WEB HEMISFERIO NORTE.

ESPAÑA.

Película Gravity 6 euros

Efemérides astronómicas del mes

Disfruta en esta columna de las últimas noticias

Esta página web fue creada en octubre del año 2010.

El moderador de la misma no se responsabiliza ni comparte necesariamente los contenidos y opiniones vertidas en los artículos publicados.

Los artículos, fotografias y trabajos nombraran siempre al creador, la fuente o el enlace original, respetando así los derechos de autor.

 

El número de visitas refleja cuantos usuarios han accedido a nuestro portal. Está basado en la dirección IP por lo que usuarios que compartan IP serán considerados como uno. Al menos ha de pasar una hora entre peticiones de un mismo usuario para que se considere una visita nueva.

ULTIMAS NOTICIAS

 LAISLADELAASTRONOMIA. ULTIMAS NOTICIAS.

PINCHA EN LA NOTICIA Y PODRAS LEERLA EN EL CENTRO

DE LA PANTALLA.

VENUS

Luna y Venus la noche del 5 de diciembre del 2013. Fotografía Luis Alonso.

Foto de Venus - sin procesar- desde Madrid. Tomada con un refractor Celestron XLT 120mm por proyección de ocular (LV 15mm de Vixen) y camara digital corriente.
Muestra a Venus en fase el día 8-dic-2013.
Realizada por Antonio Tercero Rodriguez desde la terraza de casa en la zona de Cuatro Vientos, Madrid.

Datos sobre Venus

Venus
VENUS.pdf
Documento Adobe Acrobat 115.0 KB

Artículos relacionados

2014

2013

2011

Venus tiene capa de ozono (octubre 2011)

Fuente: NASA

 

La nave de la ESA Venus Express ha descubierto una capa de ozono en las regiones altas de la atmósfera de Venus. Los astrónomos podrán ahora comparar sus propiedades con las de capas equivalente en la Tierra y Marte, un tipo de estudio que contribuirá a afinar la búsqueda de vida en otros planetas. El hallazgo se ha realizado gracias a la observación de estrellas situadas respecto a la Venus Express, en ese momento, justo en el borde de la atmósfera venusiana. El instrumento SPICAV a bordo de las nave analizó la luz de estas estrellas, tratando de identificar la huella característica de gases presentes en la atmósfera –los gases absorben la luz a longitudes de onda específicas, lo que permite inferir su presencia-. El ozono fue detectado porque absorbe parte de la luz ultravioleta procedente de la estrella.

La molécula de ozono contiene tres átomos de oxígeno. Según los modelos, el ozono de Venus se forma cuando la luz solar rompe las moléculas de dióxido de carbono, liberando en el proceso átomos de oxígeno. Estos átomos son transportados por los vientos en la atmósfera hasta la cara nocturna del planeta; allí se combinan en parejas, formando moléculas de dos átomos y también, en ocasiones, en tríos. "Esta detección es muy importante para ayudarnos a entender la química de la atmósfera de Venus”, señala el principal autor del trabajo, Franck Montmessin.

El hallazgo podría ser también de utilidad en la búsqueda de vida en otros planetas. El ozono solo se ha detectado hasta ahora en las atmósferas de la Tierra y de Marte. En la Tierra es de gran importancia porque absorbe gran parte de la radiación ultravioleta del sol, dañina para la vida. Es más, se cree que los propios organismos vivos podrían haber tenido un papel en la formación de esta capa. 

La acumulación de oxígeno, y por tanto de ozono, en la atmósfera terrestre comenzó hace 2.400 millones de años. Aunque el proceso exacto no se entiende aún a la perfección, se sabe que el papel de los microorganismos que exhalaban oxígeno como material de desecho debe haber sido importante. Estos microorganismos, y también las plantas, siguen emitiendo oxígeno, en lo que supone un mecanismo de realimentación constante del ozono y el oxígeno presentes en la atmósfera terrestre. Algunos expertos en astrobiología han sugerido que la presencia simultánea de dióxido de carbono, oxígeno y ozono en una atmósfera podría ser interpretada como un indicio de la presencia de vida en ese planeta. Según esta hipótesis, los futuros telescopios podrían evaluar la habitabilidad de planetas en torno a otras estrellas analizando su atmósfera. La cantidad de ozono se presenta como una medida crucial.

La pequeña cantidad de ozono en la atmósfera de Marte no ha sido generada por la vida, sino por la ruptura de las moléculas de CO2 por la radiación solar. En Venus también ha debido darse este mecanismo no biológico de formación de ozono. Su capa de ozono es entre cien y mil veces menos densa que la de la Tierra. Otra diferencia es que la capa de ozono en Venus está a unos 100 Km de altitud, es decir, a una altura cuatro veces superior a la de la capa de ozono en la atmósfera terrestre. Varias investigaciones previas sugieren que para considerar la vida como mecanismo generador del ozono atmosférico, éste debe estar presente en la atmósfera en una concentración de al menos el 20% de la del ozono en la atmósfera terrestre.

Este nuevo resultado apoya esta conclusión, dado que en Venus la concentración de ozono está claramente muy por debajo de ese porcentaje. “Podemos usar estas nuevas observaciones para poner a prueba, y refinar, los escenarios para la detección de vida en otros mundos”, dice Montmessin. “Esta detección nos dice mucho acerca de la circulación y la química en la atmósfera de Venus”, ha dicho Håkan Svedhem, jefe científico de Venus Express, de la ESA. "Es una evidencia más de las similitudes entre los planetas terrestres, y demuestra la importancia de estudiar Venus para entender todos ellos”.

Las Lunas de Venus

Texto: Gerardo Blanco.

 

El asteroide 2002 VE68 orbita al Sol en el mismo tiempo que Venus. Pero, ¿es un asteroide o son dos? La historia de la astronomía tiene otra historia que contar al respecto.

¿Qué planetas del Sistema Solar no tienen satélites naturales? Mercurio y Venus, respondemos con absoluta confianza.
Pero el lucero de la tarde una compañía particular. 2002 VE68 es un asteroide clasificado como potencialmente peligroso por el Centro de Planetas Menores.

Se piensa que llegó al lugar que ocupa actualmente, hace 7.000 años, luego de un encuentro cercano con nuestro mundo. Actualmente orbita al Sol de forma tal que cuando está más cerca del astro yace dentro de la órbita de Mercurio, y cuando está más lejos alcanza la de la Tierra.

Su "parentesco" con Venus es el resultado de tener una resonancia orbital 1:1 con aquel planeta. Una resonancia orbital es cuando dos objetos orbitales ejercen una influencia gravitacional regular, periódica, uno sobre el otro, debido a períodos orbitales relacionados con la razón entre dos números. Por ejemplo, Plutón y Neptuno tienen una resonancia de 2:3, que significa que por cada dos veces que Plutón orbita al Sol, Neptuno hace tres viajes.

En el caso de VE68 y Venus, se toman el mismo tiempo en dar la vuelta al Sol, por eso su resonancia es uno a uno. Por eso se considera al asteroide un "cuasi-satélite" de Venus. Tengamos en cuenta que, en realidad, un satélite orbita a un planeta, mientras que VE68 orbita al Sol.

Podemos ver la danza de estos dos objetos alrededor del Sol con el applet de JPL:
2002 VE68

A veces estas resonancias resultan en una interacción inestable en la que los cuerpos intercambian momento y varían las órbitas hasta que la resonancia deja de existir. VE68, de acuerdo a los cálculos de los astrónomos, dejará de ser un "cuasi-satélite" en unos 500 años.

Pero esto se sabe desde 2002 (de allí el nombre del asteroide). ¿Qué hay de nuevo?
Hace algunos días, tres astrónomos liderados por M. Hicks de JPL/Caltech publicaron mediciones del asteroide también conocido como MPEC 2002-V52.
El reciente acercamiento del objeto a nuestro mundo permitió hacer fotometría del susodicho entre las noches del 10 al 13 de noviembre desde el telescopio JPL Table Mountain de 0.6 metros.

Lo que hallaron fue:
Por los datos de color, determinaron que VE68 es un asteroide del tipo X. Este es un grupo de asteroides con espectro muy similar que podrían potencialmente tener una variedad de composiciones.
La clasificación permitiría subclasificarlo como tipo M, E o P.

Ya se lo había considerado como un asteroide NEA (cercano a la Tierra) de la categoría Atenas o Atón por su prototipo (2062) Atón. Se clasifican así a los asteroides cuya órbita tiene una semieje mayor menor al de la Tierra (1 UA). VE68 tiene un semieje mayor de 0.723 UA.

Fueron capaces también de determinar el tamaño aproximado, en 200 metros de diámetro, basados en la magnitud absoluta y determinaron que rota cada 13.5 horas. La amplitud de la fluctuación de la curva de luz podría implicar que en realidad es un objeto binario en contacto, es decir dos pedazos de material orbitando un centro de masas en contacto uno con el otro.

La otra luna de Venus: Neith
El título de este post está en plural, pero hasta aquí hablamos de un objeto (en realidad quizás dos, unidos). La otra historia que viene al caso se remonta a varios siglos.
No fueron pocos los que entre los siglos XVII y XIX creyeron haber encontrado un satélite de Venus.
Giovanni Cassini en 1672 y luego en 1686. James Short en 1740, Joseph Lagrange en 1761.
En 1777 Johann Heinrich Lambert publicó sus cálculos del supuesto satélite de Venus.
Lambert propuso que el satélite se llamara Alembert por Jean le Rond D'Alembert, pero este último declinó el ofrecimiento porque era incapaz de calcular la órbita y, por lo tanto, asumía que el objeto no era real.

Satélite Venus F. Fontana
Ilustración de Francesco Fontana del supuesto satélite de Venus. Xilografías de los trabajos de Fontana (1646). Los rayos que surgen de la mancha blanca (cara iluminada de Venus) es un efecto óptico.

Se lo denomina Neith en el Siglo XIX tras la sugerencia de M. Hozeau, ex director del Real Observatorio de Bruselas. El nombre proviene de una diosa egipcia, Neit, Atenea para los griegos.

En 1887 la Academia Belga de Ciencias refuta la existencia de tal objeto al señalar que se trata de registros de estrellas cercanas (ópticamente) al planeta en cuestión.

En ambos casos estamos ante el método científico en acción. Sus conclusiones no son absolutas porque el ser humano se equivoca, porque usamos inducción para razonar y porque las relaciones causales que se creen encontrar en la Naturaleza suelen ser aparentes.
Aunque a veces se caiga en cierta rigidez, la ciencia no es dogmática. Si lo fuera no cambiaría para adaptar sus conclusiones a la realidad observada.
Que Venus no tiene satélites naturales (hasta el Siglo XVII), que sí tiene uno (XVII-XIX), que no lo tiene (XIX-XX), pero vamos, que sí tiene un "cuasi-satélite" (XXI).
Narraciones del ensayo y error, de los juegos de apariencia y realidad, gracias a los cuales nuestro entendimiento del cosmos es cada día mayor.