelante  hacia atrás el espejo principal. Esta solución, aparte de las ventajas mencionadas, presenta, sin embargo, dos inconvenientes.

Uno de ellos es el hecho de que para obtener las mejores prestaciones posibles es preciso que la distancia primario-secundario corresponda a una medida determinada y no puede variar según el accesorio montado. Según nos alejemos de esta medida, las prestaciones ópticas empeoran. Además en su movimiento de vaivén para el enfoque, el espejo principal sufre desplazamientos laterales, que aunque minúsculos, se manifiestan claramente en la imagen final a causa del gran aumento de la misma. Estos desplazamientos pueden resultar muy fastidiosos sobre todo para los perfeccionistas y evitarlos requiere una mecánica muy precisa.

Pero el inconveniente que más afecta a muchos propietarios de un Schmidt-Cassegrain comercial suele ser el nivel de calidad de fabricación, que no siempre alcanza grados de gran perfección, con la consecuencia de que un buen Newton de poca apertura puede ofrecer mejores imágenes a pesar de ser el tubo abierto y de las sujeciones del secundario.

El telescopio refractor

Los telescopios se dividen en tres categorías: con objetivo de lentes, objetivo de espejo  mixtos. Se denominan refractores porque la formación de la imagen se basa en la desviación que sufren los rayos luminosos al atravesar las lentes.

Esquema óptico telescopio refractor

Ventajas del refractor

La ventaja más significativa es la mayor nitidez y el contraste que caracterizan a sus imágenes. Estas características, apreciables sobre todo en el caso de las estrellas dobles, se deben a que ninguna obstrucción pertruba o interfiere con el paso de los rayos luminosos, como sucede en los reflectroes con los diversos soportes y espejos secundarios. Además el tubo del refractor es cerrado y esto se traduce en que la aclimatación para evitar turbulencias del aire del interior del telescopio es mucho menos y menos evidente.

A menudo las imágenes del refractor son mejores porque las superficies de sus lentes admiten un error de elaboración cuatro veces mayor que el tolerado por los espejos. Esto significa que un objetivo de lentes es prácticamente “perfecto” si los errores máximos que presenta son del orden la 1/2 la longitud de onda de la luz visible. Para que pueda decirse otro tanto de un objetivo de espejo, esta precisión debe aumentar hasta 1/8 de la longitud de onda.

Sin embargo, entre los instrumentos comerciales es frecuente encontrar ópticas cuya “perfección” no se extiende más allá de 1/4 o 1/5 de la longitud de onda de la luz visible.

Esto equivale a decir que es mucho más fácil encontrar refractores perfectos que reflectores igualmente buenos.

Desventajas del refractor

En el siglo XIX se alcanzó el apogeo de la construcción de enormes refractores. En Yerkes se construyó uno de 102cm de diámetro, que hoy en día todavía se usa.

Sin embargo, ya entonces se sabía que la construcción de refractores todavía más grandes no sería conveniente, ya que el proporcional aumento en espesor de las lentes habría determinado la absorción de una proporción nada despreciable de la luz recibida.

Para complicar las cosas, esta absorcion no es uniforme, lo cual crea grandes problemas para muchos trabajos de astrofísica.

En los grandes refractores, las desigualdades en la densidad del cristal imponen la necesidad de efectuar correcciones zonales; por otra parte, las grandes lentes requieren en la práctica formas esféricas, aunque sea localizadas.

Otro inconveniente bien conocido de los refractores es la aberración cromática residual, que orla las imágenes con una franja azul violácea. Pero el defecto más grave para el aficionado es el coste, que hace que este tipo de telescopio sea más caro (mucho más caro) que los reflectores de igual apertura.

Los mejores refractores: Los apocromáticos

Ya se ha dicho que una de las desventajas del telescopio refractor es la aberración cromática residual, pero este efecto no es perjudicial si la distancia focal no es inferior al valor del diámetro del objetivo elevado al cuadrado. Por ejemplo, para un 10cm, la distancia focal mínima debe ser de 1m; para un 15cm, de 2,25m y así sucesivamente. Esta regla vale para los objetivos comunes de dos lentes, es decir, para los definidos como acromáticos. Pero desde hace algunos años se comercializan objetivos de tres lentes o al flúor, denominados apocromáticos. Con estos objetivos, es posible reducir notablemente la relación focal, gracias a la considerable corrección de la aberración cromática residual.

A igualdad de diámetro, los refractores apocromáticos son los mejores instrumentos, si por tal cosa entendemos los que ofrecen imágenes más nítidas y contrastadas.  Vistos a través de estos instrumentos, los detalles de la superficie lunar por ejemplo, parecen esculpidos. Por desgracia los apocromáticos son bastante más caros que los refractores acromáticos habituales.

Aun que en la relación prestaciones/coste el refractor salga relativamente mal parado de la comparación con el reflector, se trata de un telescopio que siempre representa una excelente elección para los aficionados a la observación visual de las estrellas dobles, la Luna, el Sol y los planetas. Un refractor de 10cm, aun cuando sólo sea acromático, es un instrumento óptimo para el astrónomo aficionado; los espectáculos que es capaz de ofrecer no desmerecen respecto a los que ofrecen reflectores mucho mayores de 20 o 25 cm. No debemos olvidar que el primer límite de un telescopio nos lo pone el cielo.

Los refractores están además muy bien protegidos contra las luces parásitas y necesitan muy poco mantenimiento.

 

El telescopio reflector

En los telescopios reflectores, la imagen es recogida por un espejo cóncavo y se forma delante del propio espejo, con la importante consecuencia de que todo intento de examinarla directamente impone la necesidad de colocarse delante de los rayos incidentes. Logicamente si nos pusiéramos delante del telescopio no veríamos más que nuestra propia figura.

Para solucionar este inconveniente, Newton añadió un pequeño espejo plano, con 45º de inclinación respecto al eje óptico del principal, cuya misión consiste en transferir la imagen fuera del recorrido de la luz y de forma que podamos observar cómodamente y sin obstruir los rayos incidentes.

Esquema telescopio reflector

Desde 1672, cuando Newton construyó el primer telescopio de este tipo, se conocen como telescopios Newton.

Ventajas del telescopio reflector

Probablemente el Newton es el tipo de telescopio más extendido entre los aficionados. A esta difusión contribuyen esencialmente dos factores: bajo coste de fabricación y gran versatilidad. A paridad de calidad óptica y de diámetro, el Newton suele ser el telescopio más económico en términos absolutos.

No obstante, se puede utilizar para gran número de investigaciones, como la observación de planetas, estrellas, cúmulos y galaxias y la fotografía de estos objetos.

En este tipo de telescopios, igual que en los refractores, el poder de resolución depende del diámetro del objetivo, según la fórmula 12/D, donde D es el diámetro del espejo expresado en centímetros.

Así pues un espejo de 12 cm puede separar como máximo, dos estrellas distantes 1” entre sí. Pero la presencia del espejo secundario disminuye el contraste y el diámetro del falso disco de la estrella, con la importante consecuencia de que, teóricamente el poder resolutivo aumenta. Esto significa que, en teoría, la obstrucción aumenta la capacidad de resolución. En la práctica, a esta ventaja se contraponen algunos inconvenientes, y la resolución efectiva se mantiene análoga a la de un refractor de igual diámetro, con una ligera ventaja a favor del reflector en el caso de las estrellas dobles de luminosidad igual o muy similar, en noches serenas.

 

En cuanto a la magnitud límite, un Newton con los espejos bien aluminizados es ligeramente inferior al refractor; teniendo en cuenta la obstrucción del secundario y algunos otros factores, al foco del Newton llega el 75% de la luz recibida, mientras que el refractor concentra cerca del 90%. En telescopios de 12 cm de diámetro, esto significa una diferencia de apenas 2 décimas en la magnitud límite distinguible, que se puede recuperar con un aumento de tan sólo 1 cm en el diámetro del Newton y, en realidad un reflector de 13cm sigue caracterizándose por un precio y un peso inferiores a los de un refractor de 12cm.

Algunos consejos

Los newton son instrumentos muy buenos si están fabricados y se utilizan debidamente; por ejemplo, bajo ningún concepto hay que forzar los espejos en sus soportes. Además, hay que prestar especial atención a los descentramientos, ya que el campo cubierto con buena definición es bastante limitado. La aberración que más afecta la perfección de la imagen es la denominada cabellera.

En este tipo de instrumentos puede utilizarse un accesorio llamado “corrector de campo”, que por lo general consiste en un aparato que colocaremos en el portaoculares para mejorar las prestaciones y lograr que el instrumento sea menos sensible a las turbulencias. Este tipo de accesorios son caros y son utilizados por los observadores más exigentes y astrofotógrafos principalmente.

Puesta en estación de montura ecuatorial.

Para realizar una observación óptima, realizar fotografía de cielo profundo o tener mayor precisión en el seguimiento de los astros, es necesario poner el telescopio en estación.

Ponerlo en estación una montura ecuatorial significa que el eje de ascensión recta de la montura, quede solidario al eje de rotación terrestre, de tal manera que podamos contrarrestar el movimiento terrestre para poder realizar un seguimiento adecuado de los astros. Para los que no conozcan a fondo la terminología, explicaremos que la Tierra va girando sobre su propio eje (rotación terrestre) lo que provoca que de la impresión de que sean las estrellas las que se van moviendo durante toda la noche. A simple vista este movimiento pasa desapercibido salvo que estemos un buen rato mirando el cielo, pero a altos aumentos con el telescopio el movimiento aparente es mayor, tanto que un objeto puede desaparecer del campo del ocular en 5 o 6 segundos si trabajamos con muchos aumentos. De ahí la necesidad de poner en estación una montura ecuatorial para poder hacer el seguimiento de los astros.

En general, los pasos necesarios para poner en estación una montura ecuatorial son los siguientes:

1º - Buscar la estrella Polar. Esta es una operación muy sencilla que no requiere de grandes conocimientos astronómicos. Necesitamos saber dónde está porque tenemos que dejar el eje de ascensión recta de la montura apuntando hacia ella.

2º- Colocar el trípode correctamente en el suelo. Esto quiere decir que tenemos que tener en cuenta que es muy importante que esté en una posición en la que no se mueva fácilmente y completamente nivelado con respecto al suelo. Casi todas las monturas ecuatoriales del mercado incorporan un pequeño nivel de burbuja (algunas dos) que nos ayudaran con nuestra actividad.
Es muy importante que tengamos en cuenta que una de las patas del trípode estará marcada con una N de norte y esa pata debe apuntar someramente hacia el polo celeste, de forma que al colocar el telescopio encima, tengamos que hacer las mínimas rectificaciones.

3º-
Colocar las pesas y el telescopio.

4º- Contrapesar correctamente los ejes. He leído muchas páginas en las que se explica todo esto de una forma muy compleja y la gente se asusta un poco. No es nada del otro mundo. Simplemente soltad los frenos (sujetando el conjunto por si se escapa) y colocad el telescopio en posición horizontal. A continuación debemos prensar el freno del eje de ascensión recta (tiene que ser el que queda más abajo). El telescopio ahora sólo podrá moverse sobre un eje, el de declinación. Lo mantendremos horizontal y al soltarlo (sin llegar a quitar las manos del todo por si las moscas), debemos tener en cuenta que no debería moverse.

Si el telescopio cae hacia atrás, es que lo hemos colocado demasiado adelante. Si el telescopio  cae hacia adelante es que lo hemos colocado demasiado hacia atrás. Se vuelve a comprobar el sistema hasta que el telescopio no realice movimientos por sí mismo al dejarlo en posición horizontal. Es importante recordar que esta operación debemos realizarla con todos los accesorios que vayamos a utilizar montados, ya que cualquier peso añadido después puede desequilibrarnos los ejes.

Ahora debemos hacer lo mismo con las pesas. Soltamos todos los frenos y procuramos que el telescopio y las pesas estén en un mismo plano horizontal al suelo. Frenamos el eje de declinación y soltamos el conjunto (como siempre con cuidado). El telescopio bien contrapesado no debe presentar movimiento alguno (igual que en el otro eje), si lo hay hay que tener en cuenta de qué lado cae para aumentar o disminuir la distancia de las pesas al centro de masas.

Repetimos la operación hasta que ya no haya movimiento propio alguno.

Algunos dirán que no es la mejor forma de contrapesar el telescopio, pero para una alineación somera y para una observación nos será suficiente. Quizá para fotografía o trabajos más profesionales no sea suficiente, aunque el método no es tan diferente.

6º- Usar el buscador de la polar. Para una precisa alineación con la Polar, es necesario que nuestra montura esté equipada con un buscador de la Polar o introscopio, que nos ayudará a encontrar la estrella Polar desde la montura y a dejar el eje de ascensión recta solidario al eje terrestre.

La mayoría de las monturas del mercado de cierta calidad, lo llevan incorporado, en otras se puede poner y en las más baratas esta posibilidad simplemente no existe.

Cada introscopio es un mundo y la forma de alinear con la Polar de cada una puede ser diferente, pero básicamente siempre es igual. Habitualmente en el visor podremos contemplar un círculo en el que habrá que introducir la estrella Polar simplemente moviendo los controles de ascensión recta y declinación de la propia montura (nunca los mandos de movimiento lento).

Todas estas operaciones nos permiten que los motores de la montura (caso de tenerlos) no sufran y si hacemos fotografía, que el seguimiento se perfeccione y se haga más sencillo.

Oculares

Conceptualmente, todo telescopio está compuesto sólo por dos partes ópticas: el objetivo y el ocular. La función del objetivo consiste en formar una imagen del astro observado tan detallada, luminosa  fiel como sea posible, mientras que el cometido del ocular consiste en conseguir que esta imagen resulte tan legible para la vista como sea posible, agrandándola convenientemente.

Oculares de diversas focales

Así pues, el ocular es en definitiva una lente de aumento. Por lo tanto, la función del ocular es igual de importante que la del objetivo, ya que si el ocular es de inferior calidad al objetivo, la imagen que obtendremos no será todo lo fiel que nuestro telescopio da de sí.

Oculares y aumentos

En todo telescopio, el aumento total viene dado por la relación entre la distancia focal del objetivo y la distancia focal del ocular.

Un objetivo de 100 mm de distancia focal combinado con un ocular de 2 mm, ofrecen un aumento de 50 veces (50x). Para calcular este dato no hay más que dividir la distancia focal del telescopio por la distancia focal del ocular, por ejemplo:

Un telescopio con una focal de 600mm y un ocular de 6mm, nos dará como resultado 100x, si al mismo telescopio le ponemos un ocular de 15mm, obtendremos 40x.

Por este motivo, mediante una simple sustitución del ocular es posible variar la capacidad de aumento del telescopio: cuanto menor sea la distancia focal del ocular, mayor será el aumento.

Hay que tener en cuenta que sin embargo, gracias a los oculares no es posible conseguir aumentos portentosos con cualquier tipo de telescopio. El máximo aumento útil depende de la imagen formada por el objetivo y corresponde a unas dos veces su diámetro medido en milímetros.

Por ejemplo, un objetivo de 100mm de apertura, permite hasta 200x como máximo; uno de 150mm hastsa 300x y así sucesivamente.

Se pueden utilizar aumentos mayores a este límite teórico, pero las imágenes obtenidas serán confusas y poco luminosas.

Por lo tanto, no hay que dar crédito a los vendedores o fabricantes que anuncian sus instrumentos como capaces de ofrecer aumentos altísimos: se trata de la clásica trampa para incautos.

He visto en muchos centros comerciales, que vendían pequeños refractores de 60mm de apertura y del que decían que alcanzaba 700x. Mentira no es, ya que en combinación con lentes de barlow (ya explicaremos lo que son) y los oculares adecuados el telescopio puede llegar a ese aumento, pero la imagen será tan lamentable que no merecerá la pena observarla.

¡Nunca hay que fiarse de los vendedores que intentan colarnos un telescopio por los aumentos!

Diversos tipos de oculares

Ocular tipo Huygens de 0,96"En el siglo XVII, el físico C. Huygens fabricó un ocular acoplando dos lentes en el mismo cristal, a la distancia adecuada; la lente orientada hacia el objetivo recibe el nombre de lente de campo y la otra, lente del ojo. El ocular de Huygens (H), bastante acromático, es de construcción económica y tiene un campo de unos 35º

Una lograda variante del Huygens normal es la ideada or Mitenzwey (HM), que sustituyó la lente de campo plano-cóncava por otra cóncavo-convexa.

Muy utilizado ha sido el ocular Ramsden (R), que es semajante al Huygens y que funciona bien incluso con los telescopios más luminosos. Un inconveniente de este tipo de ocular, cuyo campo es de 35º, es la posición del plano focal, muy próximo a la lente de campo, con la consecuencia de que cada partícula de polvo o suciedad que se deposita en esta lente se vuelve muy molesta.

Una evolución con respecto al Ramsden, es el ocular Kellner (K). En este, en lugar de una sola lente del ojo hay un doblete acromático que amplía el campo utilizable a 40º, pero se mantiene el inconveniente de la visibilidad del polvo depositado sobre la lente de campo.

Oculares tipo Kellner

Todos los oculares descritos hasta ahora tienen el defecto de la distorsión sobre la imagen: sobretodo junto a los bordes, laas líneas rectas aparecen ligeramente curvas. Los sistemas que no presentan esta desagradable característica reciben el nombre de ortoscópicos. Cuando se dice que un ocular es ortoscópico, casi siempre se habla del de Abbe, compuesto por cuatro lentes, con un triplete  como lente de campo y una lente única como lente del ojo; el campo óptico cubierto es de 40º.

Un tipo de ocular ortoscópico corriente es el Plossl, de gran difusión hoy en día en los equipos de iniciación.

También ha alcanzado cierta fama el ocular Erfle, cuya mayor ventaja es la amplitud de campo, lograda con 5 o 6 lentes. Exceptuada su visión panorámica (cubre 65º), no ofrece prestaciones superiores a los ortoscópicos.

Accesorios

Los oculares, los buscadores, los diafragmas y los filtros son solamente algunos de lso accesorios que se pueden acoplar a un telescopio .

La lente de Barlow

Lente de barlowEntre los muchos accesorios disponibles, destaca la lente de Barlow, así llamada porque fue desarrollada por el matemático inglés Peter Barlow. Se trata por lo general de un doblete acromático negativo, que insertado entre el ocular y el objetivo vuelve menos convergente el haz óptico. De esto resulta un incremente de la distancia focal y, por lo tanto, la posibilidad de disfrutar de más aumentos con el mismo ocular. Puede resultar muy útil si nos gusta utilizar oculares de gran campo (por ejemplo un 20mm) pero ofreciendo gran aumento.
Por lo general, el factor de ampliación de la lente de Barlow es de 2x, lo cual significa por ejemplo, que permite obtener con un ocular de 12mm los mismos aumentos proporcionados por un ocular de 6mm, pero con la ventaja de que la extracción pupilar del ocular de 12mm es mucho mayor. Hay en el mercado también muchas más soluciones: 3x, 4x y 5x aunque sus precios son ya muy superiores y su aplicación práctica no es tan habitual.


Hay que tener en cuenta que al añadir un nuevo elemento óptico al telescopio, vamos a perder calidad óptica, por eso es recomendable que la lente de Barlow sea de calidad. 

Los prismas

Prisma cenitalLos prismas son sólidos (casi siempre de vídrio) delimitados por caras planas, que se introducen en el trayecto óptico para obtener una desviación del haz de luz. Para el astrónomo aficionado, el caso más corriente de empleo de prismas se da con los refractores o con los reflectores de tipo Cassegrain . Para observar objetos próximos al cenit con refractores o instrumentos de foco posterior, es preciso agacharse bajo el instrumento en posturas dignas de un contorsionista. Estas posturas incómodas se evitan insertando delante del ocular un prisma de ángulo recto, también conocido como prisma cenital o diagonal estelar. Para oculares de gran diámetro, como los de 50mm, es preferible sustituir el prisma por un espejo plano.

Correctores de campo y reductores de focal

Los correctores son sistemas ópticos diseñados para aumentar el campo útil de los telescopios; por este motivo, son particularmente apreciados en la fotografía astronómica.. De hecho, han sido desarrollados para satisfacer las exigencias de la fotografía celeste.

Corrector de campo Derivan de las lentes aplanadoras de campo, que ofrecen además la posibilidad de reducir el astigmatismo. El uso de los correctores de campo resulta útil sobre todo en los reflectores muy abiertos, donde corrigen principalmente la cabellera.

Los reductores de distancia focal, están compuestos por dos lentes y reducen a la mitad (depende del modelo) la distancia focal del telescopio al cual se acoplan, lo cual significa que mediante su empleo, un f15 se convierte en un f7,5, un f10 en un f5 y así sucesivamente.

Por lo tanto, desde el punto de vista fotográfico, la ganancia se traduce en un tiempo de exposición reducido a 1/4, por ejemplo 5 minutos en lugar de 20 o un cuarto de hora en lugar de una hora completa.
La escala de la imagen, por su parte, se reduce a la mitad; por ejemplo, la de una nebulosa que antes ocupaba 20mm pasa a ocupar solamente 10mm. Los reductores de focal no resultan caros y su empleo es aconsejable apra fotografiar objetos tenues con relaciones de apertura de f10 o menores. Sin embargo no son ventajosos desde el punto de vista de la observación visual.